vídeos sexuales sin consentimiento

El escándalo sexual de la industria del K-pop que sacude Corea del Sur

Varios artistas surcoreanos compartieron en un grupo del WhatsApp surcoreano imágenes sexuales de mujeres que no sabían que estaban siendo filmadas

Foto: Varios artistas surcoreanos, en medio de un gran escándalo sexual (Reuters)
Varios artistas surcoreanos, en medio de un gran escándalo sexual (Reuters)

Que el pop coreano es una moda en auge es un hecho: el conocido como K-pop ha enganchado incluso a los jóvenes españoles, gracias a la eclosión de bandas como BTS, pero en Corea del Sur son muchísimos los grupos que han creado su propio hueco en la actual industria musical. Sin embargo ahora algunos de ellos, muy conocidos, se han visto implicados en un importante escándalo sexual que podría acabar retirando a varios grupos de la escena pública: la Policía surcoreana está investigando a una serie de personas, entre ellas varios artistas, por su participación en un grupo de una plataforma de mensajería en la que se habrían compartido vídeos explícitamente sexuales grabados sin conocimiento ni consentimiento de las mujeres que aparecen en ellos.

Las autoridades han confirmado que cerca de diez personas formaban parte de este 'chat', entre los que se encuentran Seungri —un ídolo del K-pop y miembro del grupo Big Bang—, el cantante, compositor y figura de la televisión Jung Joon-young y Choi Jong-hoon, miembro del grupo FTIsland: los dos primeros han sido interrogados este mismo jueves. El primero, conocido como Seungri (aunque su nombre original es Lee Seung-hyun), ha sido citado por segunda vez para responder a las acusaciones que pesan sobre él, que implicarían que habría contratado a prostitutas para varios inversores. "En vez de decir cualquier cosa en este momento enfrentaré con seriedad a la investigación y responderé con toda la verdad", dijo el conocido artista ante los medios de comunicación, en declaraciones recogidas por la agencia Yonhap.

Seungri, miembro de la banda de K-pop Big Bang, ante los medios de comunicación (Reuters)
Seungri, miembro de la banda de K-pop Big Bang, ante los medios de comunicación (Reuters)

Seungri (29 años) está acusado de gestionar la contratación de servicios sexuales para posibles inversores en un club nocturno de Seúl, para presionarlos a invertir en el negocio del K-pop. La primera vez fue citado como testigo, a finales de febrero, pero entonces ya fue clasificado como sospechoso. Las sospechas sobre Seungri salieron a la luz el pasado mes de febrero durante una investigación policial en otro club, el Burning Sun, por una serie de acusaciones de violencia, consumo de drogas, violación y corrupción, todo ello vinculado a la Policía del distrito. Seungri era el director de relaciones públicas del club. El artista habría intercambiado mensajes de texto a través de KakaoTalk (una especie de WhatsApp surcoreano) con el cofundador de la empresa y con uno de sus empleados en los que se sugiere que habrían intentado proveer de servicios sexuales a cambio de ciertos favores económicos.

Reconozco que grabé a mujeres sin consentimiento y compartí las imágenes en redes sociales

Por otra parte, Jung (39 años), protagonista de un programa de la televisión surcoreana ('2 days & 1 night'), ha reconocido que grabó vídeos de sí mismo teniendo relaciones sexuales con varias mujeres sin su consentimiento y las compartió con Seungri y otras personas en ese chat en grupo, según ha publicado 'Chosun', uno de los diarios más importantes del país. "Reconozco toda mi culpa por el contenido de las conversaciones sobre mí. Grabé a mujeres sin consentimiento y compartí esas grabaciones en las redes sociales", explicó el cantante, que ha pedido disculpas "de rodillas" a las mujeres que aparecen en los vídeos, "que ahora se enfrentan a una situación horrible tras la publicación de este escándalo", y también a todos "que sienten decepción e ira por estos actos deplorables". "Lo siento mucho", dijo ante los medios. Las autoridades han explicado a la cadena CNN que la Policía de Seúl podría haberlo ayudado a eliminar pruebas en otra investigación relacionada con la grabación ilegal de este tipo de imágenes hace ya tres años.

Más vínculos con las autoridades

La tercera cara conocida que aparece en todo este escándalo es la de Choi Jong-hoon, integrante de la banda de pop FTIsland, que se ha visto salpicado por la polémica tras la publicación de las conversaciones en el citado grupo de KakaoTalk. En su caso, existen mensajes de junio de 2016 que apuntan a que Choi se habría librado tras ser pillado conduciendo borracho gracias a sus lazos con un alto cargo de la Policía. FNC Enterteinment, que representa al artista, ha reconocido que el cantante fue detenido por conducir ebrio en febrero de ese año, pero niega las acusaciones acerca de sus vínculos con la Policía, tal y como señala el diario 'Korea Times'.

En un conocido foro de Corea del Sur (DC), los sguidores de FTIsland han pedido a Choi que abandone su carrera y se responsabilice de sus actos. "Lo que queremos es una retirada permanente, no la suspensión de su carrera", apuntan. "Como líder de la banda, ha empañado la imagen del grupo y lanzado el futuro del mismo a la incertidumbre. Dadas las cosas que se han publicado sobre él, tiene que irse", señalan, criticando su connivencia con el intercambio de imágenes de mujeres y los textos publicados en el grupo de mensajería cosificando a las mujeres.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios