Es noticia
Menú
Como suena: Nueva Zelanda prohíbe patentar 'software'
  1. Tecnología
"NO ES UNA INVENCIÓN ORIGINAL"

Como suena: Nueva Zelanda prohíbe patentar 'software'

Tras 5 años discutiéndolo, el parlamento ha decidido poner fin al registro de patentes de programas informáticos, con el fin de liberalizar la innovación

Foto:

El hecho de que llevasen cinco años discutiéndo el proyecto de leyda fe de lo delicado y polémico del asunto. En plena era informática, parecería increíble pensar que un gobierno pudiese llegar a prohibir el registro de patentes de software, pero es justo lo que acaban de hacer en Nueva Zelanda, y de hecho la cuestión lleva siendo objeto de acalorados debates en otros contextos, como el de la Unión Europea, donde desde 2005 están restringidas las patentes de "programas de ordenador" cuando estos sean considerados "como tales", un término tan ambiguo que admite interpretaciones para todos los gustos.

Ahora, en una votación histórica, la 117-4, los parlamentarios neozelandesesse han puesto de acuerdo para suprimirlos programas informáticosde su sistema nacional de patentes. Veamos sus razones.

Según la nueva legislación, los programas de ordenador dejarán de ser considerados, según lacláusula 10A,como una invención. No con el objetivo de que el trabajo de los programadores caiga en saco roto, sino en favordel progreso tecnológico.

Si laspatentes de software son libres, estarándisponibles para desarrollar nuevas invenciones en todos los campos de la tecnología.

Una votación histórica

Una vez consumada la votación, el director del Institute of IT Professionals de Nueva Zelanda, Paul Matthews,expresaba así su alegría en la red social Twitter, incluyendo en sus comentarios los hastags #Historic,#Awesome y#Yay: "Las patentes de software son eliminadas en Nueva Zelanda".

Desde el punto de vista de los programadores individuales y las pequeñas empresas, existen opiniones a favor y en contra. Por una parte,es probable que muchossalgan perdiendo, no pudiendo proteger sus creaciones sobre todo ante las grandes corporaciones, con una capacidad superior a la hora de desarrollar productos.

Sin embargo, es cierto que el software es el resultado de la combinación de múltiples procesos y algoritmos cuya protección mediante el sistema de patentes impediría, por ejemplo a una pyme, el desarrollo de nuevos procedimientos.

Hoy por hoy, en Estados Unidos y Canadásí están contempladas las patentes de software, y parece improbableque una legislación similar a la de Nueva Zelanda pueda surgir en el contexto norteamericano,donde el concepto de las patentes está profundamente arraigadoen la cultura empresarial.

¿Qué es invención?

En cualquier caso, la nueva ley neozelandesa incluye excepciones. Por ejemplo, sí se podrá patentar elsoftware cuando éste tenga alguna aplicación concreta para el desarrollo de un nuevo tipo de hardware.

Clare Curran, uno de los miembros del parlamento neozelandés más implicado en el debate, calificó las patentes de programas de ordenadorcomo contraproducentes, indicando que registran cosas obviasy dificultan el proceso de innovación.

"Es prácticamenteimposible desarollar softwaresin violar algunos de los cientos de miles de patentes concedidas en todo el mundo", agregó.

Aunque países como India interpretan elAgreement on Trade-Related Aspects of Intellectual Property Rights (TRIPs), texto de referencia en la cuestión de las patentes de software, como una carta blanca para registrar programas de ordenador, Nueva Zelanda entiende que estos no son invenciones puras, por lo que deberían quedar excluidos.

El hecho de que llevasen cinco años discutiéndo el proyecto de leyda fe de lo delicado y polémico del asunto. En plena era informática, parecería increíble pensar que un gobierno pudiese llegar a prohibir el registro de patentes de software, pero es justo lo que acaban de hacer en Nueva Zelanda, y de hecho la cuestión lleva siendo objeto de acalorados debates en otros contextos, como el de la Unión Europea, donde desde 2005 están restringidas las patentes de "programas de ordenador" cuando estos sean considerados "como tales", un término tan ambiguo que admite interpretaciones para todos los gustos.

Tecnología Innovación
El redactor recomienda