Lastras de Cuéllar, el pueblo segoviano que lleva seis años sin agua potable
  1. Sucesos
LA SITUACIÓN NO MEJORA

Lastras de Cuéllar, el pueblo segoviano que lleva seis años sin agua potable

Los vecinos están hartos de tener que cocinar o lavarse los dientes con agua embotellada por culpa de los altos niveles de nitratos

Foto: Lastras de Cuéllar lleva seis años sufriendo problemas con el abastecimiento de agua (Google Maps)
Lastras de Cuéllar lleva seis años sufriendo problemas con el abastecimiento de agua (Google Maps)

Lastras de Cuéllar es una pequeña población castellanoleonesa de apenas 350 habitantes que lleva años reclamando lo que para el resto de los españoles es algo normal: disponer de agua potable en sus casas. Sin embargo, los vecinos de este municipio segoviano solo han podido utilizar sus grifos durante un mes desde el año 2014.

Hace seis años, un análisis del agua de este pequeño pueblo arrojaba niveles altos de arsénico que obligó al ayuntamiento a pedir a los vecinos que no consumieran el agua que salía por el grifo. Entonces se instaló un filtro para eliminar el problema, pero después surgió otro: lo que aumentaron fueron los niveles de nitratos.

Ante esa situación, el Ayuntamiento de Lastras de Cuéllar instaló un pequeño almacén en la Plaza Mayor desde donde reparte a cada vecino seis botellas de un litro y medio por persona a la semana al módico precio de 30 céntimos. Pero los habitantes de este pueblo castellano están hartos de la situación y han organizado una protesta para hacerla visible su irritación.

Manifiesto por el agua

En un manifiesto publicado el pasado mes de mayo, las autoridades de Lastras de Cuéllar pedían una solución: "No puede ser que, a estas alturas del siglo XXI, con el río Cega y el magnífico manantial de las Fuentes de Aguilafuente a tiro de piedra, tengamos que seguir aprovisionándonos de botellas y garrafas, como en los años cincuenta del siglo XX. No puede ser".

La situación parecía mejorar en verano y, durante un mes, los vecinos han podido volver a beber de sus grifos como hacían antiguamente. Pero sabían que era algo temporal y los nuevos análisis que se han hecho al agua han vuelto a mostrar altos niveles de nitratos, por lo que se ha tenido que volver al reparto de las botellas de agua.

Desde Lastras de Cuéllar reconocen que su ayuntamiento "no tiene de recursos para acometer una obra de tal envergadura", por eso piden a la Diputación de Segovia y a la Junta de Castilla y León que muevan ficha y les ayuden a solucionar este problema que no deja de alargarse en el tiempo. Y lo han hecho con una protesta: llenando sus calles con las miles de botellas de agua que, cada mes, se utilizan en el municipio.

Los vecinos de Lastras quieren dejar de lavarse los dientes o cocinar con agua embotellada y tener los mismos derechos que los habitantes de los pueblos de alrededor. Una llamada de atención a las autoridades que, por el momento, no ha tenido respuesta más allá de las buenas palabras.

Segovia Agua Castilla y León
El redactor recomienda