¿Cómo ocurrió la explosión de Beirut? Reconstrucción de una tragedia evitable
  1. Mundo
Un barco ruso con destino Mozambique

¿Cómo ocurrió la explosión de Beirut? Reconstrucción de una tragedia evitable

Las primeras hipótesis, cada vez más firmes, apuntan a una negligencia que incluye un carguero ruso bajo bandera moldava y un cargamento olvidado con destino a África

placeholder Foto: Escena de la explosión en Beirut este martes. (EFE)
Escena de la explosión en Beirut este martes. (EFE)

Más de 130 muertos. Unos 5.000 heridos. Al menos un centenar de personas desaparecidas. Centenares de viviendas destrozadas y miles de personas sin hogar. Daños por entre 3 y 5 mil millones de dólares. Un Beirut que recuerda a las escenas post guerra civil. Un país en riesgo de escasez alimentaria por los silos de grano destruidos. Un cráter de 70 metros de radio en el epicentro de la explosión, que llegó a sentirse en 200 kilómetros a la redonda, hasta Chipre. La magnitud de la tragedia que ha vivido el Líbano este martes, tras la explosión que ha sacudido el puerto y el centro de Beirut, es un "desastre nacional".

[El antes y el después de la explosión en Beirut]

Pero, entre los escombros y la confusión, ¿cómo se produjo la explosión? Esto es lo que se conoce por ahora, y las primeras hipótesis, cada vez más firmes, apuntan a una negligencia "escandalosa" por parte de las autoridades libanesas, que permitió la explosión química de casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio abandonadas durante seis años y que incluyen un carguero ruso bajo bandera moldava y un cargamento olvidado con destino a África.

El epicentro de la explosión, el Almacén 12 en el puerto de Beirut, alojaba en su interior 2.750 toneladas de nitrato de amonio, un material altamente reactivo y utilizado como componente de explosivos para demoliciones. Pese a la peligrosidad del material, las autoridades libanesas han admitido que el cargamento llevaba pobremente almacenado, y casi sin especial vigilancia, desde hacía seis años, en unos almacenes localizados a menos de 100 metros de zonas residenciales.

Las investigaciones se centran ahora en cómo llegó semejante cargamento de nitrato de amonio al puerto de Beirut y qué extraña cadena de casualidades, accidentes y negligencias permitió finalmente que se produjera la explosión.

Los documentos portuarios permiten seguir la pista del nitrato de amonio hasta septiembre de 2013, cuando el 'Rhosus', un barco de propiedad rusa y bandera moldava, que partió de Georgia con destino Mozambique y que fue obligado a amarrar en el puerto de Beirut por problemas técnicos.

placeholder Imágenes de satélite antes y después de la explosión. En la imagen inferior, puede distinguirse el cráter dejado por la explosión. (Reuters)
Imágenes de satélite antes y después de la explosión. En la imagen inferior, puede distinguirse el cráter dejado por la explosión. (Reuters)

Poco a poco, las piezas del relato van encajando. Este mismo miércoles, Georgia ha reconocido que el cargamento de nitrato de amonio que estalló el martes en Beirut fue producido por una empresa nacional y salió de un puerto georgiano. "Dicha carga retenida en Beirut abandonó el puerto de Batumi rumbo a Mozambique (puerto de Bira) a bordo del carguero 'Rhosus' con bandera moldava e inscrito en el puerto moldavo de Giurgiulesti", afirmó un representante de la Agencia de Transporte Marítimo del Ministerio de Economía de Georgia, en declaraciones recogidas por la agencia EFE. El nitrato de amonio es uno de los rubros de exportación de Georgia, que anualmente exporta grandes cantidades de este reactivo, y solo en lo que va de 2020, desde el puerto de Poti (en el Mar Negro) se han exportado 52.307 toneladas de este material.

El 'Rhosus' no volvió a salir del puerto de Beirut. Según 'Shiparrested.com', una organización que ofrece asesoramiento a buques retenidos, las autoridades portuarias libanesas impidieron al buque salir del puerto de Beirut. Los propietarios abandonaron el barco, y la tripulación, tras quedarse sin provisiones a bordo del barco atrapado durante semanas, pudo ser en su mayoría repatriada. "El dueño abandonó el barco. El cargamento era nitrato de amonio, es una sustancia explosiva. Y fuimos abandonados. Hemos estado viviendo durante meses junto a un barril de pólvora, como rehenes por las autoridades de aduanas", declaró hace seis años el capitán del Rhosus en una entrevista con medios rusos.

La carga, sin embargo, se quedó en Beirut, en principio a la espera de una subasta que nunca llegó. Ante los riesgos de dejarla dentro del barco, y sin ninguna orden concreta sobre cómo proceder, se descargó en los almacenes del puerto, donde quedó durante seis años.

¿Lo peor? Que las autoridades libanesas sabían que el nitrato de amonio abandonado seguía almacenado -durante más de un lustro- en el puerto de Beirut, y eran conscientes de su peligrosidad.

Comienzan los arrestos

"Es inaceptable que un cargamento de 2.750 toneladas de nitrato de amonio hayan estado durante seis años en un almacén, sin tomar medidas preventivas", ha declarado el primer ministro libanés, Hassán Diab. "Es inaceptable y no podemos quedar en silencio. Lo que ha pasado hoy [el martes] no quedará sin las debidas responsabilidades", ha añadido.

En las últimas horas, un número indeterminado de agentes y funcionarios de aduanas del puerto, presumiblemente responsables del almacenaje de los materiales, han sido puestos bajo arresto domiciliario a la espera que empiece a desarrollarse el proceso judicial sobre la explosión. "[La causa de la explosión] Ha sido negligencia", apuntan fuentes cercanas a la investigación a la agencia Reuters, que señalan que "no se hizo nada" para controlar el material. Hace menos de seis meses, un equipo de inspectores portuarios advirtieron que, si no se reubicaba el material, podría "hacer estallar todo Beirut", y que se trataba de una "bomba flotante", según las informaciones obtenidas por la agencia.

Sin embargo, la negligencia pudo no ser enteramente responsabilidad de las autoridades de aduanas. En una carta que ha sido distribuida por los medios de comunicación libaneses, fechada en 2017, el director de aduanas del momento advierte sobre "el peligro si los materiales se mantienen donde están, afectando a la seguridad de los empleados del puerto", y pedía su traslado, ya vendiéndolo a empresas locales (el nitrato de amonio es muy utilizado como fertilizante) o exportando el cargamento fuera del país.

Según documentos públicos obtenidos por Al Jazeera, las sucesivas autoridades aduaneras enviaron cartas similares en 2014, 2015 y 2016, avisando del peligro. Sin embargo, nadie dio la orden, y las 2.750 toneladas se quedaron en el Almacén 12.

Muy reactivo, pero difícil de incendiar

El nitrato de amonio, un químico industrial y principal componente de explosivos mineros y utilizado en ocasiones en demolición de edificios, no explota sin embargo así como así. De hecho, la característica principal del material es que es altamente reactivo y "oxidante", es decir, que atrae oxígeno al fuego, haciéndolo más intenso.

Según coinciden expertos, el cargamento probablemente estaba contaminado de algún tipo de aceite o gasoil, que fue lo que permitió su combustión y posterior explosión. Una combinación de altas temperaturas o una detonación externa también puede facilitar el estallido del nitrato de amonio.

Fuegos artificiales

Por el momento la principal hipótesis es esa, la de un incendio inicial externo que provocó la posterior explosión del nitrato de amonio, como aseguran las autoridades libanesas y parecen confirmar los vídeos publicados del momento. Se desconoce todavía cómo se produjo el incendio inicial, que generó una gruesa columna de humo blanco con destellos de lo que parecen ser fuegos artificiales. A los pocos minutos, el fuego llega a un segundo almacén (donde se almacenaría el nitrato de amonio) y se produce una enorme explosión seguida de una nube en forma de hongo de color rojizo. El fuerte color rojizo del humo, que más tarde se mantuvo durante horas en el cielo de Beirut, parece confirmar la presencia de químicos (como el nitrato de amonio) en la explosión.

Aunque no está confirmado todavía oficialmente que el incendio inicial se produjera en un almacén donde se guardaban fuegos artificiales y otras pirotecnias, las autoridades libanesas lo dibujan como la opción más plausible. En declaraciones recogidas por el medio LBCI Lebanon News, el director general de aduanas ha admitido que "muy probablemente", había un cargamento de fuegos artificiales en un almacén cercano (Almacén 9, donde se produjo el incendio inicial).

placeholder Vista general del puerto de Beirut tras la explosión. (EFE)
Vista general del puerto de Beirut tras la explosión. (EFE)

La magnitud de la explosión, desató en un inicio teorías que apuntaban a un posible misil (lanzado desde Israel) o "alguna bomba de algún tipo", según apuntó el presidente estadounidense, Donald Trump, aunque sin ofrecer información que corroborase la teoría. "Me he reunido con algunos de nuestros grandes generales y ellos parecen sentir que lo fue [un ataque]. Esto no fue un suceso tipo una explosión industrial", afirmó el mandatario. Israel, por su parte, ha negado que se tratara de un misil suyo contra un presunto objetivo de Hezbolá, milicia chií presente en el Líbano. Las posteriores informaciones, así como imágenes desde distintos ángulos del momento de la explosión, han ido alejando estas teorías de un ataque militar.

Una fuente del Departamento de Defensa y otra de la inteligencia militar estadounidense han afirmado a la agencia AP, en condición de anonimato, que no hay indicaciones de que la explosión se deba a un ataque de otro país o fuerzas 'proxy' y milicias.

Líbano
El redactor recomienda