La madre de Heidi y los socios del Rey del Cachopo tumban su versión: "La maltrataba"
  1. Sucesos
tercer día del juicio

La madre de Heidi y los socios del Rey del Cachopo tumban su versión: "La maltrataba"

La madre de Heidi Paz ha asegurado que César Román era "posesivo" con ella, mientras que sus exempleados han corroborado que él estuvo viviendo un tiempo en casa de su suegra

placeholder Foto: César Román, el 'Rey del Cachopo', acusado de matar y descuartizar a su pareja. (EFE)
César Román, el 'Rey del Cachopo', acusado de matar y descuartizar a su pareja. (EFE)

La madre de Heidi Paz, presuntamente asesinada por César Román, el 'Rey del Cachopo', ha asegurado ante el jurado que el acusado la maltrataba y que su pena es que su hija no se lo contara porque si hubiera sido así ella la habría ayudado. La Audiencia Provincial de Madrid celebra este miércoles la tercera sesión del juicio a César Román, para quien la Fiscalía pide 15 años y medio de cárcel por matar a su expareja en agosto de 2018 y descuartizar el cuerpo, del que solo apareció el torso. Asimismo, quien fue suegra del ahora procesado se ha mostrado tajante al afirmar que su hija no estuvo involucrada en ningún conflicto con la mafia ni se drogaba, tal y como declaró el acusado en su turno de declaración.

"Yo sabía en mi corazón que este hombre le estaba haciendo daño y ella no lo decía, porque era celoso. Yo sé que la maltrataba", ha dicho Gloria, la madre de Heidi que ha comparecido con una camiseta con la foto de su hija y ha roto a llorar al asegurar que le preguntó varias veces a Heidi qué le pasaba, pero ella rehusaba contarle. "Ella me negaba todo porque ella sabía que yo podía hacer algo por ella... Esa es mi pena, si ella me hubiera dicho yo podría haber hecho algo, llamar a la Policía", ha dicho entre lágrimas. En este momento la sesión se ha parado unos minutos para que la mujer se calmase y bebiese agua.

Gloria ha relatado que su hija le contó en mayo de 2018 que estaba saliendo con su jefe del bar y que al conocerle no le gustó por cómo la trataba, primero porque le pidió su mano de rodillas cuando solo llevaban saliendo menos de un mes y se llevaban 20 años, y luego porque la "hostigaba". También le extrañó que César Román le diera las gracias por haberle pagado a su hija un aumento de mamas, ya que "se había enamorado de sus pechos".

La mujer ha asegurado que Heidi y César vivieron un mes en su casa, lo ha tildado de "posesivo" y ha contado varios episodios en los que se puso algo violento. También, que su hija le contó que se había quedado embarazada, pero que perdió al bebé porque se cayó, lo que Gloria no se creyó. Ha asegurado que cuando pasaba varios días sin saber de Heidi, su tranquilidad era "que como estaba con él no le pasaba nada", y que cuando la Policía habló con ella tras hallar un cuerpo en una maleta no denunció la desaparición de su hija "porque para mí estaba con él y nunca la doy por desaparecida".

Heidi le contó que estaba embarazada, pero perdió al bebé tras una supuesta caída

La madre de Heidi ha asegurado que su hija no pertenecía a ninguna banda de narcotraficantes, como dijo este martes el acusado, ni tenía problemas, y ha reconocido como de César la maleta grande en la que se encontró el torso que la investigación ha atribuido a la joven. Ha relatado que a finales de julio vio y luego habló por última vez con su hija por WhatsApp. Después ya no le contestaba ni llamadas ni mensajes, por lo que llamó a César y le dejó mensajes, pero tampoco respondió.

Al principio no denunció aunque sí atendió a la Policía, hasta que los agentes le dijeron que hacerlo podría "hacer que la hija apareciera antes". Durante la declaración de Gloria, el acusado ha estado hablando y pasando notas constantemente a su letrada y ha gesticulado ampliamente.

Por su parte Celestino Martínez, el que era responsable financiero de la sociedad Delic Experience, constituida en 2016 y liderada por César Román, ha explicado que hasta que le dio un infarto él "llevaba lo que César dejaba hacer de la gestión". Ha detallado que la situación de la empresa era "ajustada y muchas veces más que ajustada" y sobrevivía por financiación externa, ya que Román había conseguido así unos 340.000 euros.

Y que la oficina de la calle Sebastián Gomez número 5 de Usera -cerca de la número 3 donde apareció el torso- en realidad funcionó de almacén y cocina porque se hicieron cachopos para los restaurantes, lo que ha sido corroborado por Julio Alfredo Ortíz, otro socio de Román, quien ha ahondado en que la situación de la sociedad era mala y en que a él le deben 30.000 euros. Asimismo, en concordancia con las declaraciones de su suegra pero en contradicción con el testimonio del acusado, uno de sus hombres más cercanos ha asegurado que Román estuvo un tiempo viviendo en casa de la madre de la víctima.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Sucesos Crimen
El redactor recomienda