OnePlus One: un deportivo a precio de utilitario
  1. Tecnología
el 'smartphone' chino CUENTA CON 5,5 pulgadas

OnePlus One: un deportivo a precio de utilitario

El One de la recién creada marca china OnePlus ha sorprendido a propios y extraños. Dispone de unas características de 'premium' a un precio más barato

placeholder Foto:

La gran calidad de sus acabados es lo primero que llama la atención del OnePlus One al sacarlo de su caja (por qué el cargador va en otra, es un misterio). La carcasa posterior de arenisca negra lo convierte inmediatamente en un smartphone de gama alta tanto al tacto como a la vista, y esa percepción se acrecienta por el bisel metálico, el diseño elegante (y sin logo frontal), y el hecho de que la pantalla de 5,5 pulgadas FHD sobresale un milímetro del cuerpo.

Es, sin duda, uno de los pocos teléfonos que se diferencian del rectángulo soso al que se ha reducido últimamente el diseño de estos aparatos. Y, precisamente, es la pequeña curvatura del cuerpo lo que hace que, a pesar de sus dimensiones de phablet, se adapte perfectamente a una mano de tamaño medio.

Una vez encendido, el One de la recién creada marca china OnePlus, tampoco decepciona. Con un procesador Qualcomm Snapdragon 801 de cuatro núcleos a 2,5 Ghz y 3 GB de memoria RAM, el One vuela. Las aplicaciones se abren y cierran sin apenas espera (salvo WeChat), las transiciones son muy fluidasy los juegos jamás se detienen.

Otro está en el hecho de que, a diferencia de lo que sucede en teléfonos chinos como Xiaomi, el One lleva instaladas todas las bandas 4G existentes -y su velocidad es óptima-, de forma que funciona en casi todos los mercados y con todos los operadores.

En lo que al hardwarese refierelos dos potentes altavoces harán las delicias de quienes disfrutan haciendo partícipe de sus gustos musicales a todo el pasaje del autobús, y los tres micrófonos permiten una grabación estéreo decente, aunque el volumen resulta algo bajo.

La cámara posterior de 13 megapíxeles y apertura 2.0 fabricada por Sony con seis elementos y la anterior -la de los selfies- de 5 MPX funcionan a la perfección. Tanto en fotografías, con ráfagas rápidas de hasta 20 imágenes, como en vídeo, donde resulta entretenida la función para grabar a cámara lenta -hasta 120 fotogramas por segundo en calidad 720p y 60 fps en FHD-.

La calidad de la grabación se puede aumentar hasta 4K, aunque eso conlleva el peligro de agotar rápidamente los 64 GB de almacenamiento interno. Lo que es difícil de agotar es la batería de 3.100 mAh, que fácilmente resiste día y medio de un funcionamiento sin excesos.

Sin duda, con estas características lo que más sorprende es su precio: 299 euros. El problema está en su disponibilidad: sólo se puede adquirir por invitación -un mecanismo que la empresa ha introducido para controlar la producción y poder ofrecer un servicio posventa satisfactorio-, lo cual hace casi imposible conseguir uno. Desde la empresa aseguran que están trabajando con el fabricante para aumentar su capacidad productiva y evitar la frustración que están provocando entre sus potenciales clientes.

A su favor juega que, a pesar de que fue presentado a finales de abril, los nuevos terminales presentados por su competencia no superan las prestaciones del One, cuya vida se avanza larga.

Además de su teléfono inaugural, lo que también resulta interesante de OnePlus es su filosofía. La compañía nació a finales de 2013 de la mano de Pete Lau, exvicepresidente de Oppo y responsable de la producción de BluRay de esa compañía.

Sin duda, el One está a la altura del Samsung Galaxy S5 o del nuevo Sony Xperia Z3, y muy por delante de Nexus y Motorola X, pero la incapacidad para producirlo en masa hace que el One le resulte a las grandes multinacionales más una molestia que una amenaza de muerte.

En cualquier caso, lo llamativo de OnePlus es que se trata de la primera marca alternativa china -entre las que se incluyen Xiaomi y Meizu- que decide llevar a cabo su internacionalización en mercados ya maduros. Se vende en 15 países de la Unión Europea y en Estados Unidos a través de su portal Oneplus, un canal que permite reducir el precio en un 40%.

“No tenemos miedo porque confiamos tanto en el hardware como en el software y, aunque nuestro principal mercado será China, estamos convencidos de que el One interesará en Occidente”, explica Lau.

Además, el presidente de OnePlus tiene muy en cuenta el imparable auge de Xiaomi, cuyo Mi4 es un fuerte rival del One. “Creemos que es más adecuado comenzar por Europa y Norteamérica porque, si tenemos éxito y creamos una fuerte imagen de marca allí, será mucho más fácil entrar luego en países en vías de desarrollo.

Yasí, además llegamos antes que Xiaomi -cuyo interés empresarial se centra en países asiáticos y latinoamericanos-”, explica. Ese último objetivo, sin duda, ya lo han conseguido.

Smartphones Software
El redactor recomienda