tras permanecer 17 días en el mar

Detienen a la capitana del Sea Watch tras entrar en el puerto italiano de Lampedusa

Carola Rackete está en arresto domiciliario por orden del juez tras ser acusada de resistencia o violencia contra nave de guerra al atracar en sin autorización en el puerto italiano

Foto: Carola rackete es detinada tras desembarcar sin permiso el barco que capitanea: el Sea Watch. (Reuters)
Carola rackete es detinada tras desembarcar sin permiso el barco que capitanea: el Sea Watch. (Reuters)

La capitana del barco de la ONG alemana Sea Watch, Carola Rackete, se encuentra en arresto domiciliario por orden del juez después de su detención en la madrugada de este sábado por atracar en el puerto de la ciudad italiana de Lampedusa sin autorización.

Rackete, de 31 años, invocó el estado de necesidad para atracar en Lampedusa la nave Sea Watch 3 y desembarcar a los 40 inmigrantes que llevaba tras 17 días a bordo, indican medios locales. El barco atracó hacia las 01.50 hora local (23.50 GMT) en el muelle comercial de forma sorpresiva, y Rackete fue arrestada por agentes italianos acusada de "resistencia o violencia contra un buque de guerra" al entrar sin autorización en el puerto italiano.

Un grupo de xenófobos recibió anoche a la capitana alemana con gritos insultantes por haber desobedecido las órdenes de las autoridades italianas. Este delito implica penas de prisión de entre tres y diez años. Según el diario 'La Repubblica', durante la maniobra de atraque, el Sea Watch chocó contra una patrullera de la Guardia de Finanza (policía financiera y de fronteras italiana) intentó obstaculizar su entrada en el puerto.

"La comandante Carola no tenía otra opción", dijo Giorgia Linardi, portavoz de Sea Watch Italia, al recordar que "durante 36 horas había declarado el estado de necesidad que las autoridades italianas habían ignorado", añadió el diario. "Fue una elección desesperada", añadieron los abogados de la ONG alemana Leonardo Marino y Alessandro Gamberini.

Tras pasar la noche en comisaría, Rackete se encuentra en arresto domiciliario en Lampedusa, a la espera de que se convalide la acusación de violación del código de Navegación, ha confirmado a 'Efe' uno de los asesores legales de la capitana. Rackete estaba siendo ya investigada por favorecer la inmigración ilegal.

Rackete dijo que aún no había recibido ninguna notificación sobre la apertura de una investigación por parte Italia por ayudar a la inmigración ilegal

En una conferencia de prensa ofrecida este viernes por Skype desde el barco, Rackete se mostró "segura de que la justicia italiana reconocerá que la ley del mar y los derechos de las personas están por encima de la seguridad y el derecho de Italia a sus aguas territoriales". Rackete dijo que aún no había recibido ninguna notificación sobre la apertura de una investigación por parte de la justicia italiana por ayudar a la inmigración clandestina, después de que se informara de que la fiscalía de la ciudad siciliana de Agrigento había abierto ese caso. "Afrontaré todo con el apoyo de nuestros abogados. Ahora solo quiero que las personas puedan bajar a tierra", comunicó por la misma vía la capitana.

El barco humanitario, que entró en aguas italianas hace 48 horas, esperaba anclado cerca del puerto de Lampedusa (pequeña isla del sur) autorización para desembarcar a los rescatados el pasado 12 de junio, mientras la situación a bordo se agravaba día a día.

Rackete habló del mal estado físico y psicológico de los 40 migrantes que estaban a bordo después de que fueran evacuados por motivos médicos un joven aquejado de fuertes dolores abdominales, y su hermano de 11 años que le acompañaba.

El Gobierno italiano se negaba a autorizar el desembarco de los rescatados mientras no obtuviera un acuerdo con otros países europeos para acogerlos, algo que podría llegar pronto, según dijo el viernes el primer ministro, Giuseppe Conte, desde Osaka, donde asiste a la cumbre del G-20.

Salvini celebra la detención

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, celebró la detención de la capitana del barco de la ONG Sea Watch, Carola Rackete, a la que acusó de "comportamiento criminal" por haber puesto en peligro la vida de los agentes de la Guardia di Finanza durante su maniobra para atracar en el puerto de la isla italiana de Lampedusa.

Salvini, que había impedido la entrada en el puerto del barco humanitario con 40 personas rescatados hace 17 días, se mostró satisfecho porque se han cumplido sus peticiones de arresto de la capitana, la incautación del barco y la reubicación de los migrantes en países de la Unión Europea.

El Gobierno italiano aprobó recientemente un decreto que permite la incautación del barco y la imposición de una sanción de 20.000 euros (que podría elevarse a 50.000 euros si no se paga en los plazos establecidos) por entrar en aguas territoriales sin autorización.

Recibida con insultos xenófobos

"¡Espero que te violen cuatro negros!", "¡Ponedle las esposas!", "¿Te gustan las pollas negras?" o "¡Primero los italianos! ¡Primero los italianos!", han sido algunos de los gritos que se han registrado en una grabación de vídeo publicada por los medios de comunicación italianos del momento del desembarco y detención de la capitana del buque de bandera holandesa.

El vídeo obtuvo relevancia tras ser publicado en la página de Facebook de la sección del partido ultraderechista Liga en Lampedusa, aunque posteriormente fue eliminado. "¡Vete a Holanda, gitana!", "¡Debería darte vergüenza!" o "¿Fuiste a Génova cuando se hundió el puente?" han sido algunas de las frases que han espetado los ultraderechistas a la capitana del buque de la organización humanitaria Sea Watch, en referencia esta última al hundimiento del puente de Génova en agosto del año pasado, en el que murieron 43 personas.

"La sección Liga Lampedusa quiere señalar que no tiene nada que ver con esas frases racistas y que condenamos todas las formas de racismo. No estamos en contra de los inmigrantes, unas personas desgraciadas. Cualquier persona civilizada acogería a una persona necesitada", han publicado posteriormente desde Liga Lampedusa.

"Además de cualquier forma de racismo, condenamos a estas ONG que, en nuestra opinión, son asociaciones criminales que trafican con carne humana ganando un buen dinero gracias a las donaciones de sus simpatizantes y quién sabe qué otras actividades", ha apuntado por su parte Liga Sicilia.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios