Juicio por el Rey del Cachopo: la noche de su desaparición, Heidi sintió "miedo"
  1. Sucesos
quinta sesión del juicio

Juicio por el Rey del Cachopo: la noche de su desaparición, Heidi sintió "miedo"

Su hermana, amigos y un exnovio han contado al juez cuáles fueron sus impresiones sobre César Román y han relatado la última discusión que tuvo la pareja: "Si no eres para mí no eres para nadie"

placeholder Foto: Habla el entorno social de Heidi, víctima de César Román, el 'Rey del Cachopo'. (EFE)
Habla el entorno social de Heidi, víctima de César Román, el 'Rey del Cachopo'. (EFE)

Un amigo de Heidi Paz, de cuya muerte se acusa a César Román, el 'Rey del Cachopo', ha dicho que ella le llamó el día que desapareció porque había discutido fuertemente con él y tenía miedo de estar sola, pero no se vieron. Mientras, la hermana de Heidi ha corroborado que él la controlaba y ella le tenía miedo. La Audiencia Provincial de Madrid ha celebrado este viernes la quinta sesión del juicio a César Román, para el que la Fiscalía pide 15 años y cinco meses por el homicidio y descuartizamiento de Heidi Paz, con la declaración de ocho testigos.

En la sesión se han vivido dos momentos de tensión: cuando la hermana de Heidi ha acabado su declaración ha increpado al acusado, gritándole, y ya en los pasillos de la Audiencia ha tenido que ser atendida por un médico forense por un ataque de ansiedad, mientras que al término de la declaración del exnovio de Heidi, Marcelo, este se ha acercado al procesado diciéndole, con tono amenazante: "Tu vida es prestada, boludo". Esto ha provocado que la presidenta de la Sala, Araceli Perdices, haya ordenado a la Policía que dos agentes se situaran entre los declarantes y el acusado, además de los que ya estaban en la sala.

Un amigo de Heidi, Álvaro, ha relatado que el 4 de agosto de 2018 ella le llamó para verle porque "había tenido una discusión fuerte con César y no quería estar con él, estaba mal y tenía miedo de estar sola", y él le ofreció que fuese hasta una discoteca de Móstoles en la que estaba, pero ella finalmente no fue, y ya no contestó sus llamadas ni mensajes. Fue la madruga tras la que se perdió el rastro de la joven hondureña de 25 años, cuyo cadáver apareció el 13 de agosto en una nave del distrito madrileño de Usera que tenía alquilada el Rey del Cachopo.

Foto: Declaran la exmujer y la exnovia del acusado, el Rey del Cachopo. (EFE)

Este testigo ha sostenido que Heidi no estaba metida en drogas ni prostitución y ha detallado que, antes de contarle que le iba tan mal con César, unas dos semanas antes ella le había dicho que se iba a casar con él. La hermana de Heidi, Karina Josselyn, ha contado que aunque vive en Honduras hablaba mucho con ella por teléfono, y en mayo de 2018 le contó que estaba saliendo con César y ambos estaban "felices", pero luego ella le confesó que "era controlador, impulsivo y que tenía miedo de que él le hiciera daño".

Impresiones de Román desde su entorno

Karina habló con Heidi la última vez sobre el 1 de agosto y ella le dijo que tenía miedo, tras haberle relatado en las semanas anteriores que había perdido al bebé que esperaba y que había dejado a César. Ha contado que Heidi enviaba dinero a Honduras para sus hijos, aunque no en mucha cantidad ni de manera regular, y que tuvo a su primer hijo con 17 años —no con 13 como ha deslizado la defensa de Román—, dio a luz por cesárea dos veces y nunca estuvo metida en drogas ni prostitución. Ha aseverado que Heidi seguía en España, aunque económicamente estaba mejor en Honduras, "por las ganas de superarse".

"Si no eres para mí no eres para nadie"

Durante la sesión de este viernes varios amigos y conocidos de la víctima han coincidido en que no tienen constancia de que traficase con drogas, ejerciera la prostitución o tuviese deudas con prestamistas, que es la versión que sostiene el acusado. Uno de ellos, Miguel, coincidió Heidi en el último restaurante en el que ella trabajó, en Perales del Río, y estuvo con ella la madrugada tras la que desapareció: fueron de copas por el centro y sobre las cinco de la madrugada cogieron un taxi juntos porque iban en la misma dirección. Ella se bajó en la plaza de Legazpi —último lugar donde se la vio— porque así se lo pidió.

Dos amigos más de Heidi, Raúl y Alejo, han coincidido en que César era violento, celoso y controlador con ella, y mientras el primero ha asegurado que ella le dijo que había abortado "por una discusión que tuvieron", el segundo ha relatado que cuando ella le dejó él le dijo: "Si no eres para mí no eres para nadie". También han testificado el dueño del piso en el que vivió César Román en Zaragoza desde mediados de agosto hasta su detención el 16 de noviembre, que ha relatado que él dijo que se llamaba Julio César Jurado aunque no le dio el DNI porque "estaba en trámite", y que poco antes de que lo detuvieran le había pedido que se fuera porque había discutido y faltado al respeto a otra inquilina.

Por su parte, el novio de Heidi entre 2014 y 2017, Marcelo, ha relatado que aunque dejaron de salir seguían viéndose esporádicamente y que el único día que vio a César Román discutió con él "porque era un baboso". Marcelo, que ha confirmado que Heidi tenía una marca de cesárea, ha dicho que nunca supo que ella y César eran novios, y a mediados de julio de 2018 se fue un fin de semana con ella a la playa, la vio por última vez a finales de julio y luego ya nunca, porque ella le dejó el 3 de agosto un mensaje en Facebook para quedar que él vio mucho después. El juicio continúa el lunes con declaraciones de dos testigos, nueve policías y un bombero.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Sucesos Crimen
El redactor recomienda