África, islas, sudeste asiático

55 países todavía escapan del coronavirus: ¿suerte, prevención u ocultación de datos?

Con 162 países y territorios infectados, aquellos que han logrado librarse de la enfermedad empiezan a parecer un raro archipiélago en un mundo casi enteramente conquistado por el virus

Foto: (María Zuil)
(María Zuil)

Cada día, la pandemia del coronavirus Covid-19 cruza una frontera más e infecta nuevos países. Con 162 países y territorios infectados a día de hoy, aquellos que han logrado librarse de la enfermedad empiezan a parecer un raro archipiélago en un mundo casi enteramente conquistado por el virus, que ha infectado ya a más de 183.300 personas.

Un puñado de países africanos, algún país centroamericano, varios países del sudeste asiático, Corea del Norte, Siria y esos minúsculos países isleños que plagan los mares y océanos pacífico y caribeño. Pero, ¿cómo lo han conseguido? ¿Se trata de suerte, medidas drásticas de prevención, aislamiento o simplemente ocultación de los datos?

Corea del Norte

Uno de los países más herméticos del mundo, Corea del Norte mantiene su estatus como "libre de coronavirus" pese a su cercanía y dependencia de China. Según la información ofrecida por los medios estatales norcoreanos, las medidas aplicadas por el gobierno de Kim Jong Un habrían sido draconianas: cerrar su frontera con China, suspender vuelos turísticos y aplicar una cuarentena militar a miles de casos sospechosos y sus familias. Corea del Norte ha declarado que la prevención de la propagación del coronavirus es una cuestión de "supervivencia nacional", y por el momento sus autoridades se muestran —públicamente— satisfechas. Incluso Kim Jong-un mandó una carta a finales de la semana pasada al presidente surcoreano deseándole que Corea del Sur supere el brote de coronavirus en el país, que suma ya 8.400 casos.

Pero la debilidad del sistema de salud norcoreano y el hermetismo del régimen no favorecen la confianza en sus números. El pasado 14 de marzo, el comandante de las fuerzas estadounidenses en Corea del Sur, Robert Abrams, afirmó que EEUU está "bastante seguro" de que hay casos de coronavirus en Corea del Norte debido, curiosamente, a la falta de actividad militar. El ejército de Corea del Norte habría estado "fundamentalmente bloqueado" durante casi un mes y no voló un solo avión durante 24 días antes de reanudar su entrenamiento de rutina, lo que para EEUU implica serias perturbaciones provocadas por el virus.

Activistas opositores en Corea del Sur han afirmado, citando a fuentes dentro de Corea del Norte, que los funcionarios de salud han estado clasificando las muertes que probablemente se deban al Covid-19 como causadas por una neumonía, y que rápidamente creman restos para evitar el examen.

Por comparar, la última epidemia de fiebre porcina en China infectó a gran parte de las existencias norcoreanas y más tarde cruzó a Corea del Sur a través de la zona desmilitarizada. Es decir, pese al cierre de fronteras aplicado por el gobierno norcoreano, en función de las experiencias anteriores se podría entender que es fácil que el coronavirus haya podido cruzar al país.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recibió permiso para transportar equipos de diagnóstico y médicos a Corea del Norte, pero según denunciaron después, a la delegación de la OMS no se le permitió abandonar el hotel como una medida de "cuarentena" y "precaución" impuesta por las autoridades. La mayoría de extranjeros en el país, fundamentalmente persona de embajadas y ONG, fueron puestos en cuarentena al inicio del brote y muchos de ellos más tarde instados a abandonar el país.

Sudeste asiático

La ausencia de coronavirus en países del sudeste asiático, o incluso el retraso con el que se anunciaron los primeros casos en países como Indonesia y Tailandia, ha preocupado especialmente a los expertos. Y detrás hay un cóctel de clientelismo hacia China, regímenes poco transparentes y especialmente una escasa capacidad de vigilancia de la cadena de contagios.

Myanmar y Laos tienen ambos frontera terrestre con China, y todavía no han reportado ningún contagio por coronavirus. Tampoco Timor Oriental. Todos estos países, en el sudeste asiático, han mantenido conexiones aéreas con China y reciben miles de turistas del gigante asiático.

Mapa de países y contagios en el sudeste asiático. (M. Zuil)
Mapa de países y contagios en el sudeste asiático. (M. Zuil)

Según un estudio del Centro para las Dinámicas de las Enfermedades Contagiosas de la Escuela Harvard T.H.Chan de Salud Pública de Boston, en EEUU, era “estadísticamente implausible” que Camboya y Tailandia no hubieran informado de más casos, y “virtualmente imposible” que Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo, no hubiera (en el momento de la publicación) reportado ni un solo caso. En el sudeste asiático, Myanmar y Laos continúan sin informar de ningún caso de coronavirus Covid-19, mientras que Indonesia solo informó de un primer caso ya en marzo (ahora está en 117), Camboya ha informado de apenas 12 y Tailandia 114. Las muertes siguen siendo mínimas en la región (5 en Indonesia, una en Tailandia). “No es que estos países tengan suerte”, dice Marc Lipsitch, el director del centro y uno de los autores del estudio: “Es que faltan casos por reportar”. Solo Indonesia recibe a alrededor de 2 millones de turistas chinos anualmente. En el momento del brote, se estima que había 5.000 turistas chinos, 200 de Wuhan. Ninguno fue puesto en cuarentena. Indonesia no informó de un primer contagio hasta el 2 de marzo.

Al comienzo del brote en China, varios de estos gobiernos en la región minimizaron la gravedad de la amenaza, expresando públicamente su cautela para no ofender a China, una superpotencia de la que dependen fuertemente sus economías. Muchos de esos gobiernos mantuvieron sus vuelos con China, más allá de suspender las rutas a Wuhan, epicentro de la epidemia. “Seguramente el deseo de no alienar a China fue un factor”, señala el investigador para el Sudeste asiático del Council of Foreign Relations Joshua Kurlantzick en un artículo de la revista Time.

En esos primeros meses, se sugirieron en cambio remedios naturales, desde consumir cebollas o alcohol.

Al miedo de soliviantar a China con excesivas precauciones, se añade la dificultad de seguir las cadenas de contagio o siquiera, de poder diagnosticar el coronavirus. Myanmar tiene una frontera de más de 2.100 kilómetros con China, que no ha cerrado. Pero hasta el 20 de febrero, cuando recibió unos kits donados por la OMS, ningún hospital doméstico tenía capacidad para diagnosticar el coronavirus. Hasta entonces, las muestras debían enviarse a Tailandia y Hong Kong, y los resultados no se recibían hasta más de una semana después.

Países africanos

Los primeros contagios han tardado más de un mes en llegar a África subsahariana, que no se ha visto todavía demasiado afectada por el coronavirus, a pesar de las predicciones de muchos expertos que advirtieron que el alto tráfico entre el continente y China, donde comenzó el brote, desencadenaría la infección en África. En cambio, han sido principalmente personas procedentes de Europa y América del Norte las que han llevado el virus a África, y en la mayoría de los países subsaharianos los contagios son hasta el momento importados, sin contagio local.

Algunos estudios sobre el coronavirus hablan de la temperatura, más cálida por lo general en el continente africano, podría ser un factor, aunque todavía no se ha demostrado.

Todavía quedan un buen puñado de países africanos que no han dado positivos, aunque son, precisamente, aquellos con sistemas de salud y de vigilancia sanitaria de la enfermedad más débiles. "Si bien podría ser cierto [que no haya casos de coronavirus] es más probable que las personas que han viajado con la infección no hayan tenido síntomas o hayan tenido síntomas muy leves y luego simplemente no se hayan informado a las autoridades de salud cuando enfermaron. Si las personas no se presentan en un centro de salud, es casi imposible capturarlas en el sistema nacional de vigilancia de enfermedades", explica la experta en bioseguridad Ngozi Erondu, investigadora asociada del programa de Salud Global en la Chatham House, a El Confidencial.

"Si bien la mayoría de los países africanos están mucho más preparados desde el brote de SARS de 2003 o el brote de ébola de 2014-16, los sistemas de salud (que detectan y tratan enfermedades) de África algunos de los más débiles del mundo". Es por eso que la OMS está siguiendo con especial preocupación el desarrollo de la pandemia en el continente.

Siria, Libia y Yemen

Siria, Libia y Yemen son tres países que no han declarado todavía ningún caso de coronavirus, pese a que sus vecinos sí han reportado varios positivos. Inmersos los tres en prolongados conflictos, su aislamiento (los aeropuertos de Yemen o Libia funcionan a trompicones) puede haber sido una de las razones por las que todavía no hayan reportado casos. Sin embargo, también se da que no tienen capacidad para hacerlo, especialmente cuando los tres tienen gobiernos multicéfalos que dificultan la vigilancia del coronavirus.

En Yemen luchan por el control los hutíes y el Gobierno apoyado por Arabia Saudí, además de zonas en las que son grupos terroristas como Al Qaeda quienes tienen el control. En Siria, el Gobierno de Bashar al Asad apoyado por Rusia ha avanzado hasta controlar gran parte de su antiguo territorio, pero quedan zonas todavía en manos de las tropas rebeldes o de los kurdos. De hecho, no ha sido hasta este mismo lunes que la OMS ha empezado a poder hacer test de diagnóstico en la zona controlada por los rebeldes. En Libia, el mariscal Khalifa Haftar ha reanudado su ofensiva contra el Gobierno de Acuerdo Nacional, reconocido oficialmente por la ONU, pero con escaso poder en el terreno. El sur de Libia es, por otra parte, un terreno controlado por varios grupúsculos terroristas, señores de la guerra o tribus bereberes locales. ¿Se puede informar de una enfermedad como el coronavirus en estas condiciones?

Países-islas

Su condición de islas, muchas veces además de muy pequeño tamaño, facilitan los controles de entrada ante el coronavirus. La primera medida clave para mantenerse alejados del virus la han tomado muchos de estos países isleños con la prohibición de que los cruceros, focos de la propagación del virus, pudieran atracar en sus muelles.

No son las únicas medidas: las islas del Pacífico (Islas Marshall, Nueva Caledonia, Tonga, Islas Cook, Samoa) han negado también el acceso a los buques de suministro y, en el caso de los reabastecimientos de aeronaves, han prohibido el contacto persona-persona durante estos procesos.

Aunque ayuda, estar físicamente aislado no es tampoco el escudo perfecto contra la expansión del coronavirus. Hace apenas dos días, Groenlandia, esa gigantesca isla helada casi en el casquete polar del norte de la tierra, informó de un primer caso.

El Salvador y otros países de Centroamérica

Tras un periodo en el que Latinoamérica parecía una de las "zonas seguras" del coronavirus, con el estallido del brote en Europa los casos comenzaron a multiplicarse en los países del continente sudamericano, aunque a menor ritmo que en otras áreas del mundo. Solo unos cuantos países, especialmente localizados en Centroamérica, todavía se mantienen sin casos confirmados. Uno de ellos es El Salvador, cuyo presidente Nayib Bukele ha ordenado estrictas medidas ya desde que empezaron a darse los primeros casos en países como Brasil, Colombia o México.

La Asamblea Legislativa decretó el domingo un estado de excepción para limitar algunos derechos constitucionales como medida para contener la entrada del virus al país, se está construyendo un nuevo hospital para tratar a los enfermos de coronavirus —"el más grande de Centroamérica", según el propio presidente— y se ha pedido a la población que permanezca en sus casas todo lo posible. Este martes, el país cerró finalmente todos los vuelos comerciales, después de un intenso rifirrafe entre Bukele y México, cuando el presidente salvadoreño impidió que aterrizara en el país un avión con, presuntamente, varios pasajeros provenientes del país azteca infectados de coronavirus.

Sin embargo, el propio Bukele no confía en que el país se mantenga eternamente sin casos confirmados de coronavirus. "Es muy probable que si los hayan [casos de coronavirus], pero aún no hemos detectado ninguno", ha afirmado. El Salvador posee actualmente 39 "centros de contención", en los que se encuentran más de 1.900 personas en cuarentena.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios