DIRECTIVOS POR LA ECONOMÍA CIRCULAR

Óscar Martín (Ecoembes): "Somos uno de los países de la UE que más envases reciclan"

El consejero delegado de Ecoembes analiza las últimas cifras de reciclaje en España y las innovaciones que están poniendo en marcha dentro de su centro TheCircularLab

Foto: Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes.
Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes.

Óscar Martín es biólogo e ingeniero de montes de honor, además de consejero delegado de Ecoembes desde 2014. Un cargo de responsabilidad que le llega después de haber trabajado en la casa desde 1998. Su apuesta por la economía circular a través del reciclaje se asienta en tres pilares: educación, innovación y participación. En los días de la celebración de la cumbre del clima, hablamos con Martín dentro del ciclo 'Directivos por la economía circular' para conocer los retos del futuro de nuestro país.

PREGUNTA. Usted es consejero delegado de Ecoembes tras 20 años en la organización, en la que ha pasado por diferentes posiciones. ¿Cómo ha evolucionado Ecoembes desde entonces?

RESPUESTA. A lo largo de estas dos décadas, he sido testigo de cómo Ecoembes ha sabido evolucionar. En este tiempo, hemos vivido una especie de refundación, pasando de ser una organización muy centrada en la gestión, porque teníamos que poner en marcha la recogida selectiva en España y eso era lo que se requería de nosotros, a adquirir un papel más abierto a la sociedad, apoyándonos en valores más globales y universales en los que el respeto al medio ambiente, la economía circular, la educación y el compromiso con los ciudadanos han cobrado especial relevancia.

Pero también hay elementos que nos han acompañado desde nuestros inicios. Por un lado, la innovación, algo que siempre hemos reclamado con pasión en nuestro propósito de avanzar hacia la construcción de una sociedad 100% recicladora. Seguimos centrados en la gestión, pero lo hacemos de una forma más innovadora, escuchando a los ciudadanos y facilitándoles de forma cercana las herramientas que les permitan reciclar cada vez más y mejor. Por otro lado, los valores que impregnan a los profesionales de esta organización y que son el mejor ejemplo de que realmente somos un equipo y sabemos hacer equipo. Nuestra labor parte de la colaboración con toda la sociedad ("el poder de la colaboración", como dice nuestro 'claim'), por eso, Ecoembes es una organización de éxito.

P. ¿Y los españoles? ¿Cómo hemos evolucionado en materia de reciclaje y concienciación del medio ambiente? ¿Cómo estamos posicionados frente a nuestros vecinos europeos?

R. El compromiso de los españoles con el reciclaje y con el medio ambiente cada vez es mayor: hoy, somos 37 millones de ciudadanos en nuestro país los que afirmamos separar nuestros envases para reciclarlos, cuatro millones más que hace tres años. Somos, además, una mayoría creciente los que solo compramos productos teniendo en cuenta factores de sostenibilidad. Los ciudadanos estamos alzando la voz de forma cada vez más contundente para reclamar que el medio ambiente es importante para nosotros a través del reciclaje, sí, pero también reclamando una producción y un consumo cada vez más sostenibles y respetuosos con los recursos del planeta. Si miramos los datos, vemos claramente cómo el compromiso de la sociedad es cada vez mayor. De hecho, en los dos últimos años se ha disparado la colaboración ciudadana, con un crecimiento de casi un 20% entre 2017 y 2018. Cifras incontestables que muestran claramente no solo que los españoles estamos comprometidos con la salud de nuestro planeta sino que es un compromiso con una evidente vocación práctica. Si nos comparamos con nuestros vecinos europeos en este punto, España se mantiene como una de las grandes referencias comunitarias en materia de reciclaje de envases. Según Eurostat, un año más, seguimos jugando en la liga de los 10 países de la UE que más envases reciclan.

"Somos una mayoría creciente los ciudadanos que solo compramos productos teniendo en cuenta factores de sostenibilidad"

P. Los últimos datos dicen que hemos reciclado más envases que nunca. Pero todavía tenemos que mejorar. ¿Qué hace falta para aumentar los datos?, ¿qué retos tienen por delante?

R. Efectivamente, son muy buenos datos y debemos estar orgullosos de ello. Pero no debemos ser conformistas, queda mucho por hacer. En nuestra mano está escuchar más a la sociedad, mejorar el sistema e innovar para que el ciudadano recicle mejor. Debemos, además, fomentar la reducción de producción, a la vez que combatir el abandono de 'basuraleza'. El reciclaje es un hábito y como tal debemos continuar trabajando para que quien aún no recicla, lo haga; y quien ya lo hace, mejore su forma de separar. Y para trabajar en hábitos es fundamental la educación. En Ecoembes hemos emprendido un proyecto importante e ilusionante: Naturaliza, con el que estamos trabajando arduamente para introducir el medio ambiente en las aulas y concienciar a las futuras generaciones. Pero la educación no solo debe orientarse a los niños, los mayores también necesitamos una inyección de civismo y, entre otros, este es el objetivo de Libera, proyecto que lideramos junto a SEO/BirdLife, para evitar el abandono de 'basuraleza' en nuestro territorio. Estos son algunos de los muchos retos que tenemos por delante. Y ya si hablamos de la globalidad de los residuos, no podemos olvidar la cantidad de ellos que acaban sin aprovechamiento en vertederos, como ocurre con la materia orgánica o la textil.

P. Ecoembes es una organización sin ánimo de lucro compuesta por más de 12.000 empresas, además de ayuntamientos, ciudadanos… ¿por qué tiene sentido que las empresas formen parte de la organización que se encarga del reciclaje?

R. Las empresas son el motor de arranque de este modelo de colaboración público-privada que gestionamos en Ecoembes. Ellas forman parte de un gran ecosistema circular en el que participan también los más de 8.100 ayuntamientos de toda España y, sobre todo, los 47 millones de habitantes de nuestro país que cada día hacen posible que el reciclaje siga avanzando mediante un acto tan sencillo y colaborativo como el de la separación de sus residuos. Con ellas se inicia el proceso a través del Punto Verde, el símbolo que vemos en los envases y que indica que esa compañía cumple con su compromiso legal de responsabilizarse de la gestión de esos envases una vez que se convierten en residuos. Así, las compañías hacen posible que la rueda del reciclaje siga girando, desde la recogida municipal de los contenedores hasta la transformación de los envases en nueva materia prima. Un proceso que comienza con la responsabilidad legal de las empresas a través del Punto Verde y que gestionan los ayuntamientos para hacer posible el proceso del reciclaje.

P. Los ciudadanos exigen a las instituciones y organizaciones que cumplan normas de gobierno corporativo, ¿cómo está respondiendo Ecoembes a esta demanda?

R. Contamos con un gran ecosistema formado por empresas, ayuntamientos y ciudadanos. Para coordinar este gran engranaje necesitamos unos responsables con el máximo nivel ejecutivo, a la vez que un consejo formado por primeros espadas de máxima solvencia empresarial que realizan su función sin percibir, además, ninguna retribución por ello. Somos una organización sin ánimo de lucro, con un propósito 100% ambiental: el de facilitar el servicio público de la recogida y tratamiento de residuos de envases domésticos para su reciclaje. Propósito que requiere que estemos respondiendo siguiendo las mejores prácticas del mercado, con órganos de control interno, una clara rendición de cuentas y el máximo control por el gran ecosistema que coordinamos. Tanto por lo que somos como por lo que hacemos es necesario mantenernos siempre fieles al principio de transparencia, en nuestra estrategia de responsabilidad social corporativa disponemos, en este sentido, de grupos de expertos que debaten sobre cuestiones dentro del ámbito de la sostenibilidad.

"Las empresas son el motor de arranque de este modelo de colaboración público-privada que gestionamos en Ecoembes"

P. La sociedad también reclama a las empresas que incidan en la R de reducción, ¿cómo están respondiendo las empresas a esta demanda ciudadana?

R. Los ciudadanos cada vez estamos más comprometidos con el medio ambiente, hemos tomado conciencia de que los recursos son escasos y que es necesario tener hábitos de consumo responsable. Es un hecho que las empresas no deben obviar, es una corriente cada vez mayor, imparable y necesaria y, por ello, están actuando en consecuencia. En los últimos años, esta preocupación medioambiental ha hecho mella en la conciencia empresarial, poniendo el foco en la R de reducción, de las 3 R: reducir, reciclar y reutilizar. Debemos apostar por una producción menor, dejando de despilfarrar los recursos naturales que tenemos, hemos abusado de la utilización de diferentes materiales, también del plástico, y las empresas están dando respuesta a estas demandas de la sociedad, dando un paso en firme para transitar hacia la economía circular, poniendo fin al ‘usar y tirar’. Con el objetivo de crear envases más sostenibles, las empresas están incorporando en sus estrategias el ecodiseño, es decir, el diseño de envases para que su impacto en el medio ambiente sea el mínimo posible. En estas dos décadas, las medidas implementadas de ecodiseño han permitido que más de 525.000 toneladas de envases no lleguen a los lineales.

P. Si hablamos de retos, Ecoembes apuesta por la innovación a través de TheCircularLab. ¿En qué innovaciones están trabajando ahora mismo?

R. En TheCircularLab, centro pionero en Europa de innovación en materia de economía circular, trabajamos en proyectos centrados en diferentes áreas: desde el ecodiseño, encaminada a ayudar a las empresas a que creen envases más sostenibles; 'smartwaste', enfocada a aplicar la tecnología a la gestión de residuos municipal; o la ciencia ciudadana, con la que ayudamos al ciudadano a reciclar más y mejor; el emprendimiento, que fomentamos a través de nuestra aceleradora de 'startups'. Desde que lo inauguramos, en mayo de 2017, hemos puesto en marcha más de 150 proyectos de innovación en cooperación con más de 200 colaboradores como empresas, centros tecnológicos, 'startups', universidades o administraciones públicas.

Óscar Martín.
Óscar Martín.

Entre algunos de esos proyectos destaca Packaging Circular Design (PackCD), una herramienta que permite a las empresas predecir el futuro impacto ambiental que tendrán sus envases y las ayuda así a hacerlos más sostenibles. Otro proyecto destacado es Reciclaje 5.0, una iniciativa de reciclaje tecnológico que ya es una realidad en municipios de Cataluña, con la que conectamos al ciudadano con el contenedor, hacemos el reciclaje 'digital' y lo movilizamos a reciclar más a través del móvil y los incentivos.

P. Reciclaje 5.0 es entonces una apuesta firme por las nuevas tecnologías aplicadas al reciclaje, ¿en qué consiste el proyecto?

R. Es un proyecto innovador que se sirve de la tecnología móvil y la obtención de incentivos ecológicos y sociales para que el ciudadano recicle más y mejor. Y, además, de una forma sencilla. Es un proyecto en el que se utilizan tecnologías como reconocimiento de imágenes o códigos QR —incorporados a contenedores y papeleras amarillos— para que el ciudadano pueda conectarse con ellos a través de su móvil y obtener incentivos sostenibles cuando recicla.

P. Los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la ONU nos marcan un camino claro de aquí a 2030. ¿Qué le gustaría estar contando dentro de 10 años sobre el reciclaje y la economía circular?

R. En 2030 me encantaría poder decir que hace poco más de una década iniciamos una transición que por fin hemos conseguido. Que vivimos en un nuevo paradigma basado en la economía circular y verde. Que la economía mundial se basa en criterios sociales, de producción y consumo sostenible. Ese es mi sueño. Lo cierto es que hoy estamos ante una situación de emergencia climática que nos obliga a pasar a la acción de una manera decidida y coordinada. Estamos en el tiempo de descuento, sí, pero aún estamos a tiempo de combatir el grave problema medioambiental que estamos viviendo, haciendo un uso eficaz de los recursos que tenemos, olvidándonos del ‘usar y tirar’ para pasar a un modelo de economía circular en el que los residuos se conviertan en la base para la elaboración de nuevos productos, aproximándonos así al objetivo de residuo cero.

P. España está siendo la sede en estos días de la cumbre contra el cambio climático, ¿qué espera de la COP25?

R. Así es, estamos viviendo un momento histórico para el futuro de nuestro planeta, la celebración de la COP25. Es la primera vez que España acoge una cumbre del clima de este calibre. Estuve en la COP21, que alumbró el actual Acuerdo de París sobre cambio climático. Ahora confío en que esta cumbre se fijen las reglas de implementación del Acuerdo de París a partir de 2020 para, relacionado con la pregunta anterior, estar diciendo dentro de diez años que quienes nos empeñamos hace décadas en dejar un planeta mejor a las futuras generaciones, lo estamos consiguiendo. Espero que tras esta cumbre no sucumbamos en el alarmismo que solo lleva a la paralización, sino que sea un punto de inflexión para la esperanza y una llamada a la acción a lo mucho que nos queda por hacer.

Desde Ecoembes aportaremos nuestro granito de arena participando con contenido, como nuestro proyecto Libera —que estará presente para poner en el foco en la importancia de acabar con la 'basuraleza' (residuos abandonados en la naturaleza)— o una actuación de nuestra orquesta La Música del Reciclaje, un proyecto social con el que, a través del reciclaje, aunamos música, educación y cooperación, y con el que ayudamos a niños en riesgo de exclusión social.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios