TRAS MÁS DE MEDIO SIGLO FUNCIONANDO

Japón dice adiós al 'shukatsu': muere su tradicional manera de buscar empleo

El país nipón se ha visto obligado a adaptarse a los nuevos tiempos, provocando que los universitarios se enfrenten a un abismo del que no tenían conocimiento hasta ahora

Foto: Estudiantes en una clase de Yokohama. (Reuters)
Estudiantes en una clase de Yokohama. (Reuters)

Japón acaba de anunciar uno de los cambios sociales más importantes de los últimos años: en 2020 dirá adiós al 'shukatsu', el tradicional sistema por el que los jóvenes encuentran empleo nada más salir de la universidad. Desde hace más de medio siglo, los estudiantes aprovechan sus dos últimos cursos de carrera para asistir a charlas de empresas en las que entregar sus credenciales con el objetivo de asegurarse un puesto. Pero eso se ha acabado.

Allá por el año 1953, Japón se vio obligado a tomar una decisión drástica: el rápido crecimiento al que se enfrentaba después de la II Guerra Mundial provocó que muchas empresas se encontraran con dificultades para encontrar el tipo de trabajadores que necesitaban. Fue entonces cuando Keidanren, el 'lobby' líder en Japón con más de 1.300 empresas y con 100 grupos industriales, decidió poner en funcionamiento este curioso sistema de búsqueda de empleo.

El 'shukatsu' consiste, ni más ni menos, en poner en contacto las firmas con los estudiantes. De esta manera, a partir del tercer año de universidad, los alumnos comienzan a asistir a los diferentes seminarios que organizan las empresas en colaboración con los centros de estudio. Con ello, los más jóvenes pueden descubrir qué ofrece cada corporación y qué les puede interesar más. Un curso más tarde, en cuarto de carrera, llega el momento de decidir.

Así, en este último curso, lo que hacen es echar sus currículos en las empresas que les interesan, para conseguir embarcarse en los procesos de selección. Es una tarea ardua y que requiere muchas horas, pero el estudiante consigue así asegurarse un puesto de trabajo nada más acabar la universidad. O, dicho de otra manera, el alumno es consciente de que al acabar los estudios ya contará con un empleo que le augura una determinada posición social.

Sin embargo, el 'shukatsu', que lleva casi 70 años funcionando en Japón, tendrá su fin en 2020. ¿El motivo? Las empresas que forman parte del Keidanren se ven en inferioridad de condiciones con respecto a otras grandes corporaciones, especialmente extranjeras. Y es que las grandes compañías que no pasan por esos duros procesos de selección se hacen con los estudiantes más prometedores de forma rápida y sencilla.

Los bajos niveles de natalidad en Japón en los últimos años han provocado que cada vez haya menos estudiantes cualificados y, por ello, las grandes firmas se rifen determinados perfiles. Pero embarcarse en los procesos de selección del 'shukatsu' suele ser la perdición de las firmas, que ven cómo las grandes corporaciones, especialmente las que están fuera de Japón, se llevan a los grandes talentos, normalmente gracias a salarios más elevados.

Por ello, los actuales estudiantes de tercer y cuarto curso serán los últimos en pasar por este proceso de selección de empleo. Esta situación ha generado cierto nerviosismo entre los más jóvenes, que ven cómo ahora por primera vez se enfrentan al más absoluto vacío. Lanzarse al mercado laboral sin esta ayuda supondrá un importante cambio cultural en Japón: a partir de ahora, les tocará buscar empleo de una manera más 'occidental'.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios