Triple control en los puntos de entrada

Abren las fronteras: estos son los controles al turista internacional que visite España

A partir de hoy, España abre la frontera con Portugal y la UE inicia la reapertura de sus fronteras exteriores. ¿Cuáles serán los controles para aquellos que deseen visitar nuestro país?

Foto: Control de pasajeros en el aeropuerto de Madrid. (EFE)
Control de pasajeros en el aeropuerto de Madrid. (EFE)

Ya ha llegado el 1 de julio, el día señalado en el calendario para la apertura de las fronteras exteriores de la Unión Europea, que permitirá viajar al bloque comunitario solo a los ciudadanos de 15 países seleccionados (una lista que incluye naciones tan dispares como Ruanda o Argelia y de la que, por el momento, se quedan fuera Estados Unidos, Rusia o India).

Aunque la UE ha permitido acceder a partir de este 1 de julio a los ciudadanos de esos catorce países, entre los que no están Estados Unidos, Brasil o Rusia, España ha retrasado esa admisión por cuestiones técnicas: sus fronteras se abren hoy de forma completa para los países de la zona Schengen -faltaba Portugal-, un hecho que el Rey y Sánchez han simbolizado en Badajoz junto a sus homólogos lusos.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha confiado que España pueda abrir "en cuestión de horas" sus fronteras a los nacionales de catorce países fuera del espacio Schengen, ya que ha insistido en que se trata simplemente de una cuestión técnica y que se permitirá la entrada "cuanto antes, cuando podamos -ha dicho- publicarlo en el Boletín Oficial del Estado".

Ante la inminente llegada de turistas tanto de la UE como de los otros catorce países, España ha adoptado mecanismos de control en los puntos de entrada del país con el objetivo de detectar lo antes posible un caso de coronavirus que pudiera generar un brote en territorio español.

Para establecer el protocolo que se mantendrá hasta que el Gobierno declare la finalización de la situación de crisis sanitaria provocada por el coronavirus, España ha tenido en cuenta -en el ámbito aeroportuario- lo contemplado en las Directrices EASA/ECDC (siglas en inglés de la Agencia Europea de Seguridad Aérea y del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, respectivamente) y en el marítimo, lo recogido en las recomendaciones internacionales de salud pública, tal y como se detalla en el Boletín Oficial del Estado (BOE) [aquí en PDF].

El documento indica que todos los pasajeros internacionales que lleguen a España a partir del 1 de julio por vía aérea o marítima deberán someterse a un control sanitario antes de su entrada en el país. Dichos controles podrán incluir la toma de temperatura, un control documental y un control visual sobre el estado general de la persona.

Formulario y código QR

En lo que se refiere al control documental, los pasajeros con origen en cualquier aeropuerto o puerto situado fuera del territorio español deberán cumplimentar un formulario de salud pública basado en el 'Passenger Location Card'. Este documento será el que permitirá realizar una evaluación del pasajero en relación con el covid-19 y un rastreo de los contactos en caso de positivo confirmado. Es decir, ayudará a facilitar la localización de los contactos estrechos de casos confirmados que hayan coincidido en los medios de transporte internacional durante el periodo de transmisibilidad.

El formulario se tendrá que cumplimentar antes de llegar a España por vía electrónica a través de la página www.spth.gob.es o a través de la aplicación 'SPAIN TRAVEL HEALTH-SPTH'. Una vez que completado el documento, el pasajero recibirá un código QR, que será el que debe presentar en el control sanitario a su llegada a España.

Las agencias de viaje, los operadores turísticos y las compañías de transporte aéreo o marítimo y cualquier otro agente que comercialice servicios turísticos deberán informar a los pasajeros de la obligatoriedad de presentar el formulario de salud pública en el aeropuerto o puerto de destino. Si no lo han podido cumplimentar de forma electrónica, deberán facilitar un formulario en formato papel.

Temperatura máxima: 37,5ºC

Será un control rutinario de la temperatura para poder identificar viajeros que tengan fiebre. Se establece como límite de detección una temperatura igual o superior a 37,5 ºC y se tendrá que realizar con termómetros sin contacto o con cámaras termográficas. El BOE especifica que no se almacenarán datos personales ni las imágenes captadas por las cámaras termográficas, debiendo garantizarse la privacidad del pasajero en todo momento. Las compañías navieras, bajo la supervisión de Sanidad Exterior, podrán tomar la temperatura a los pasajeros en un viaje internacional antes de su llegada a puerto español.

Control visual

No se dan detalles sobre este criterio en concreto, que el BOE se limita a nombrar este paso como "un control visual sobre el estado del pasajero".

Casos sospechosos: segundo control

Tras el triple control, los pasajeros con una temperatura superior a 37,5 ºC y aquellos que en base a la información contenida en el formulario de salud pública o tras el control visual se sospeche que pudieran padecer coronavirus u otra patología transmisible, serán sometidos a una nueva evaluación sanitaria, con el fin de determinar si existe sospecha de riesgo para la salud pública.

El control secundario incluirá una nueva toma de la temperatura y una evaluación de su estado clínico y epidemiológico. En el caso de que tras la nueva evaluación sanitaria se confirme la sospecha de que el pasajero pudiera padecer una patología que pudiera suponer un riesgo para la salud pública, se activarán los protocolos de alerta sanitaria establecidos para, en coordinación con las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas, proceder a su derivación a un centro sanitario.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios