Elise Andrew, el último fenómeno Facebook que nos habla de ciencia
  1. Tecnología
su blog tiene más de 17 millones de seguidores

Elise Andrew, el último fenómeno Facebook que nos habla de ciencia

La bióloga de 24 años es una estrella en las redes sociales. Con más de 17 millones de seguidores en Facebook, ya cuenta con su propio canal en YouTube

Foto:

Cuando era una estudiante del último curso de biologíaun compañero de clase le pidió que dejase de subir noticias sobre ciencia en su página de Facebook. Que, por favor, las publicase en otro lugar.Y así lo hizo. Dos años después de este pequeño encuentro, Elise Andrewcuenta con más de 17 millones de seguidores en su blog I fucking love science.

La red social de MarkZuckerberg, un lugar donde todo tema tiene su espacio, incluso la divulgación científica, ha dado a conocer el talento de gran cantidad de jóvenes.Una plataforma gratuita y sencilla en la que dehablar con tus amigos adecidir llevarla unpasomás allá es sólo cuestión de ambición.Si a esto se le suma la constancia que supone lacreación de un blog, la llave para llegar a todo el mundo, el éxito estará aún máscerca.Elise Andrewlo sabe y lo ha comprobado.

El éxito de su blog 'I fucking love science’

Tras un nombre curioso y rebelde, uno de sus grandesatractivos y convertido en su principal marca, se encuentra la historia de la joven bióloga de 25 años que se ha ganado el reconocimiento de la comunidad científica. Andrewno le guarda rencor a su compañero, y no es para menos, gracias a sugolpebajo en forma deme aburresha creado posiblemente la página de ciencia más popular de Facebook, sin otro propósito más que comunicar aquello que le parecía interesante.

“Simplemente comparto cosas que me parecen increíbles. Y parece que la gente está de acuerdo conmigo”, contaba en una entrevista a Science World.

Cuando se entra en su perfilnos recibe conuna cita del bioquímicoIsaac Asimov: “La frase más excitante que puede oírse en la ciencia, aquella que anuncia nuevos descubrimientos, no es ¡Eureka! Sino ¡qué curioso!". Un punto de vista que parece compartir con la protagonista y un presagio de lo que se podrá encontrar el usuario en su cuenta.

Con un lenguaje diferente, una voz con un poder asombroso,cercano y con tintes humorísticos, la mayoría de sus posts acumulan decenas de miles de likes que le reportan una media de entre 10.000 y 15.000 nuevos seguidores al día."Cuando mi madre habla del blog a sus amigos lo llama IFLS y murmura el verdadero nombre en voz baja. Aunquepuede resultar fuerte rara vez publicamos nada que pueda ser interpretado como ofensivo", explicala joven.

Andrew reconoce que no se trata de una pasión que nace en la infancia sino que la descubrió cuando se encontraba en la universidad: “La ciencia no se me enseñó de forma adecuada. Recuerdo una conferencia en mi primer día en la universidad sobre cómo cambiaron las poblaciones y las especies. Me quedé pensando, ¿por qué no sabe esto todo el mundo?”.

"Es una sensación absolutamente increíble, no puedo describirlo"

“Creé la página y cargué todo el contenido que había estado publicando en elperfil personal,me fui a la cama y cuando me desperté teníamás de 1.000 seguidores".Su perfil en Facebook desencadenó con rapidez el origen de unblog.Fruto de una travesura y de la frustración, es una mezcla de imágenescientíficas - por ejemplo, una colección de los animales más extraños y de los que, posiblemente, nunca se haescuchado hablar- de resúmenes de investigaciones más recientes - el misteriosocráter que ha aparecido esta semana en Siberia- y de enlaces a rarezas como un vídeo que muestra enslow motion el disparo de una pistola bajo el agua.

Elise Andrewse siente asombrada cuando mira a su página de Facebook, que ya tiene másde 17 millones de likes. "Me resultan verdaderamente inspiradores el astrofísico Neil deGrasse Tyson o el teórico evolutivo Richard Dawkins. El trabajo de Carl Sagan es indiscutiblemente un gran modelo para fomentarel interés por la ciencia".

En las redes sociales, en un principio, causó revuelo que se tratase de una mujer: "Cuando comenzóera sexismo benévolo, pero luego fue a peor. Yo pensaba, me gusta hablar de ciencia, ¿esto implica que la gente pueda sexualizarme?", contaba la joven a The Guardian. En el momento en quesus seguidores se enteraron de que era una chica, tras subir una foto suya a superfil enTwitter, registró en sus posts cerca de 10.000 comentarios sobre su apariencia.

Un gran negocio en Facebook y YouTube

Resulta fácil perderse en los números que alcanza Elise Andrew. Con un exitoso Facebook y un blog que alcanza más de 100.000 seguidores se podría pensar que la joven vive sobre una nube de dólares. Pero no es el caso de Andrew. Mientras que Youtube tiene un sistema para monetizar los visionados, una opción que te permite participar en los ingresos, no ocurre lo mismo en Facebook.Los ingresos reales que recibe por la página se deben a la venta de camisetas. "La única manera de ganar dinero en Facebook es con las ventas. Donouna gran cantidad a la caridad y el resto se reinvierte en la página o se utiliza para gastos", explica la creadora.

Con la cantidad de ofertas que recibe al día la joven británicareconoce que se podría hacer mucho dinero. "Hay webs queofrecen pagarme porenlazarlos a ellos exclusivamente, pero quiero preservar nuestra independencia y no perder la confianza de nuestros lectores”, dice. Esto implica que, para todos los gastos que pueda tener en su día a día, deba mantener su trabajo a jornada completa como community manager en elgrupo de comunicación LabX Media de Toronto.

A pesar de todo, las ventajas de ofrecer los contenidos en vídeo son más que evidentes por lo que ha creado un canal en Youtube, asociándose a la red TestTube de Discovery Channel, en el que comenta las principales noticias científicasademás de explicar algunas de ellas.“El objetivo es convertirlo en un programa de televisión. Hablamos de lo que queremos perono me gusta hablar a la cámara, me entusiasmo más hablando directamente a la gente”.

Un sueño cumplido. Elise, a la que eléxito le ha convertido en una persona más influyente de lo que podría haber pensado, contará a finales de 2014con su propio espacio televisivo. "Si hace un año alguien me hubiera dicho que esto iba a ocurrir le hubiera contestado que estaba loco. Me halaga, pero a la vez da mucho miedo".

La bióloga no se pone límites. En su cabeza está saber más de astrofísica y astronomía para poder hablar con un cierto nivel de experiencia, incluso asegura que le gustaría hacer 10 grados diferentes."La gente me ve como una autoridad y no soy tanto. Tan solo estoy subida a la ola y viendo a dónde me lleva".

Talento Redes Sociales Emprendedores
El redactor recomienda