Borrell advierte de que Rusia acumula 150.000 tropas en la frontera con Ucrania
  1. Mundo
  2. Europa
Rechaza, por ahora, nuevas medidas

Borrell advierte de que Rusia acumula 150.000 tropas en la frontera con Ucrania

El Alto Representante de la UE califica de "evidente" el riesgo de una escalada entre Ucrania y Rusia y asegura que Moscú tiene 150.000 tropas en la frontera ucraniana y en Crimea

placeholder Foto: Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Política Exterior y de Seguridad, durante la conferencia con los ministros de Asuntos Exteriores europeos. (EFE)
Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Política Exterior y de Seguridad, durante la conferencia con los ministros de Asuntos Exteriores europeos. (EFE)

Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Política Exterior y de Seguridad, ha mostrado este lunes su preocupación con una escalada entre Ucrania y Rusia. “Son más de 150.000 tropas rusas concentradas en las fronteras con Ucrania y en Crimea. El riesgo de una mayor escalada es evidente”, ha explicado el jefe de la diplomacia europea en una rueda de prensa tras un Consejo de Asuntos Exteriores.

"Continúa el despliegue con más recursos militares y hospitales de campaña. Es el mayor despliegue del Ejército ruso en la frontera ucraniana", ha afirmado Borrell. El asunto ha sido discutido por los ministros de Exteriores, que han mostrado su preocupación, pero que han decidido no tomar nuevas decisiones respecto a Moscú, más allá de pedir una desescalada. En el encuentro, que se ha celebrado en formato digital, ha participado también el ministro de Exteriores ucraniano, Dimitro Kuleba.

"No deseamos la escalada, no queremos un conflicto con el vecino ruso y haremos lo posible por evitarlo", ha señalado por su parte Arancha González Laya, ministra de Exteriores española. "La integridad territorial de Ucrania no se discute. Ha quedado claro esto en el debate", ha agregado su homólogo alemán, Heiko Maas, que también ha llamado a Moscú a pasar de la “provocación a la cooperación”.

La Unión Europea teme revivir un conflicto como el vivido en 2014, tras el cual Rusia se anexionó ilegalmente la península de Crimea. Expertos y analistas señalan que desde hace siete años en ningún momento se habían dado tantas condiciones como ahora para la reactivación completa del conflicto. Volodymyr Zelensky, presidente ucraniano, ha hecho recientemente una visita a Emmanuel Macron, presidente francés, con quien se reunió en París en un encuentro en el que participó por videoconferencia la canciller alemana Angela Merkel. El objetivo de la visita de Zelensky era pedir el respaldo de los dos Gobiernos europeos para evitar un nuevo conflicto con Rusia.

Zelensky reclama nuevos esfuerzos a nivel diplomático en el formato del llamado “cuarteto de Normandía”, del que forman parte la propia Ucrania, Francia, Alemania y Rusia. Los acuerdos de Minsk de 2015 no se han implementado. El presidente ucraniano, así como su ministro de Exteriores este lunes, han explicado los últimos choques entre las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia y las tropas ucranianas en el este de Ucrania, en la zona del Donbás. Esos choques ponen en riesgo el alto al fuego acordado en julio.

Foto: Angela Merkel y Vladímir Putin, en 2018. (Reuters)

La cuestión rusa es un asunto cada vez más divisivo entre los Estados miembros y, en general, en el ecosistema de Bruselas. Este mismo lunes, Donald Tusk, presidente del Partido Popular Europeo y expresidente del Consejo Europeo y antiguo primer ministro polaco, ha mostrado la visión de algunos Estados miembros del este en un tweet: “Si de verdad quieres frenar la agresión rusa hacia Ucrania hay que parar Nord Stream 2. Es tan simple como eso”.

Nord Stream 2 es un gasoducto que conectará directamente a través del mar del Norte el territorio ruso con el norte de Alemania. Es un proyecto que cuenta con la oposición de la administración estadounidense, tanto la de Donald Trump como la actual de Joe Biden, y que tampoco gusta a los países del este. Especialmente a Ucrania, ya que quita de sus manos un elemento fundamental para su seguridad: la dependencia rusa de estos países para hacer llegar su gas a Europa. Los Verdes alemanes, bien posicionados en las encuestas para las elecciones generales de este año, son uno de los partidos más claros en su rechazo al Nord Stream 2.

Joe Biden Crimea Unión Europea Política exterior Ucrania