DESTACAN SU CÁMARA Y LA SOBRIEDAD DEL DISEÑO

Sony da un paso adelante con el Z2, que se cuela entre los mejores móviles del mercado

Las cosas no van bien en Sony. Después de dos décadas en la cresta de la ola, hoy se empeña en potenciar los móviles y PlayStation 4 para no quebrar

Foto: Sony da un paso adelante con el Z2, que se cuela entre los mejores móviles del mercado
Autor
Tags
Tiempo de lectura8 min

Las cosas no van bien en Sony. Después de tres décadas en la cresta de la ola, fabricando el futuro a base de walkmans y minidiscs, su división de electrónica afronta el tercer año consecutivo de pérdidas. Es un lastre que ocasionó pérdidas por valor de 800 millones de dólares el pasado año y que ha de provocado el despido de 5.000 trabajadores, amén de la venta de su línea de portátiles Vaio a un fondo de inversión. Entre las causas puede citarse el bajón de las ventas de ordenadores, la crisis económica global o la ausencia de un modelo de negocio en la venta de música que satisfaga a todos. Sea como fuere, en estos momentos son los teléfonos móviles y PlayStation 4 los que sostienen a la firma.

De modo que no les extrañe que la japonesa esté invirtiendo todo lo que tiene, y más, en los productos que siguen avanzando en el mercado. Es el caso del Xperia Z2, el terminal que hoy analizamos. Se trata de su smartphone tope de gama, la que unos llaman "alta" y otros "premium", que llega al mercado tan sólo ocho meses después de su antecesor. Si echamos la vista atrás veremos que Sony ha lanzado tres modelos de Xperia Z en quince meses, lo que evidencia gran voracidad comercial y, también, prisas por recortar el trecho que aún les separa de los dispositivos más sofisticados de Apple, Samsung y HTC.

Xperia Z (izquierda) y Z2, comparativa de tamaño
Xperia Z (izquierda) y Z2, comparativa de tamaño

Las buenas noticias llegan desde el primer momento: el Z2 es el primero de su estirpe capaz de plantarle cara a los campeones del resto de marcas en materia técnica. Cuenta con una pantalla 5,2 pulgadas, algo mayor que la del Galaxy S5, el One M8 y el Nexus 5, muy en la línea con la estrategia de LG con el G2, aunque esta presenta un nuevo smartphone tope de gama hoy mismo (mi compañero Albertoá G. Luna está en Londres para contárselo de primera mano).

Las demás características las calca de las puntas de lanza de Samsung y HTC: un chip Snapdragon 801 de cuatro núcleos, un procesador gráfico Adreno 330, 16 GB de memoria interna, NFC y LTE. No obstante, a pesar de que por dentro son prácticamente iguales, hemos de señalar que algunos de los tests a los que hemos sometido al Xperia Z2 (como el AnTuTu, en la imagen ampliable de la izquierda) establecen su rendimiento un peldaño por debajo de los grandes contendientes.

 

Pantalla

Ya que las coincidencias son numerosas, vamos a fijarnos en las diferencias. Decíamos que la pantalla del Z2 es mayor que las demás, pero es que también más llamativa. La viveza con la que se muestran los colores, especialmente en los vídeos, es difícil de encontrar en otros terminales. La tecnología detrás se llama Triluminos X- Reality y consiste en trasladar lo mejor de sus televisiones a los móviles. Puede parecer una idea lógica para una compañía que destaca por sus televisores y no por sus teléfonos, si bien hasta ahora no nos habían deslumbrado con un Xperia en términos de imagen.

La pantalla es, sin lugar a dudas, el punto más fuerte del equipo. Y en Sony han tenido el detalle de incluir una batería de 3.200 mAh, lo máximo que se puede encontrar en un móvil de cinco pulgadas, para poder disfrutarla con el nivel de brillo que merece. Eso sí, como es habitual, los profesionales de la imagen notarán un abuso del contraste y la saturación de los colores, especialmente en los menús del sistema operativo. No es un vicio nuevo en Sony y al resto de usuarios parece gustarles, así que tampoco tiene sentido quejarse a estas alturas.

La redacción de El Confidencial captada con el Xperia Z2
La redacción de El Confidencial captada con el Xperia Z2

Cámara

Ya lo avisó con el Z1 y lo confirma con el Z2: como Nokia, Sony quiere distinguirse por la calidad de las imágenes que proporcionan sus smartphones. Ha sido un placer descubrir, por fin, que la combinación de una lente de 20,7 Mpx acompañada por un sensor 1/2.3'', más por un software prolijo en opciones, puede plantarle cara a las cámaras digitales. La japonesa quizá ha encontrado el equilibrio en las posibilidades que ofrece su cámara: contentan al usuario medio con abundantes opciones sin complicarle la vida al que quiere disparar sin más. En esta línea destaca el botón físico que el Z2, no presente en el Xperia Z primigenio, incorpora para hacer fotografías. 

