Fabrica un objetivo macro para la cámara de tu móvil por menos de 5 euros
  1. Tecnología
con materiales que tienes en casa

Fabrica un objetivo macro para la cámara de tu móvil por menos de 5 euros

Se pueden comprar por precios que van desde los 20 hasta los 200 euros, pero por mucho menos puedes hacer un objetivo macro para el móvil tú mismo

Foto:

Cada vez más gente ha prescindido de las cámaras de fotos para emplear la que lleva incorporada su smartphone. ¿Y por qué no? Son fáciles de utilizar, las llevamos siempre encima y su calidad es cada vez mayor.Los fabricantes lo saben, y por eso sacan a la venta no solo mejores cámaras móviles, sino accesorios como objetivos para aumentar las posibilidades del improvisado fotógrafo. El precio de estos objetivos varíade los 10 o 15 euros a los más de 200.

Si conoces sus especificaciones y le vas a dar uso, quizá no te importe gastar un buen puñado de euros en uno de estos objetivos, pero si lo que quieres es probar y experimentar, ¿por qué no fabricártelo tú mismo? Hay varios trucos que puedes utilizar para fabricar un objetivo macro casero para tu móvil, y todos te costarán menos de 5 euros.

Con este objetivo, podrás hacer fotografías de cosas diminutas casi como si estuvieses mirando a través de una lupa, así como conseguir divertidos efectos al hacer un retrato. Obviamente, la calidad de la imagen será inferior a si compras un producto terminado, pero, como decimos, puede servir para hacer pruebas si no queremos gastar mucho dinero.

Una lente macro… ¡con agua!

La forma más simple de ponerle un objetivo macro a la cámara del móvil es depositar con cuidado una gota de agua sobre la lente. Más barato y sencillo, imposible.

El truco está en mojarse un dedo y dejar que una gota de agua se sitúe con cuidado sobre la lente. Si movemos el móvil con suavidad, la gota seguirá pegada a la lente y la imagen obtenida a través de ella se verá ampliada como si se tratase de un microscopio.

En principio funciona con cualquier móvil, aunque se fijará mejor en lo que tengan un marco con un ligero relieve rodeando la lente.

Recolectando lentes de aparatos caseros

¿Recuerdas las cámaras de fotos desechables? Servían para tirar un carrete y luego iban directas a la basura. Aunque parezca mentira, aún se pueden comprar. En Amazon mismamente se puede adquirir una por menos de 2 euros. A lo mejor te puedes ahorrar incluso ese pequeño gasto si tienes alguna todavía por casa.

Lo que nos interesa de la cámara es la lente de su objetivo. El resto quedará inservible. La carcasa de estas cámaras solía ser de cartón o plástico, por lo que abrirlas no es difícil. Puede que necesites unos alicantes para romper la parte plástica y llegar hasta la lente. Ésta puede estar fijada con pegamento. Para despegarla, utiliza calor para ablandar el adhesivo y/o un cuchillo o navaja para desprenderla.

Hay otros sitios de donde se pueden extraer pequeñas lentes similares. Para empezar, de un puntero láser. En cualquier tienda de las antiguas todo a 100 se puede adquirir uno por uno o dos euros. Basta con desenroscar la punta, extraer los componentes y sacar la lente.

También los equipos de CD o DVD, tanto los reproductores como los grabadores, utilizan una pequeña lente que puede servir. Si tienes un dispositivo viejo que no utilices, puedes desmontarlo y coger la lente. Ten en cuenta que no volverá a funcionar, así que asegúrate de que ya no le vas a dar uso.

Montando el objetivo

De nuevo, hay varias formas de sostener la lente ante la cámara del móvil, unas más sofisticadas que otras. Depende de lo que quieras que te dure el invento y del tiempo que estés dispuesto a invertir, puedes elegir uno u otro sistema.

Lo más sencillo es utilizar esparadrapo. Corta un trozo de esparadrapo y utiliza una troqueladora de papel (uno de esos accesorios de escritorio que agujerean las hojas de papel para colocarlas en un archivador) para hacer un agujero redondo en él.

Pon el móvil bocabajo, coloca la lente sobre la cámara y pega el esparadrapo de forma que el centro de la lente coincida con el agujero, es decir, destapada. No pasa nada si el borde de la lente queda bajo el esparadrapo, es la parte central la que deja pasar la luz y por la que se hace la foto.

Otra forma de construir nuestro objetivo macro casero es utilizar una horquilla para el pelo. En el extremo abierto sujetaremos la lente, como si se tratase de una pinza. Solo queda colocar la lente en posición ante la cámara del móvil y sujetar el extremo cerrado de la horquilla a la carcasa del móvil pegándolo con cinta adhesiva o celo.

Pero puede que la forma más estética y práctica de fabricar este macro casero sea esta que recoge CNET. Para hacerlo, necesitamos un USB de los que tienen un protector metálico abatible, pegamento y una bayeta suave.

Primero, hay que separar el protector metálico del USB. No suelen estar pegados, solo encajados, por lo que basta con hacer presión. Lo que tendremos entonces es el soporte para el objetivo con dos pestañas, cada una con un agujero redondo.

Por fuera de una de ellas, sobre el agujero, pegamos la lente, de forma que se pueda ver a través (cuidado con no dejar pegotes de pegamento o emborronaremos la imagen). Esta especie de pinza puede engancharse en el móvil, colocando la lente sobre la cámara.

Para evitar que el filo metálico de este soporte raye la pantalla del móvil, recortamos un trozo de la bayeta y lo pegamos por dentro de la pestaña, en el lado que no está la lente, para que se deslice con suavidad al ponerlo y quitarlo.

El redactor recomienda