ALEMANIA SE SUMA AL CIERRE DE FRONTERAS

El cierre de fronteras en la UE amenaza a Schengen y los suministros

Alemania se une al cierre de fronteras ya decretado por otros países europeos a pesar de las indicaciones contrarias por parte de la Comisión, que ve amenazada la libertad de movimiento

Foto: Controles sanitarios en la frontera entre Polonia y Alemania. (Reuters)
Controles sanitarios en la frontera entre Polonia y Alemania. (Reuters)

“Algunos controles pueden estar justificados, pero la prohibición general de viaje no se considera una medida efectiva por parte de la Organización Mundial de la Salud”, explicaba este viernes Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, que señalaba que “tienen un fuerte impacto social y económico”, además de afectar a las vidas de los ciudadanos de las zonas fronterizas. Y solo en unas horas Dinamarca, República Checa y Polonia cerraban sus fronteras. Alemania se ha sumado este domingo y comenzará a realizar controles a partir del lunes.

Lo que no consiguió la crisis migratoria de 2015 ni la crisis de seguridad durante la época de más atentados terroristas en Europa, la amenaza a la zona Schengen y a la libertad de movimiento de los millones de ciudadanos europeos, lo está logrando el coronavirus, una crisis sanitaria ante la que la UE está siendo incapaz de tomar medidas sanitarias conjuntas.

Situación en la frontera austriaca. (Reuters)
Situación en la frontera austriaca. (Reuters)

Los controles, que se producen por las fronteras terrestres, así como en aeropuertos y puertos, se ven desde Bruselas como una amenaza a la libertad de movimiento y como la cristalización de una falta de cooperación y una actitud de ‘sálvese quien pueda’ por parte de los Estados miembros. Además, las instituciones tienen competencias muy reducidas en materia sanitaria y dependen de la cooperación de las mismas capitales que toman medidas contrarias a las recomendadas por Bruselas.

Fuentes diplomáticas españolas explican que se están haciendo planes de contención ante los cierres de fronteras para estudiar las necesidades de los distintos países europeos, de forma que queden garantizados los suministros básicos, como los médicos o alimentarios. La Comisión Europea trabaja en un plan de controles sanitarios fronterizos para tratar de frenar la sangría y evitar que haya más cierres que amenacen la libertad de movimiento.

Bruselas está preocupada también por la situación de los trabajadores transfronterizos, que deben cruzar fronteras internas de la Unión Europea, así como por el impacto sobre el comercio, como ha quedado demostrado en las kilométricas colas generadas en la frontera entre Austria e Italia. No es solo un problema de libertad de movimiento, también lo es de integridad del Mercado Único y de garantía de suministros.

Ante la situación, que empeora por momentos, Von der Leyen ha enviado un mensaje en vídeo este domingo por redes sociales, anunciando que en las próximas horas la Comisión Europea presentará "directrices" para que las capitales implementen "medidas fronterizas". "Proteger la salud de la gente no debería bloquear bienes y material esenciales para que lleguen a los pacientes, sistemas de salud, las fábricas y las tiendas", ha explicado la alemana.

"Si no tomamos acciones ahora, las tiendas empezarán a encontrar dificultades para recuperar sus stocks de determinados productos que vengan de otro lugar del Mercado Único. En este momento de crisis es de total importancia mantener nuestro mercado interior funcionando. En general las medidas a nivel nacional solo son efectivas si están coordinadas con los países vecinos, en particular en las regiones fronterizas”, ha señalado Von der Leyen, que ha explicado que el cierre de fronteras están generando que "miles de conductores de camiones y autobuses" estén "parados en parkings, creando más riesgo sanitario y afectando a las cadenas de suministros".

Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. (Reuters)
Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. (Reuters)

Alemania se ha sumado este domingo a Dinamarca, República Checa y Polonia y cerrará fronteras a partir del lunes con Francia, Suiza y Austria. También tiene cerrada su frontera con Italia la propia Austria, cuya frontera con Hungría fue cerrada por Budapest, que también cerró el paso fronterizo con Eslovenia. Eslovaquia también anunció nuevos controles fronterizos. Hay, además, limitaciones de llegadas de los países más infectados en muchos otros Estados miembros y controles sanitarios en otras fronteras.

Muchas voces critican en la capital comunitaria que se estén tomando estas acciones radicales precisamente por la falta de acciones previas por parte de los países cuando la situación se encontraba en la primera fase. Los ministros de Sanidad, que mantenían un contacto más o menos continuo, no acordaban criterios comunes a la hora de detectar la enfermedad, ni siquiera de hacer pruebas. La Comisión Europea y sus agencias desconocían qué países estaban haciendo qué tipo de pruebas. La descoordinación ha sido total y se ve el cierre de fronteras como el resultado final de esa improvisación a nivel europeo.

La UE ha recibido mal la decisión unilateral de Estados Unidos de cortar cualquier llegada desde Europa, pero lejos de intentar seguir otro ejemplo, las mismas capitales que se habían sentido más traicionadas por Washington hacen lo mismo con otros socios europeos.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios