Es noticia
Menú
Las claves del juicio a Maje, la 'viuda negra de Patraix': "Él ha sido un iluso, una víctima en manos de una depredadora"
  1. Sucesos
Salvador confiesa: "No quería perderla"

Las claves del juicio a Maje, la 'viuda negra de Patraix': "Él ha sido un iluso, una víctima en manos de una depredadora"

Tras las declaraciones de sus cinco amantes y varias versiones cruzadas culpándose el uno al otro, Salvador al fin confiesa su autoría en el crimen: "Acepté porque estaba muy enamorado de ella"

Foto: Declaran los acusados en la sexta jornada del juicio contra la Maje, la 'ciuda negra de Patraix'. Foto: Efe
Declaran los acusados en la sexta jornada del juicio contra la Maje, la 'ciuda negra de Patraix'. Foto: Efe

Es la novena jornada del juicio por el asesinato de Antonio Navarro y la más esencial en el caso, ya que este martes declaran los dos acusados: la viuda de la víctima, M.J.M, conocida como Maje o la 'viuda negra de Patraix' y su amante, Salvador. Lo que se puede esperar de esta sesión lo ha resumido en dos palabras el abogado de la acusación, Miguel Ferrer, antes de entrar a los juzgados de la Ciudad de la Justicia de Valencia: un deseo y una evidencia. El deseo sobre lo que se puede esperar está claro para los afectados, que ansían conocer la verdad sobre que lo que ocurrió con la víctima. Pero la evidencia...es otra cosa. Y, por parte de la acusación tienen claro que lo único que pueden esperar se encuentra en la misma línea por parte de la principal acusada: "una sarta de mentiras".

Hasta ahora, el hilo argumentativo en el que se ha basado la defensa de ambos acusados ha sido el mismo; exculparse de los hechos y señalar al otro. Tal y como lo ha definido Ferrer, no se trata tanto de dos versiones diferentes como de "dos circunstancias temporales". Pero ya desde el inicio del juicio, el fiscal planteó que el crimen fue planeado por los dos acusados y que la "relación afectiva y sexual entre ambos" es la clave de todo. Por ello, solicitan una pena de 22 años de cárcel para la viuda (con la agravante de parentesco) y de 18 años para su amante.

placeholder Los dos acusados del crimen: Maje y Salvador, su examante. Fotos: Efe
Los dos acusados del crimen: Maje y Salvador, su examante. Fotos: Efe


Lo que dicen las pruebas

De acuerdo con lo manifestado por los forenses durante la jornada del pasado viernes, Antonio Navarro fue atacado de forma "sorpresiva", por lo que no pudo defenderse en ningún momento cuando fue asaltado en su garaje (2017) y no tuvo tiempo para reaccionar. Los resultados de la autopsia también recogen que murió a causa de la destrucción de sus centros biológicos vitales y que fue herido con un arma blanca un total de seis veces en los pulmones y el corazón, tal y como informa Europa Press. La muerte, no obstante, fue "rápida" y, según el informe forense, se produjo por un ataque cara a cara y que el agresor estaba de pie en el momento de llevarlo a cabo.

Asimismo, los expertos han descartado en las últimas sesiones que, pese a la comisión del crimen, alguno de los acusados presente una "patología mental" que pudiera nublarlos al actuar así, aunque sí han destacado la "poca implicación emocional" de ella y la "dependencia" y "pasividad" de él. Es más, otros dos expertos que se encargaron de realizar un estudio personal al acusado, declararon el pasado viernes que el procesado es una persona "extremadamente sumisa e influenciable" y con una gran necesidad de aprobación social. "Tiene serias dificultades para actuar por sí mismo, se intimida mucho y se coacciona con la gente de su alrededor", añadieron.

"Me dijo que mientras estuviera Antonio, ella y yo no podíamos estar juntos"


La versión de él: la mala vida de Maje

La opinión de los expertos, por tanto, reforzaría la versión de la acusación y la defensa del amante de que fue Maje quien planeó el crimen desde el principio y que el acusado simplemente actuó para "liberarla de la vida que llevaba", pero que cuando lo hizo "no era consciente de la realidad, estaba pensando en otra cosa". Pero, ¿a qué tipo de vida se refería?

Según la defensa del acusado, Salvador quiso salvarla de la vida de malos tratos a la que presuntamente era sometida Maje por parte de su marido. Una versión que no parece cuadrar con los testimonios de amigos del fallecido. Es por ello que el procesado, dada la relación afectiva que la unía a la viuda y su personalidad "sumisa", hizo lo que su amante le pedía y acabó con la vida de la persona que, siempre según la estrategia de la defensa, tanto la estaba martirizando. Por ello, el acusado confesó haber sido él quien asesinó a Navarro, aunque excusándose en su relación de dependencia con su amante.

Salvador confiesa que cometió el crimen porque estaba "enamorado" de ella. (Efe)

De acuerdo con las declaraciones recogidas por el diario Las Provincias, el acusado ha admitido que fue Maje quien le instó a que cogiera "un cuchillo" y lo atacase en el garaje al ser un sitio poco transitado. El abogado de la acusada, Javier Boix, apunta a que su amante estaba "obsesionado" con la idea de vivir con ella y por eso actuó así. La declaración de su abogada defensora ha sido mucho más clara: Salvador estaba perdidamente enamorado de ella.

Es más, según sus propias declaraciones ante el juez, él cayó "rendidamente enamorado" y, por eso, accedió a su petición de matar a su marido. La estrategia de la defensa se evidencia de forma significativa. "Él ha sido un iluso, una víctima en manos de una depredadora", afirmó la letrada. Pero hay algo en lo que coinciden ambas defensas y es que, según los propios acusados, los dos son víctimas del otro.

Este martes, ante el jurado popular, ha ratificado que ella fue la instigadora del crimen contra su marido y que, aunque en un principio la exculpó por amor, finalmente se ha arrepentido, porque “mi hija me pidió que dijera la verdad". "En mayo o junio de 2017 me pidió que lo matara, no recuerdo con claridad cómo ni una fecha concreta. Y acepté, porque estaba muy enamorado de ella y continuamente me decía los maltratos psicológicos que sufría", ha confesado Salvador en declaraciones recogidas por Efe. A la pregunta de cómo pudo aceptar semejante propuesta una persona sin antecedentes violentos ha respondido que ella "insistió lo suficiente para convencerme": "Me dijo que mientras estuviera Antonio, ella y yo no podíamos estar juntos".

La versión de ella: víctima de la sociedad

"Sin ella esto no ocurre". "Es la ideadora". Ella, según la acusación, fue quien impuso los medios y la forma en la que debía cometerse el crimen. De acuerdo con las evidencias, Maje no se manchó las manos con el asesinato, pero sí fue quien cargó a su amante con esta labor. Pero la defensa de la acusada no ha ido por esta línea, sino por la de tornar los papeles en la historia y hacer que la presunta asesina quede de víctima de la sociedad.

El argumento que sostiene su abogado se basa en que Maje está siento víctima de "un juicio paralelo" en el que se la está señalando por tener "uno, dos o tres amantes" en lugar de por haber matado a su marido. Esto se debe a que en la cuarta sesión del juicio declararon tres de los hombres con quienes supuestamente mantuvo relaciones con ella al mismo tiempo. Uno de los testigos afirmó que tuvo un "noviazgo" con la acusada desde el año 2017 hasta el momento en el que las autoridades le informaron de que estaba detenida como acusada de un delito de asesinato.

Declaran los amantes de Maje ante el juez. (Efe)

"Ella me dijo que no podía más, que estaba harta y que lo quería ver muerto", relató otro de los hombres. Una confesión que, al parecer, llegó a hacer a más de uno de los cinco amantes que conservó mientras estaba casada con Navarro. Sin embargo, la acusada ha negado rotundamente su participación: "No planeé con Salva ningún crimen, nunca". Con respecto a su relación con el otro acusado, Maje ha aseverado que "no estaba enamorada de él" pero que "le quería" porque él conocía que ella era una persona emocionalmente inestable y "con muchos vaivenes".

Sobe la noche del asesinato: "Me sorprendió que vino repeinado, con ropa nueva y depilado. Me llamó la atención porque Salva es un hombre muy velludo. Me senté en el sofá y le dije: '¿qué pasa?'. La respuesta del procesado, según ella, fue: "Maje, he estado en el garaje esta mañana con Antonio y hemos hablado...nos hemos peleado. Él ha empezado a hablar mal de ti. Yo le he dicho que tú no merecías esto y he cogido y le he dado un mal golpe". Pese a esta estrambótica confesión, la viuda asegura que su amante no le dijo el instrumento con el que le había agredido. La escena, según la acusada, fue de la siguiente manera:

Maje: — Pero....¿cómo que le has dado un mal golpe?
Salva: — Le he dado un mal golpe y he acabado son su vida

Maje: — Pero ¿qué dices? ["me puse en 'shock', me puse a llorar y no recuerdo ya muy bien qué decía a continuación"]

Aún ante el jurado popular, la acusada ha admitido que, en ese momento "se había ido de las manos" y reconoce que "se veía ya en prisión". "Me centré, no podía seguir con la persona que había matado a mi marido", continúa. Además, ha contado ante el tribunal que, aunque ella trataba de evitar que se les relacionase a ambos en el hospital donde trabajaban, Salvador la esperaba al finalizar su turno. "Pusimos una base en la relación de amistad en la que él estaba franqueado límites" — prosigue — "Yo quería mantener la discreción en todo momento y él por momentos se sobrepasaba: mucho hincapié en quedar, esperarme, recogerme en su coche... cosas que a mí me agobiaban".

"Me arrepiento mucho de no haber sido valiente y no haber ido a la Policía porque lo que pasó es muy fuerte y pido perdón a la familia de Antonio y solo decir eso, que me arrepiento de mi cobardía... De haber pensado en mí y no en la justicia y en el daño", ha concluido.

A continuación, ha respondido a las preguntas sobre su relación con Antonio para señalar que "se atacaban mutuamente verbalmente" y "nos machacábamos bastante". Hasta ahí, ha descrito lo que parece ser una relación turbulenta de pareja para después referirse a los maltratos físicos que presuntamente sufrió. "Antonio, en su arrebato de verse engañado, me pegó un empujón". Solo hubo un episodio así, según ha atestiguado, y afirma que "no ha sido golpeada".

Es la novena jornada del juicio por el asesinato de Antonio Navarro y la más esencial en el caso, ya que este martes declaran los dos acusados: la viuda de la víctima, M.J.M, conocida como Maje o la 'viuda negra de Patraix' y su amante, Salvador. Lo que se puede esperar de esta sesión lo ha resumido en dos palabras el abogado de la acusación, Miguel Ferrer, antes de entrar a los juzgados de la Ciudad de la Justicia de Valencia: un deseo y una evidencia. El deseo sobre lo que se puede esperar está claro para los afectados, que ansían conocer la verdad sobre que lo que ocurrió con la víctima. Pero la evidencia...es otra cosa. Y, por parte de la acusación tienen claro que lo único que pueden esperar se encuentra en la misma línea por parte de la principal acusada: "una sarta de mentiras".

Asesinatos Sucesos