los usuarios denuncian un asalto del fbi

Una redada contra la pornografía infantil 'tumba' la mitad de la red anónima Tor

Eric Eoin Marques ha sido detenido en Irlanda. El FBI ha solicitado su extradición a EE.UU.: le considera el mayor distribuidor de pornografía infantil del planeta

Foto: Una redada contra la pornografía infantil 'tumba' la mitad de la red anónima Tor

Eric Eoin Marques es, según el FBI, el "mayor distribuidor de pornografía infantil del planeta". Este ciudadano irlandés de 28 años fue detenido por las autoridades de su país y está a la espera de que se resuelva la extraditación a Estados Unidos. Si finalmente es trasladado y juzgado allí, podría enfrentarse a una pena de 30 años de prisión. 

Marques es dueño de Freedom Hosting, el mayor servicio de hospedaje para servicios ocultos de la red Tor (The Onion Router). Esta red, llamada así por su organización en capas, como una cebolla, funciona con el objetivo de garantizar todo lo posible el anonimato de sus usuarios, cifrando las peticiones que envían y haciéndolas pasar por un número indeterminado de nodos, de forma que sea más difícil obtener las direcciones IP de los navegantes. 

Los servicios que se alojan en Freedom Hosting, que no tiene relación con la organización sin ánimo de lucro que opera Tor, y los de cualquier otro servidor que funcione en esta red, son por tanto anónimos: no es posible -o es muy difícil- relacionarlos con su dueño. Además, están ocultos, ya que no están indexados por los buscadores y están cifrados de tal forma que solo conociendo el código se puede acceder a ellos.

Aunque se relaciona frecuentemente con contenidos ilegales, lo cierto es que Tor nació con la idea de reforzar la seguridad de los usuarios. En un momento en el que las cuestiones relacionadas con la privacidad están más de actualidad que nunca, es fácil entender el atractivo de este sistema. Esta red asegura la identidad de los usuarios que no quieren que se les identifique y se les rastree a través de internet, al igual que la de los operadores de servidores que ofrecen esos servicios ocultos.

Sin embargo sí es verdad que al estar más protegida de la visibilidad pública, Tor también sirve como refugio para actividades ilegales, tanto pornografía infantil como comercio de drogas o de armas, por ejemplo. Por este motivo, ha sido objeto de investigaciones policiales y también de ataques por parte de otros internautas. El grupo Anonymus realizó un ataque coordinado en octubre de 2011 contra el mismo Freedom Hosting haciendo pública la identidad de 190 supuestos pedófilos.

Un ataque para revelar las identidades de los usuarios

La detención de Marques ha estado seguida por decenas de mensajes de los usuarios de Tor, que denuncian la presencia de código maligno o malware en los servicios hospedados por Freedom Hosting. El malware estaría programado para hacer públicas las identidades de los internautas, ya que su única función es enviar esa información a una IP en Reston, Virginia, según publica The Verge. El principal sospechoso del ataque es, según algunas voces, el propio FBI.

Parece que al comprometer Freedom Hosting, han hecho caer aproximadamente la mitad de los servicios ocultos de la red, como el servicio de correo electrónico Tormail y otras páginas web que solo son accesibles desde dentro de la propia Tor. 

Que la única función del 'malware' sea identificar a los usuarios y que su aparición haya coincidido con la detención de Marques, delataría al FBI como la autora del ataqueA mediodía del domingo, el código maligno ya circulaba por la red y era concienzudamente analizado. Según un post publicado en el blog de The Onion Router, el malware podría aprovechar algunas vulnerabilidades de Firefox 17 ESR, la versión del navegador sobre la que se desarrolló el navegador específico de Tor. "Estamos investigando estos fallos y los arreglaremos si podemos", aseguraban. 

Según esas voces, el hecho de que la única función del virus sea identificar a los usuarios y que su aparición haya coincidido con la detención de Marques delata a la agencia estadounidense como autora del ataque, y se muestran preocupadas por las consecuencias de una brecha en la seguridad del sistema de estas dimensiones.

"Aunque esto puede significar una victoria para FBI en la lucha contra los pederastas que utilizan la red Tor, también puede suponer un riesgo para los activistas internacionales o los internautas que viven en estados represores y que usan este servicio para practicar la libertad de expresión online", dice Rich Jones en OpenWatch.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios