¿Contratar a un empollón? En Google no quieren expedientes brillantes
  1. Tecnología
muchos adolecen de falta de humildad

¿Contratar a un empollón? En Google no quieren expedientes brillantes

Antes que 'coquitos', en la tecnológica prefieren a gente con recursos, que reaccione rápido y aprenda de sus errores. Y por lo visto no son los únicos

placeholder Foto:

¿Merece la pena estudiar una carrera hoy en día? ¿Compensa presentarse con un lustroso currículum aderezado de másters en diferentes terrenos y multitud de cursos que le avalan a uno como experto en la materia que sea? Lo cierto es que esta carrera por sumar formación como un valor diferencial a la hora de escoger trabajo, se ha convertido en un hábito que no parece tener una contrapartida clara, al menos en opinión de los grandes.

El New York Times se ha interesado en saber cuáles son las claves para entrar en una de las mecas laborales del mundo, Google, y ha entrevistado a Lazslo Bock, el responsable de recursos humanos de la firma y hay sorpresas. Uno podría pensar que una de las firmas con empleados de más talento del mundo estaría dando empleo a auténticos figuras con expedientes de cortar el hipo, pero nada más lejos de la realidad, y de hecho, los coquitosno son habitualmente bien recibidos.

Cometen el error de asumir que si algo va bien, ellos son los genios, pero si algo se tuerce, es por culpa de algún idiota

¿Por qué? ¿Cómo es posible que el mejor expediente de una promoción, el cum laude, tenga menos posibilidades que un joven sin estudios y que ha dedicado su vida a las chapuzas? Bock explica algo que ya sospechábamos pero que en la firma de Mountain View parece haberse demostrado de forma empírica: importan más las facultades de reacción innatas de la persona, así como su habilidad a la hora de superar adversidades, que su capacidad de aprendizaje reflejada en infinidad de títulos.

Es más, un currículo excesivamente brillante puede plantear más problemas que soluciones. ¿Cómo puede ser eso? Bock explica que uno de los inconvenientes de los perfiles brillantes es "la falta de humildad". Y esto es algo que queda patente cuando surge algún problema o se comete algún error: "cometen el error de asumir que si algo va bien, ellos son los genios, pero si algo se tuerce, es por culpa de algún idiota", explica, sin pelos en la lengua.

Mejor gente sin estudios

Estos primeros espadas defienden su posición en tensas reuniones en las que no pueden perder su razón y al final tuercen el brazo con alguna excusa. Una guerra de orgullos que la firma californiana ve totalmente improductiva.

Esto no sucede con el que tiene más blanco que negro en su expediente. Su carencia de títulos le hace estar más abierto y a disfrutar de una 'humildad intelectual' que le hace más proclive al aprendizaje

Esto no sucede con el que tiene más blanco que negro en su expediente. Su carencia de títulos le hace estar más abierto y a disfrutar de una "humildad intelectual" que le hace más proclive al aprendizaje, algo que no tiene precio en organizaciones tan cambiantes como Google.

Este directivo se ve además más atraído por los perfiles sin carrera que han sabido abrirse un camino en el mundo. Sin medios, sin recursos, y ahí están, con sus trabajos y su sueldo: "son seres humanos excepcionales" reconoce admirado el directivo. Bock se guarda una última pulla para algunos títulos que parecen infantilizar a sus estudiantes en lo que considera "una adolescencia extendida".

Y esta visión del personal en la empresa está cambiando el perfil de la misma. "Cada vez tenemos más empleados sin titulación", advierte, recordando que esta cifra se acerca ya al 14% de los empleados. Un dato muy elevado si tenemos en cuenta la sofisticación de la mayoría de los terrenos que pisa la compañía.

¿Esta filosofía de la cultura de la empresa y el trabajo es una excentricidad de Google o una tendencia? Lisa Falzone, una brillante emprendedora de apenas 28 años, tiene algo que decir a este respecto.

En su breve pero fulgurante carrera profesional, esta directiva ha catapultado su negocio de los 30 a 100 empleados en menos de doce meses, y les llueven los pedidos. Revel Systems es una startup que proporciona puntos de venta basados en el iPad en vez de cajas registradoras convencionales, y como apuntamos, el negocio crece a un paso agigantado.

Nada más establecer la firma, su primera intención fue contratar a las estrellas de las universidades y pronto se dieron cuenta de su error. Con un "simplemente no se adaptaban a nuestra cultura", refleja más o menos lo mismo que ha planteado Bock: perfiles con muchos galones que son una rémora en los movimientos y representan el orgullo de su portador, que parece estar defendiendo a cada trance su pedigrí.

Pero la realidad de la calle es muy diferente: movimientos rápidos, humildad para reconocer los errores y sobre todo para aprender, son los valores que más pesan ahora cuando se va a seleccionar un candidato en las firmas más punteras en el sector de la tecnología. "Lo más importante para nosotros es la humildad, el trabajo en equipo, el respeto y el sentido de la urgencia", concluye.

Google Recursos humanos Tecnología Empleo
El redactor recomienda