al nadar demasiado cerca

Una joven, herida tras ser alcanzada por una ballena en un 'tour' de nado en Australia

La legislación de la zona insiste en mantener una distancia de seguridad con los animales marinos: nunca se puede entrar al agua a menos de 100 metros de una ballena

Foto: Orcas y ballenas jorobadas en la costa de Ningaloo, en Australia (Reuters)
Orcas y ballenas jorobadas en la costa de Ningaloo, en Australia (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Una joven de 29 años ha tenido que ser ingresada en un hospital tras resultar herida mientras nadaba en el área del arrecife de Ningaloo, en la costa de Exmouth (Australia Occidental), donde fue golpeada por la cola de una ballena jorobada. Según ha publicado la prensa australiana, la mujer estaba en un 'tour' de nado por la zona, y fue alcanzada por la cola del animal, por lo que se entiende que se había acercado demasiado al mismo. La legislación de Australia Occidental es clara con las distancias de seguridad con los mamíferos marinos de la región: nunca se puede acercar una embarcación a menos de 100 metros de una ballena, ni nadar a menos de 30 metros de ellas; de hecho, aunque se pueda uno acercar a 30 metros, esta distancia cuenta cuando ya está uno en el agua, es decir, no se puede entrar al agua desde cualquier tipo de embarcación a menos de 100 metros de donde se encuentre el animal.

El Hospital Royal Pearth, al que fue trasladada, ha confirmado que la mujer se encuentra en estado grave, aunque estable. Según la ABC, la tripulación de rescate marino recibió una llamada de alerta pero una vez que la mujer logró regresar al barco de la turoperadora se suspendió la llamada, por lo que la cadena australiana entiende que fueron los mismos de la operadora los que la transportaron en barco al hospital de Exmouth, desde donde luego fue trasladada a Pearth. El informe médico señala que la mujer se rompió varias costillas y sufrió una hemorragia interna.

Fotografía facilitada por WWF International de un tiburón ballena que nada en la reserva marina de Ningaloo (EFE)
Fotografía facilitada por WWF International de un tiburón ballena que nada en la reserva marina de Ningaloo (EFE)

Fuentes no oficiales citadas por la cadena BBC aseguran que la mujer se quedó atrapada mientras nadaba entre dos de los mamíferos, que pueden alcanzar un tamaño de hasta 19 metros. Otras personas que formaban parte del grupo, que se había trasladado a la zona para hacer una ruta de esnórquel, fueron testigo del accidente aunque ningún otro sufrió daños; ahora, las autoridades abrirán una investigación en torno a la operadora encargada del 'tour': la natación con ballenas jorobadas está autorizada en la zona, aunque con limitaciones: supervisada por el Departamento de Biodiversidad, Conservación y Atracciones, solo hay una quincena de turoperadores que tienen licencia para hacerlo.

Las expediciones para nadar o hacer esnórquel cerca de los animales deben hacerse siempre con guía, y nunca en grupos de más de nueve personas; además, existen una serie de distancias de seguridad que hay que mantener tanto con las ballenas como con los delfines o dugongos de la región. El Departamento de Biodiversidad ha confirmado que está evaluando qué es lo que ocurrió en este accidente; y aunque nunca había ocurrido nada parecido hasta la fecha, nadar con ballenas jorobadas es una actividad que implica algún que otro riesgo inherente.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios