según un rastreador presente en la zona

Las huellas encontradas en Valladolid no se corresponden con un reptil de gran tamaño

Uno de los expertos que se han desplazado este lunes hasta Simancas para buscar al cocodrilo ha descartado que los indicios encontrados hasta el momento se deban al paso de un gran reptil

Foto: El rastreador Fernando Gómez conversa con efectivos de la Guardia Civil en la zona de Pesqueruelas, Valladolid (EFE)
El rastreador Fernando Gómez conversa con efectivos de la Guardia Civil en la zona de Pesqueruelas, Valladolid (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

El jefe del Servicio de Rastreo Forestal de la Asociación Chelonia, Fernando Gómez, ha asegurado este lunes durante la búsqueda del cocodrilo que habría sido avistado por algunas personas en la zona de Pesqueruela, Simancas (Valladolid) que los indicios observados hasta la fecha —huellas y restos de un pez semidevorado— no se corresponden con el rastro que dejaría un reptil de gran tamaño. Leyendo el terreno, no hay indicios de un reptil grande, pero "eso no significa que no esté", ha manifestado Gómez en declaraciones a los periodistas recogidas por Efe y medios locales como 'El Norte de Castilla'.

El experto ha efectuado este 8 de junio un reconocimiento de la zona, en concreto del área de Pesqueruela, en la confluencia del Duero y el Pisuerga, junto a integrantes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y del Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil. Al ser preguntado aerca de si se podría tratar de un cocodrilo del Nilo, como apuntó un especialista en Biología, el experto de Chelonia ha señalado que las condiciones para su vida en esta zona no son las ideales, a la vez que ha matizado que no se sabe cuánto tiempo puede llevar en este área.

Los cocodrilos son adaptativos, llevan millones de años en la tierra, pueden aguantar sin comer, son huidizos, se pueden mover y se ocultan bajo el agua, ha explicado el experto, sin que haya podido certificar hasta ahora si el animal se encuentra o no en Pesqueruela. De acuerdo con lo que también ha concretado Gómez, los restos de pez encontrados se debería a la depredación de una nutria y las huellas se corresponderían con rastros humanos y la apertura de vegetación que suelen llevar a cabo los pescadores. Así, estos indicios llevan a fauna local, según ha detallado Gómez, quien también ha desechado haber encontrado por el momento algún nido, ya que estos reptiles suelen situar en superficie o bajo tierra sus huevos.

De acuerdo con lo que ha explicado el presidente de la Asociación Chelonia, Manuel Merchán, esta organización sin ánimo de lucro ha trabajado en los últimos años en países tropicales con líneas de investigación vinculadas con la población de cocodrilos, caimanes y alligatores y ha encuadrado su presencia en Simancas en la colaboración con la Guardia Civil para rastrear la zona ante la posible presencia del reptil. Durante el pasado fin de semana, varias personas manifestaron haber visto a un cocodrilo en la zona del río, lo que motivó que la Guardia Civil y la Policía Local de Simancas emprendieran la búsqueda del animal, para lo que este domingo contaron con el apoyo de un dron.

Las labores de búsquedas continuarán esta tarde, tal y como ha confirmado Fernando Gómez, para tratar otro tipo indicios para tratar de corroborar la presencia del animal en la zona. Por su parte, el profesor de la Universidad de Lleida, Federic Casals, ha explicado a Efe que el cocodrilo podría proceder de una vivienda cercana y "no es previsible" que ataque a los humanos, salvo que se sienta acorralado. Casals, experto en Ciencia Animal y coordinador de la Sociedad Ibérica de Ictiología (Sibic) en el proyecto Life Invasaqua, ha explicado que estos animales "normalmente son muy asustadizos —sobre todo los más jóvenes— y el peligro de un ataque es muy relativo".

El reptil, que podría tratarse de un cocodrilo del Nilo, podría medir un metro y medio, lo que indica que su edad oscila entre los 4 y los 6 años, ha subrayado Casals, quien ha incidido en la necesidad de concienciar a la población del peligro de mantener este tipo de mascotas. Para Frederic Casals, el análisis de las huellas que se encuentren durante la búsqueda es determinante para identificar la especie de la que se trata, que en el caso del cocodrilo del Nilo, "como de tantos otros reptiles", puede proceder del comercio ilegal y "es muy creíble" que se haya escapado de la vivienda de un particular.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios