Más del 11% de su población ya vacunada: Israel lidera la vía rápida hacia la inmunidad
  1. Mundo
Inoculados de la primera dosis

Más del 11% de su población ya vacunada: Israel lidera la vía rápida hacia la inmunidad

En apenas 12 días desde que inició la campaña de vacunación 'Operación Latet Katef', Israel ha suministrado más de un millón de vacunas, algo más del 11% de la población total

placeholder Foto: Un ultraortodoxo recibe la vacuna en Jerusalén. (EFE)
Un ultraortodoxo recibe la vacuna en Jerusalén. (EFE)

Si 2020 fue el año de la pandemia, 2021 promete ser el año de la vacuna. La compañía Pfizer ha distribuido ya millones de dosis, y Moderna otras tantas. La vacuna de Oxford y AstraZeneca, que ni siquiera necesita una segunda dosis para garantizar un alto porcentaje de inmunidad, acaba de ser aprobada en Reino Unido para su distribución. China tiene ya dos vacunas en circulación y está vendiendo cargamentos a otros países, desde Latinoamérica a África. Más de 9 millones de dosis han sido administradas en todo el mundo. Y el país que lleva la delantera en esa carrera de la vacuna es Israel, con algo más de un 11% de su población ya inoculada de la primera dosis, pendientes de la segunda.

La velocidad a la que el país está vacunando a su población es tal que se están quedando ya sin viales, a la espera de recibir nuevos cargamentos. Si logra mantener el ritmo y asegurar los próximos suministros, Israel podría ser el primer país en inmunizar a su población. Y, según las expectativas del gobierno, se podría lograr tan pronto como en la próxima primavera. Según el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, se espera haber vacunado a más del 25% de la población para finales de enero.

Foto: La vacuna china. (Reuters)

"Israel es el campeón mundial en vacunas", declaró Netanyahu el pasado martes. "Quizá seamos el primer país del mundo en emerger de este coronavirus".

En apenas 12 días desde que inició la campaña de vacunación 'Operación Latet Katef' (que se podría traducir como 'arrimar el hombro'), Israel ha suministrado más de un millón de vacunas, algo más del 11% de la población total del país y cerca del 42% de los mayores de 60 años, según los últimos datos del Ministerio de Salud israelí a 1 de enero. Los primeros en ser vacunados están siendo los trabajadores sanitarios, los mayores de 60 y grupos de personas de riesgo. En las últimas tandas se está vacunando también a los profesores, en un intento de retomar la normalidad en un país que va ya por su tercer confinamiento y donde los contagios siguen todavía al alza, con más de 5.200 nuevos casos diarios.

Además de la velocidad a la hora de asegurarse un suministro inicial de la vacuna de Pfizer, con llamadas de madrugada del propio primer ministro Netanyahu a los ejecutivos de la farmacéutica (también habría pagado un precio por dosis muy superior a otros países para asegurarse su suministro, según la prensa local); el pequeño tamaño de Israel; los desarrollados sistemas de control y digitalización; así como un buen sistema de salud, con el despliegue a marchas forzadas de 325 puestos de vacunación por todo el país desde en estadios a tiendas de campaña en la plaza central de Tel Aviv, han facilitado la rápida vacunación de las más del millón de personas que ya han recibido al menos la primera dosis.

Pese a su pequeño tamaño y apenas 9 millones de habitantes, Israel es el cuarto país del mundo que más dosis de la vacuna ha administrado, solo por detrás en términos absolutos de China (4,5 millones de dosis) y Estados Unidos (2,79 millones), y empatado con el Reino Unido. En términos relativos a su población, Israel es el líder indiscutible, con 11,5 vacunados de cada 100 habitantes. Tras Israel se colocan Baréin (un pequeño país del Golfo con una población de apenas 1,5 millones), con 3,45 personas vacunadas por cada 100 habitantes (cerca del 3% de su población), y Reino Unido, de los primeros países en comenzar su campaña de vacunación el pasado 8 de diciembre, con 1,47 por cada 100.

El ratio de vacunación diaria ha superado incluso las expectativas de las propias autoridades sanitarias israelíes, que confiaban en poder suministrar entre 60.000 y 80.000 dosis diarias. Solo en el 31 de diciembre, se vacunó a 153.430 personas, tras varios días rompiendo récords por encima de los 150.000 vacunados diarios. Hace tres días, cuando Israel alcanzaba los 100.000 vacunados diarios, medios locales estimaban que apenas tardaría 10 días en vacunar a toda su población anciana, unos 1,4 millones de personas. Hoy y si mantiene estos ratios, el plazo será mucho más corto. Actualmente, Israel vacuna a casi el 2% de su población diariamente, confiando en que pronto empiecen a verse los resultados y logre domeñar una curva de contagios desatada.

El pasado domingo 26 de diciembre el país entró en un nuevo confinamiento durante al menos dos semanas, pero fuentes sanitarias han advertido que seguramente se prolongará durante un mes.

Foto: Un judío ultraortodoxo en Ashdod, Israel. (Reuters)

El problema ahora es que el país se está quedando sin dosis suficientes de la vacuna. A menos de que se llegue a un acuerdo para que los suministros de vacunas de Pfizer comprometidos para febrero lleguen antes de lo previsto, las existencias actuales se agotarán en unos 10 días al ritmo actual de vacunación, según una información del Canal 13. El Gobierno israelí está negociando con la farmacéutica Pfizer para adelantar los tres millones de dosis de vacuna comprometidas de febrero a enero, y el ministro de Sanidad, Yuri Edelstein, ha admitido que el país puede verse forzado a tener que paralizar "durante un periodo corto" la campaña de vacunación de las primeras dosis de la vacuna, aunque ha insistido en que "no habrá escasez de la segunda dosis". En marzo y abril, Israel recibirá tres millones más, lo que elevará el total diez millones. Es decir, que se podrá vacunar a 5 millones de personas (la vacuna de Pfizer requiere dos dosis), más de la mitad de la población del país.

"Incluso si tuviéramos que detener [la vacunación] durante dos semanas, Israel estaría muy por delante de otros países" en vacunaciones per cápita, ha sostenido Edelstein, que el 1 de enero asistió, junto al 'premier' Netanyahu y otros ministros, a una rueda de prensa televisada en un centro de salud con motivo de la vacunación número 1 millón. La primera persona en vacunarse fue, en directo y en televisión, el propio Benjamín Netanyahu el 19 de diciembre.

La cuestión ultraortodoxa y los palestinos

Durante los distintos confinamientos, Israel se ha enfrentado a grandes dificultades para lograr la colaboración de la comunidad ultraortodoxa, que se ha enfrentado -a veces incluso violentamente- a las medidas de restricción, especialmente las relativas a las celebraciones religiosas o las limitaciones de asistencia a eventos públicos y reuniones privadas. Según los datos del Ministerio, un altísimo porcentaje de los contagios se registran entre los ultraortodoxos, que apenas suponen un 12% de la población israelí.

De hecho, que las autoridades sanitarias vacunen también durante el 'sabbath', día sagrado de descanso para los judíos, ha generado también rechazo en la comunidad ultraortodoxa. Autoridades religiosas como el rabino (y viceministro de Transportes) Uri Maklev han criticado duramente al Ministerio de Sanidad por no suspender la campaña de vacunación en sábado: "¿Cómo puede haber una bendición al trabajo que tienen entre manos cuando dañan el Shabbat y al público [religioso] de una manera tan seria?" Sin embargo, otras autoridades de grupos ultraortodoxos judíos han intentado convencer a sus afines para que se vacunen, según recoge el Jerusalem Post.

Estos esfuerzos se complementan con la campaña gubernamental contra la desinformación antivacunas. El Ministerio de Justicia ha solicitado a Facebook que suspenda a los grupos que publiquen "contenido diseñado para engañar sobre las vacunas del coronavirus", y la red social ha aceptado.

placeholder Un judío ortodoxo recibe una dosis de la vacuna (EFE)
Un judío ortodoxo recibe una dosis de la vacuna (EFE)

Pero mientras Israel vacuna a marchas forzadas a su población, los miles de palestinos que viven en zonas bajo ocupación de Israel en Cisjordania, y por supuesto aquellos en Gaza, no están incluidos en la campaña de vacunación. Los colonos israelíes en los asentamientos en Cisjordania sí que están siendo vacunados. Objeto de numerosas críticas por la exclusión en la campaña de vacunación, con respecto al caso de los palestinos que viven en zonas de Cisjordania bajo control de Israel, las autoridades israelíes aseguran que la responsabilidad sanitaria es cuestión de la Autoridad Palestina, y han insinuado que ésta no ha solicitado ayuda.

Los palestinos tendrán que esperar hasta al menos hasta primavera de 2021 como pronto para poder recibir vacunas dentro de la iniciativa COVAX para países en desarrollo. En febrero llegarían las primeras dosis desde la Organización Mundial de la Salud, que apenas bastarían para vacunar al 3% de los 5 millones de palestinos tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coronavirus Israel
El redactor recomienda