Japón se reconcilia (a medias) con los Juegos Olímpicos... 22 oros y 46 medallas después
  1. Mundo
Cambia la tendencia de apoyo

Japón se reconcilia (a medias) con los Juegos Olímpicos... 22 oros y 46 medallas después

En apenas dos semanas, los japoneses han pasado de un 83% contrarios a los JJOO a apoyarlos en un 73% en lo que está siendo su mejor cita olímpica deportivamente

placeholder Foto: La pista del Estadio Olímpico de Tokio. (Reuters)
La pista del Estadio Olímpico de Tokio. (Reuters)

Los Juegos Olímpicos de Tokio han tenido prácticamente todo en contra para poder ver la luz: retraso de un año por la pandemia de coronavirus, un presupuesto triplicado (que los convierten en uno de los JJOO más caros de la historia), una opinión pública muy en contra de su celebración, que se produce en medio del mayor pico de contagios desde hace meses en la ciudad de Tokio y, para poner la guinda, sin público local en los eventos, que han tenido que contentarse con verlos retransmitidos por televisión. Los sondeos de las semanas previas al inicio de los Juegos eran más que claros: hasta un 83% de los japoneses consultados se mostraba contrario a su celebración. Lo curioso es que, una vez iniciados, la tendencia ha cambiado diametralmente y las encuestas muestran ahora un nivel de apoyo de hasta el 73%. Japón se ha reconciliado con sus Juegos Olímpicos.

Quizá las 46 medallas (22 oros), que los colocan como tercera mejor nación en el medallero, solo por detrás de dos gigantes como China y EEUU, ha podido ayudar a cambiar esa percepción.

Foto: Imagen: Learte

Durante los meses previos a la cita olímpica, las encuestas iban reflejando una tras otra el descontento de los japoneses: los más radicales apostando por cancelarlos, y los más moderados proponiendo una nueva prórroga para evitar una quinta ola de covid-19. El retraso de un año no solo tuvo consecuencias a nivel administrativo, sino también económico. Si en 2019 el presupuesto de los Juegos Olímpicos de Tokio ascendía a 12.600 millones de dólares (casi el doble que en 2013, cuando se le concedieron), en 2020 el total ascendió a 15.840 millones de dólares, según estimaciones de medios de comunicación. Sin embargo, auditorías internas realizadas por el propio Gobierno nipón aseguran que el coste total de los Juegos Olímpicos de Tokio será, al menos, de 25.000 millones de dólares, más del triple de la cantidad inicialmente presupuestada.

A pesar de que las autoridades japonesas han asegurado que más de 6.700 millones de dólares han sido financiados por empresas y fondos privados, todo apunta que Tokio 2020 serán los Juegos Olímpicos más caros de la historia, superando los 14.950 millones de dólares de Londres 2012. Si los Juegos Olímpicos hubieran sido cancelados, las pérdidas habrían ascendido a unos 16.400 millones de dólares, además del golpe anímico que hubiera supuesto para los japoneses.

placeholder Una protesta en contra de los Juegos Olímpicos en Tokio. (Reuters)
Una protesta en contra de los Juegos Olímpicos en Tokio. (Reuters)

Sin embargo, el descontento no era solamente por el dinero: en medio del peor pico de contagios en la metrópoli, los tokiotas se han visto impedidos de poder asistir a los encuentros deportivos que se celebraran en su propia ciudad y se han encontrado con la poco halagüeña situación de que las autoridades les pidan seguir los Juegos por televisión, una fiesta que como contribuyentes a las arcas del estado ellos han ayudado a financiar.

Pero algo ha cambiado.

Ganas de presenciar los juegos ha habido y hay a día de hoy: solo hace falta ver la asistencia de público que había en las diversas pruebas ciclistas que se han celebrado en las inmediaciones del monte Fuji o en el mismo circuito donde se celebraron los finales de las competiciones. También se llenaron de público las inmediaciones de la competición de triatlón en Odaiba o el numeroso público que asiste a la competición de ciclismo en pista en el velódromo de Izu, por poner solo unos ejemplos.

Ya en la noche de la ceremonia de inauguración se pudieron observar estas dos tendencias opuestas: mientras que un grupo de personas se manifestaba en contra de la celebración del evento olímpico, hubo una buena parte de tokiotas que se acercaron a los barrios de Sendagaya y Jingumae para poder ver desde la calle y algunas terrazas cómo se desarrollaba la sobria celebración, sin que en ningún momento hubiera enfrentamiento alguno. “Las vidas humanas son más importantes que las medallas”, gritaban los manifestantes, pero poco caso les hicieron.

Éxitos en el medallero

A las ganas de Juegos se han añadido los múltiples éxitos cosechados por los deportistas y atletas olímpicos japoneses. Hasta el momento, Japón se ha hecho con 46 medallas, de las que 22 son de oro, apenas cinco por detrás de Estados Unidos. De hecho, hasta el comienzo de las pruebas de atletismo, Japón superaba con holgura a EEUU y se mantenía en segundo puesto en el medallero internacional. Son los JJOO en los que más medallas han cosechado de toda su historia olímpica, incluida la última vez que acogieron unos Juegos, en 1964, cuando se hicieron con 29 medallas, 16 oros. 2021 es también la cita en la que han conseguido más oros, y con diferencia.

Estos éxitos deportivos no solo han supuesto un cambio de tendencia respecto a la aceptación del evento olímpico, sino que, además, las tiendas que venden 'merchandishing' de Tokio 2020 han notado un fuerte incremento de las ventas. Incrementos similares se han sucedido también con algunos de los 'sponsors' oficiales, a pesar de que muchos de ellos intentaron desmarcarse de la imagen olímpica por temor a caídas de ventas.

Foto: El equipo italiano de esgrima celebra su medalla de plata en Tokio 2020. (EFE)

Este renacido pero prudente espíritu olímpico de los tokiotas se puede ver en una gran parte de los ciudadanos. "Ahora la mayoría de la gente está más tranquila, porque entiende que los juegos ya no se pueden cancelar y también al final están contentos porque muchos deportistas japoneses ganan muchas medallas y disfrutan los partidos", afirma la tokiota Konomi Karen. "Claro que algunos todavía están en contra, pero creo que en general la gente está contenta; yo, personalmente, estoy disfrutando y contenta, no solo porque han ganado medallas los deportistas japoneses, sino también porque todos hicieron muchos esfuerzos y dan energía y esperanza", asegura la joven. Un sentimiento que comparte Chikako Miyataki: "Al principio pensaba que no debían celebrarse los Juegos Olímpicos en Tokio con esta situación actual [del coronavirus], pero una vez comenzaron me emocioné mucho".

"No creo que realmente haya muchos japoneses que estén descontentos con los Juegos Olímpicos como nos dicen la televisión japonesa; supongo que los más perjudicados son solo aquellos que tienen restaurantes, ya que no están contentos con el Gobierno japonés que restringe su actividad comercial en las declaraciones de estado de emergencia [por el covid]", defiende Shinzo Tokushige, que se muestra partidario de la celebración de la cita olímpica.

placeholder Oro japonés en gimnasia artística masculina. (Reuters)
Oro japonés en gimnasia artística masculina. (Reuters)

Pero ni todos los oros del mundo pueden convencer a algunos. "La población japonesa no ha cambiado nada desde el principio: una cosa es la reacción de rechazo a la celebración forzada de los JJOO a pesar de la pandemia, que podríamos interpretarla como la desconfianza en la actitud del Gobierno japonés, y la otra es el respeto y elogios a los atletas", asevera Daisuke Kimura, aficionado al baloncesto (este mismo miércoles, Japón se ha clasificado por sorpresa para la semifinal de baloncesto femenino, tras superar al fortísimo combinado de Bélgica).

A pesar de todo, algunos responsables de salud y médicos aseguran estar preocupados por las celebraciones en grupo que se están produciendo y que multiplican el riesgo de expansión del virus. Su mayor temor es que, en una atmósfera festiva y de celebraciones, estos Juegos Olímpicos podrían acabar —a la larga— en un mar de lágrimas para muchos.

Japón Juegos Olímpicos
El redactor recomienda