un sistema CREADO a partir del iphone

La casa automática de Apple

Llegar a casa y que se enciendan las luces o la calefacción… la domótica no es nueva, pero la llegada de Apple al sector podría reinventarlo desde cero

Foto: La casa automática de Apple

Llegar a casa y que se enciendan las luces, o bien recibir alertas en el móvil de todo lo que sucede en nuestro hogar… la domótica desde luego no es nueva, pero ya se sabe lo que sucede cuando Apple se mete de lleno en una tecnología: la humaniza, la envuelve en un atractivo paquete y nos la presenta como algo revolucionario que, además, funciona.

Tenemos muchos ejemplos de esta peculiar facultad del fabricante estadounidense, pero por citar una que tenemos bien cerca, sucedió exactamente eso con el lector de huellas en el iPhone 5S. Este sistema lo habíamos visto ya antes, e incluso hubo un fabricante que lo intentó en uno de sus móviles, pero en aquel entonces ni le llamaba TouchID, ni había sido probado a fondo, ni por supuesto, funcionaba tan bien como ahora.

Pues bien, esta semana nos hemos sorprendido con una patente registrada por la marca que en la que se contempla en detalle un sistema automatizado para el hogar basado en la geolocalización del usuario. Esta patente nos da una idea del tipo de productos que podría estar considerando la marca de la manzana, y todo por descontado, integrado en su ecosistema.

Una red de productos entorno al cliente

La firma de Tim Cook piensa en grande y lejos de centrarse en líneas de producto aisladas, sitúa en su centro al cliente y empieza a pensar en cómo tejer una red de productos en torno a él con la máxima de obtener beneficios en la venta de hardware, pero también con los servicios, una fuente por el momento inagotable para las arcas de la compañía.

Parte de esta estrategia la hemos podido ver de forma aislada en productos como Apple TV o la conexión inalámbrica entre todos los equipos de su ecosistema bautizada como Airplay. Uno llega a casa y puede ver en el televisor todo el contenido multimedia en iPhone, iPad o Macs, o bien disfrutar en todos los dispositivos de las fotos tomadas o almacenadas en uno de ellos. Nada realmente rompedor a nivel tecnológico, pero se trata de una jaula de oro en la que todo simplemente funciona y es una forma innegable de retener a los clientes ante la tentación de cambiar de plataforma.

Aquello fue una aproximación o más bien un juego de niños ante la patente registrada por Apple esta semana, en la que podemos contemplar unos planes más ambiciosos en los que todas las piezas del puzle van encajando poco a poco. A tenor de lo presentado en la USPTO, la firma estaría considerando una automatización absoluta de todo lo que acontece en el hogar: más que hacer que el usuario pueda encender o apagar las luces desde el móvil, el sistema sería autónomo y obtendría la información combinada de la actividad de los procesadores, la hora del día y por descontado, la ubicación de los distintos dispositivos.

El coprocesador M7, la clave del sistema

Así por ejemplo, si un usuario se dirige a casa desde el trabajo, el iPhone informará a este cerebro que gestiona el hogar y podrá encender la calefacción, las luces e incluso la puerta del garaje. Lo interesante del asunto es que la intervención del usuario sería prácticamente nula y que el sistema iría aprendiendo de nuestros hábitos de forma que podría predecir futuros acontecimientos. De esta manera, si uno se despierta de lunes a viernes a las 7h, activaría todos los servicios para que a esta hora estuviera todo disponible para el usuario.

Apuntamos en su día que el misterioso coprocesador M7 que equipaba el iPhone 5S iba a dar mucho más juego del previsto, y ahora podríamos entender por qué: este diminuto chip conoce en todo momento la ubicación de móvil, así como la actividad del equipo en un momento dadoLa patente no limita además el abanico de productos a los que lleven el logotipo de la manzana en su lomo: cualquier electrodoméstico caería bajo esta gestión inteligente. Apuntamos en su día que el misterioso coprocesador M7 que equipaba el iPhone 5S iba a dar mucho más juego del previsto, y ahora podríamos entender por qué. Este diminuto chip conoce en todo momento la ubicación del móvil, así como la actividad del equipo en un momento dado: estos dos datos junto con la hora (y más variables que podrían entrar en juego como la temperatura) abren un abanico de posibilidades que entrarían en la mente del fabricante tras esta patente.

La clave realmente innovadora que ha visto la luz gracias a este documento, es que en el sistema de Apple el cerebro de la casa puede anticiparse a los acontecimientos y actuar en consecuencia. Con el paso del tiempo iría aprendiendo de nuestras costumbres y así predecir qué sucederá a continuación con un margen de error relativamente bajo, un funcionamiento muy similar al que ya vimos en Nest, el termostato inteligente que fue diseñado por un ex Apple, por cierto. 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios