Navalni, arrestado tras aterrizar en Moscú: su abogado denuncia no poder hablar con él
  1. Mundo
  2. Europa
a cinco meses del envenenamiento

Navalni, arrestado tras aterrizar en Moscú: su abogado denuncia no poder hablar con él

Además, han detenido a su hermano, a varios colaboradores del Fondo de Lucha contra la Corrupción y a otros dos activistas de la organización fundada por el líder opositor

Foto: Momento de la detención de Navalni. (Reuters)
Momento de la detención de Navalni. (Reuters)

El líder opositor Alexandr Navalni ha sido detenido por la policía rusa en el control de pasaportes del aeropuerto Sheremétievo de Moscú. El avión en el que viajaba el líder opositor, sobre quien pesa en Rusia una orden de busca y captura, aterrizó este domingo en el aeropuerto moscovita, cuando se le esperaba en el de Vnúkoko en medio de un fuerte dispositivo policial. Antes de la llegada del opositor, su hermano Oleg Navalni fue detenido junto con otros colaboradores.

El vuelo DP936, procedente de Berlín, trajo a Navalni de regreso a Moscú después de casi cinco meses de tratamiento médico en Alemania tras su envenenamiento en Siberia con una sustancia tóxica militar, del que responsabiliza al presidente ruso, Vladímir Putin.

"Hemos aterrizado en Sheremétievo. Hasta el último momento, costaba creer que tienen tanto miedo. Pero esta es la confirmación", escribió en Twitter la portavoz de Navalni, Kira Yarmysh, quien acompañó al político opositor en su viaje de regreso de Alemania a Rusia. El cambio de aeropuerto de destino se produjo a última hora "por causas técnicas", según la compañía aérea Pobeda, la operadora del vuelo, por lo que a las decenas de periodistas que esperaban a Navalni en Vnúkovo no les dio tiempo a llegar al otro aeropuerto.

"Las autoridades pueden hacer cualquier cosa para impedir el recibimiento de Navalni: desviar el avión a otro aeropuerto o cancelar el vuelo", había advertido Liubov Sóbol, estrecha colaboradora del líder opositor que este domingo, junto con una veintena de personas, fue detenida en el aeropuerto de Vnúkovo.

Foto: Una protesta en frente de la Embajada rusa en Berlín tras el envenenamiento a Alexei Navalni. (Reuters)

Según la plataforma OVD-Info de seguimiento de detenciones, hubo 37 detenidos, entre los que había varios periodistas. Yarmysh indicó que el comandante del avión, entre risas, informó a los pasajeros de que tendrían que esperar para desembarcar, debido a que muchos aviones habían sido derivados a Sheremétievo.

Detienen a su hermano y varios colaboradores

Mucho antes de la llegada del opositor, su hermano Oleg Navalni fue detenido junto con Luibov Sóbol y Ruslán Shaveddínov, colaboradores del Fondo de Lucha contra la Corrupción, además de otros dos activistas de la organización fundada por el líder opositor, según comunicó OVD-Info, una plataforma de defensa de derechos humanos.

Una persona mayor que portaba una gran bandera de Rusia fue detenida por la policía cuando se acercó, como pudo comprobar EFE, a los periodistas que, en gran número, esperaban la llegada de Navalni.

Navalny, detenido nada más pisar Rusia

Su abogado denuncia que no le permiten hablar con él

Uno de los abogados de Navalni denunció que la policía no le permite el acceso a su cliente. "A mí, abogado defensor con poder notarial, no me permiten acceder a él (a Navalni); dicen que está durmiendo. Desde luego, no hacen ninguna referencia a la ley", escribió en su cuenta de Twitter el letrado Viacheslav Guimadi.

Agregó que el líder opositor se encuentra en las dependencias del departamento Nº 2 del Ministerio del Interior de Jimki, ciudad satélite de Moscú, próxima al aeropuerto internacional de Sheremétievo, donde fue detenido.

"A Alexéi intentaron matarlo. No pudieron y ahora tratan de encarcelarlo por una condena que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos declaró ilegal", escribió en Twitter la portavoz de Navalni, Kira Yarmysh.

Estados Unidos, la Unión Europea y organizaciones de derechos humanos demandaron la liberación inmediata del político ruso. "El señor Navalni debería ser liberado inmediatamente, y los responsables del inadmisible ataque contra su vida deben rendir cuentas", escribió Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional del presidente electo, Joe Biden, en un mensaje publicado en Twitter.

El secretario de Estado saliente de Estados Unidos, Mike Pompeo, se pronunció también sobre el caso y condenó "rotundamente la decisión de Rusia" de arrestar a Navalni, "el último en una serie de intentos de silenciarle a él y a otras figuras de la oposición".

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, pidieron la liberación inmediata del Navalni, tras calificar de "inaceptable" su detención.

El Gobierno alemán exigió su liberación "sin dilación". El ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, aseguró este lunes en un comunicado que es "totalmente incomprensible" que Navalni haya sido detenido nada más llegar a suelo ruso, mientras que el Gobierno británico expresó este lunes la "profunda preocupación" por la detención. "Estamos profundamente preocupados por la detención de Alexéi Navalni el 17 de enero. En vez de procesar a la víctima de este terrible crimen, las autoridades rusas deberían investigar cómo una arma química fue utilizada en suelo ruso", señaló un comunicado divulgado por el ministerio británico de Exteriores.

La portavoz laborista de Exteriores (en la oposición), Lisa Nandy, señaló en un tuit que Navalni ha sido víctima de un "ataque cobarde" y agregó que el líder opositor "ha demostrado un gran coraje al regresar a su tierra". Nandy resaltó que el arresto de Navalni es "injustificable" y un "insulto para el pueblo ruso" y pidió su "inmediata liberación".

Nada más conocerse la detención de Navalni, Amnistía Internacional (AI) exigió la liberación del abogado de profesión, al que llamó "preso de conciencia", en tanto que los tres países bálticos, Lituania, Letonia y Estonia, pidieron a la Unión Europea "medidas restrictivas" contra Rusia.

Aerolíneas Vladimir Putin Angela Merkel Derechos humanos
El redactor recomienda