Sin pistas del supuesto cocodrilo de Valladolid: acaba la búsqueda al no hallar indicios
  1. Sucesos
no hay rastro del reptil

Sin pistas del supuesto cocodrilo de Valladolid: acaba la búsqueda al no hallar indicios

La Guardia Civil ha dado por finalizado este jueves el operativo de rastreo para dar con el supuesto reptil al no hallar más indicios de la presencia del animal en la zona

Foto: Termina el dispositivo de búsqueda del reptil (EFE)
Termina el dispositivo de búsqueda del reptil (EFE)

No habrá más jornadas de búsqueda para dar con el supuesto cocodrilo de Valladolid. La Guardia Civil ha dado por finalizado este jueves, 11 de junio, el operativo de búsqueda del reptil que habría sido avistado en el término municipal de Simancas (Valadolid), en la confluencia de los ríos Duero y Pisuerga, al no haber hallado indicios o evidencias de su presencia. Después de seis jornadas de rastreo, el operativo, que ha implicado a agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), del Grupo Especializado en Actividades Subacuáticas (GEAS) y a expertos biólogos de la Asociación Chelonia, se ha dado por concluida la búsqueda ya que no se han detectado evidencias del reptil, de acuerdo con lo que ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

La Guardia Civil tuvo conocimiento de los hechos a través de la Policía Local de Simancas el pasado sábado, 6 de junio, cuando informó de que unos jóvenes de la localidad habían avistado la tarde anterior en un tramo en la confluencia de los ríos Duero y Pisuerga un animal dentro del río cruzando de orilla a orilla, el cual no identificaban pero se asoció una especie de cocodrilo.Con esta información, un agente de la Policía Local del municipio vallisoletano se desplazó hasta el lugar la mañana del 6 de junio y observó, al igual que los jóvenes, a dicho animal nadando por el río y confirmó la presencia de lo que parecía ser un reptil de gran tamaño. Inmediatamente después, se desplazaron a la zona efectivos de la Guardia Civil de Seguridad Ciudadana y el SEPRONA para acotar la zona y accesos donde se produjo el supuesto avistamiento con el objetivo de garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Posteriormente, se inició la búsqueda de evidencias o indicios tanto por parte del SEPRONA en la ribera del río, como por el GEAS (Grupo Especialista de Actividades Subacuáticas) en el cauce, para lo que recorrieron ambas riberas e isletas que se encuentra en la zona. En los primeros dos días de búsqueda, se encontraron en la zona posibles evidencias, como un pez devorado, así como una zona con posibles huellas, aunque no pudieron identificar el tipo de animal al que podían pertenecer. Ya el lunes, día 8, se incorporaron a los medios de búsqueda tres miembros de la asociación sin ánimo de lucro Chelonia, con sede en Madrid y compuesta por científicos y biólogos.

Asimismo, se contó con la colaboración de un rastreador experimentado quien, tras observar las primeras evidencias y huellas, descartó de forma contundente cualquier indicio de que los mismos fuesen producidos por una especie de cocodrilo, y apuntó incluso que el pez devorado era por una nutria, ya que un cocodrilo los engulle enteros. Además, sobre las supuestas huellas, manifestó que no se correspondían con este tipo de reptiles. Pese a estas deducciones del experto, la Guardia Civil amplió la zona de búsqueda a un tramo de 6 kilómetros, desde una central eléctrica hasta una presa, ya que por la orografía del lugar, según los técnicos, "era muy difícil que una animal de estas características pudiese salvar estos obstáculos".

Tras dar por finalizada la búsqueda de forma activa y después de negar los rastreadores la compatibilidad de los vestigios encontrados con la existencia de este tipo de animal, sin descartar del todo la misma, se continuó con el operativo de búsqueda con distintos medios técnicos, "con el fin de poder descartar con un mayor porcentaje de fiabilidad su existencia". Con esta finalidad, se instalaron cámaras términas y de detección de movimiento, se colocaron más cebos y volaron un dron para recorrer las zonas más inaccesibles de las riberas del río a objeto de avistar al supuesto cocodrilo. No obstante, tras no encontrar ninguna evidencia ni indicios del reptil en la zona, la Guardia civil ha decidido dar por finalizado el operativo de búsqueda.

Paralelamente, el cuerpo de bomberos de Valladolid continúa con la búsqueda de un joven, de 36 años según la prensa local, que se lanzó el martes, 9 de junio, al río Pisuerga con síntomas de embriaguez. Al parecer, los hechos ocurrieron sobre las 20:30 del martes, momento en el que el joven dejó la ropa cerca de un bar situado en la playa fluvial de Las Moreras, entre los puentes Mayor y Poniente, tal y como informaron desde 'El Norte de Castilla' y se lanzó al agua sin dejar rastro al llegar hasta la mitad del cauce del río.

Valladolid
El redactor recomienda