Una impresora 3D en órbita para que los astronautas fabriquen piezas de repuesto
  1. Tecnología
servirá para reponer piezas averiadas

Una impresora 3D en órbita para que los astronautas fabriquen piezas de repuesto

Un vídeo publicado por la NASA muestra la meta de la impresión 3D en el espacio: ayudar a los habitantes de la ISS con la reparación de averías

placeholder Foto:

La NASA ha publicado un vídeo en el que muestra cuál es la meta de la impresión 3D en el espacio. La agencia espacial estadounidense quiere aprovechar la capacidad de microgravedad de la impresora 3D para su uso en la Estación Espacial Internacional (ISS).

"En el espacio, los astronautas tienen que utilizar lo que sea que está disponible estando en órbita. Pero al igual que en la Tierra, las partes pueden romperse o perderse", explica el astronauta Timothy Creamer de la NASA en un vídeo.

Cuando eso sucede, cuando algo se rompe, "hay una espera de piezas de repuesto. La capacidad para llevar a cabo la impresión 3-D en el espacio podría cambiar todo eso", ha explicado la agencia, que tiene muchas esperanzas en que los astronautas puedan ser autosuficientes a la hora de disponer de ciertas piezas.

LA NASA tiene pensado lanzar una impresora 3D al espacio en junio de 2014, a tiempo para la quinta misión de reabastecimiento SpaceX a la ISS. La impresora pasó recientemente las pruebas necesarias para verificar que puede trabajar en gravedad cero. Con este proyecto en mente, el interés de la NASA también está puesto en proyectos más ambiciosos como la financiación de una impresora 3D de alimentos.

La impresora 3D podría ser la clave para colonizar otros mundos

Esta no es la primera vez que la industria espacial tantea las posibilidades de esta tecnología. La impresión en 3D está llamada a protagonizar una revolución en los procesos de producción, y podría resolver uno de los grandes obstáculos en la conquista de otros planetas como por ejemplo Marte: el abastecimiento.

El transporte de todo lo necesario para asentar una colonia más o menos grande en un lugar como el Planeta rojo o la Luna supone un enorme problema logístico. Todo, desde un objeto cotidiano como una cuchara hasta las piezas de repuesto de un vehículo, tendría que ser llevado desde la Tierra.

Sin embargo, una impresora 3D, capaz de fabricar la mayoría de esos objetos in situ, supondría un enorme avance. De momento, la NASA ya planea el envío de la primera de estas máquinas al espacio a mediados del año que viene, y mientras tanto, utiliza la impresión 3D para crear algunas piezas del próximo cohete que enviará a Marte.

NASA Tecnología
El redactor recomienda