Otro placer ha sido comprobar que se han corregido algunos fallos recurrentes en la gama, como la gestión de imágenes que muestran zonas con distinta iluminación. En este caso, el Xperia Z tendía a favorecer una de ellas, ya fuera quemando las luminosas o añadiendo ruido a las sombrías. Sin embargo, las fotografías superior e inferior demuestran que se ha avanzado con esta funcionalidad, tan necesaria a la hora de hacer fotografías en exteriores.

Gestión de luces y sombras en el Z2
Gestión de luces y sombras en el Z2

El acierto de Sony en este apartado se asienta sobre dos patas: la primera, que el hardware tiene la suficiente calidad como para sustituir a una cámara digital con todas las garantías. El Z2 es capaz de captar imágenes en movimiento, hacer ráfagas de fotos, o fotografiar entornos nocturnos con solo pulsar el disparador. La opciones del flash siguen presentes, pero ya no son tan determinantes como en anteriores ediciones. 

La otra pata es la del software. La aplicación fotográfica del Z2 ofrece una serie de posibilidades semiavanzadas que satisfarán a los que buscan algo más. Lo más interesante es el equilibrio sin costes que ha implantado Sony, en el que los que no se quieren complicar la vida tienen sus opciones intactas: un click y a compartir. Cabe recordar que en ningún momento variaremos las características físicas del conjunto de lentes, sino que todos los efectos y filtros se emulan por software. Debajo reproducimos el desenfoque del fondo, un efecto bien conseguido que genera imágenes de aspecto profesional para el ojo poco entrenado.

Ejemplo del desenfoque de fondo del Z2
Ejemplo del desenfoque de fondo del Z2

Conclusión

Sony ha logrado con el Z2 corregir algunos errores del pasado y, al tiempo, configurar un terminal atractivo en todos los aspectos. El diseño, si conocen el devenir de la gama, se basa en ángulos rectos y acabados de lujo. Ni un ápice de plástico. El aspecto es impoluto, al nivel del One M8 y muy por encima de lo que ofrece Samsung en  la línea Galaxy S. Sucede algo parecido con la pantalla, que se ha convertido en un elemento diferenciador de la compañía, con un display grande, bien definido pero que, y esto lo arrastra en el tiempo, no se ve absolutamente nada en días soleados.

El aspecto del Z2 es impoluto, al nivel del One M8 y muy por encima de lo que ofrece Samsung en la línea Galaxy STambién se ha avanzado en el sonido, el suspenso más sonado del Xperia Z. Era este un problema de difícl solución en un smartphone que se jacta  de resistir varios minutos bajo el agua; no obstante el Z2 suena con potencia y nitidez. Quizá no al nivel de otros que montan los altavoces en el exterior, sin preocuparse de los líquidos, pero sí podemos decir que se ha alcanzado una calidad de sonido notable. En líneas generales, si buscan un teléfono con gran potencia de sonido, busquénse uno que no presuma de rugerizado.

El extra de batería que ofrece el Z2 es de agradecer. Por primera vez, con un uso intensivo, estamos ante un Xperia que resiste entre 14 y 20 horas sin repostar. Se ha criticado mucho a Sony por su ineficiencia energética y, aunque la solución ha consistido en ampliar la pila, no se puede negar que la experiencia es más placentera. El tiempo de carga, dicho sea de paso, también se ha incrementado con respecto a sus hermanos menores.

Xperia Z2, prueba de macro
Xperia Z2, prueba de macro

Son los menos, pero el Z2 tiene aspectos a mejorar. El primero y más obvio, el tamaño del terminal. Nos encontramos ante un coloso del 146 mm. de alto por 73 mm. de ancho, unas proporciones que sobrepasan el límite de lo permitido en el común de la población. Tanto en las manos como en el bolsillo da sensación de armatoste. Es una cuestión del marco que rodea a la pantalla, que es demasiado grande y acaba por disparar las proporciones de un teléfono de 5,2 pulgadas. En consecuencia, el Z2 pesa 158 gramos, unas magnitudes más cercanas a la gama Lumia que al resto de competidores.

Tampoco termina de funcionar la capa de personalización que Sony escribe sobre Android, con aplicaciones basadas en el ecosistema de la marca y cuya aportación es anecdótica si no se tiene un especial interés. Puede que no molesten en el uso diaro, pero lo cierto es que no pueden borrarse y que se actualizan con una frecuencia enervante.

En resumen, podemos considerar al Xperia Z2 como un grande con todas las letras. Su apuesta diferenciadora se basa en una fotografía potente, un diseño que se identifica por su sobriedad y una pantalla de calidad, cercana al Retina Display del iPhone. Un seguro de vida para Sony que solo puede tropezar en el mercado por su precio: 679 euros, cien más que el Galaxy S5 y hasta 120 con respecto al One M8. Con todo, una alternativa fiable al bipartidismo de Apple y Samsung.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios