Guaidó anuncia que hará una gira por todo el país

Venezuela pasa del apagón al estallido de manifestaciones de Guaidó y Maduro

La cara de alivio de muchos se tornaba nuevamente en incertidumbre cerca del medio día. "Nos hemos quedado otra vez sin señal". "No puede ser, otra vez sin luz"

Foto: Marcha oficialista contra el imperialismo y el sabotaje eléctrico. (EFE)
Marcha oficialista contra el imperialismo y el sabotaje eléctrico. (EFE)

A Miguel lo que le importa es el pollo que tenía en el congelador. Está sentado en una silla junto a un kiosco y un comercio abierto, pero completamente a oscuras, en una acera de la avenida Universidad del municipio Libertador, el centro administrativo de Caracas. Le es totalmente ajeno el bululú que hay a unos metros, donde unos pocos centenares de personas se agrupan y Nicolás Maduro, sobre la tarima, canta "Amor y resistencia, venciendo la injerencia". O que Juan Guaidó haya aparecido en la avenida Victoria, también en Libertador, y anuncie una gira por el país. "Lo hemos perdido con el apagón. Había comprado bastante pollo a buen precio. Y esto no se va a solucionar ahorita". Se cumplen dos días del apagón más duradero y extenso de la historia de Venezuela. Y chavismo y oposición han tratado de movilizar a su gente, cada uno con distinto éxito.

El jueves 7 a las 16.50 un apagón dejaba a oscuras a prácticamente toda Venezuela. El Gobierno salía al paso rápidamente para denunciar un sabotaje en la planta hidroeléctrica del Guri, en Bolívar, en el sureste del país. El servicio se restableció parcialmente a lo largo de la noche del viernes 8, especialmente en Caracas. Este sábado se empezaba a ver algo de normalidad.

Simpatizantes del líder del Parlamento, Juan Guaidó, se manifiestan este sábado cerca de la avenida Victoria, en Caracas (Venezuela). (EFE)
Simpatizantes del líder del Parlamento, Juan Guaidó, se manifiestan este sábado cerca de la avenida Victoria, en Caracas (Venezuela). (EFE)

A mitad de mañana, centenares de personas vestidas en su mayoría de blanco, se juntaban en la Avenida Victoria. Los que llegaban habían dejado antes los quehaceres del hogar listos. "Lo hemos pasado mal. Nunca habíamos vivido un apagón tan largo", contaba a El Confidencial Rosa Soriano. Esperaban a Juan Guaidó. "Estamos bien, esperanzados. No podemos dejar que esto se consuma, es ahora que tenemos que ir adelante y sacar a Maduro del poder", decía.

La cara de alivio de muchos se tornaba nuevamente en incertidumbre cerca del medio día. "Nos hemos quedado otra vez sin señal". "No puede ser, otra vez sin luz". Y la calle, efectivamente, se quedaba de nuevo sin electricidad y los teléfonos como bellos pisapapeles. Y hay quien ha gritado algo que se ha convertido en 'must' de esta temporada de protestas: "Maduroooooo...". Y un coro contesta una grosería: "Coño 'e tu madreeee".

Unas horas más tarde llegaba Juan Guaidó, el líder de la oposición, en una camioneta alrededor de un cordón humano de seguridad. Y la gente, haciendo pasillo, como si fuera un rockstar. Sobre la misma camioneta ha hablado. "Todas las opciones para salir de esta tragedia incluyen a todos los venezolanos movilizados en la calle". Y ha agitado el artículo 187 de la Constitución de Venezuela, aquel en que se establece que entre las atribuciones de la Asamblea Nacional está la de "autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país". Pero ha remarcado que esto se hará "cuando llegue el día".

Juan Guaidó. (Reuters)
Juan Guaidó. (Reuters)

Mientras, ha anunciado que junto a los diputados de la Asamblea Nacional hará una gira por todo el país. El objetivo es mover a todo el interior hacia Caracas. En una nueva gran movilización de la que aún no ha dado fecha. Será cuando "estén organizados los ciudadanos".

La opositora ha sido una concentración grande, pero no a los niveles de convocatorias anteriores. Al terminar, la gente volvía rápido a sus casas y, si iban en coche o moto, buscaban en qué puntos de la ciudad tenían señal de teléfono.

De camino a la concentración chavista, el paisaje era el de una ciudad en un día festivo: todos los comercios cerrados. En algunas zonas, como las aledañas a la Avenida Bolívar, algunas tiendas, como grandes cocheras, con las puertas abiertas de par en par, estaban a la espera del regreso de la electricidad. La oscuridad solo se rompía por los maniquíes que, orondos, generosos en pechos y nalgas, custodiaban la entrada bajo la mirada perdida de un dependiente, sentado en una silla, en la esquina mirando a la gente pasar. Alguna pollera o arepera también abiertas, pero solo aceptan efectivo, un bien aún más escaso que la luz en la Venezuela de estos días. Gente caminando largas distancias, en tropel por las calles, a las que la nueva recaída del apagón les pilló comprando algún alimento para reponer.

Una manifestante chavista durante la marcha de este sábado muestra una foto de Hugo Chávez. (Reuters)
Una manifestante chavista durante la marcha de este sábado muestra una foto de Hugo Chávez. (Reuters)

Y cerca de Miraflores, al menos alrededor de las 2 de la tarde, muy pocas personas se acercaban a la tarima puesta por el chavismo. Entre el Palacio Presidencial y el Palacio Blanco, en el escenario, una pancarta: "Venezuela es Paz". Y a todo gañote, como si toda la electricidad del país se concentrara en esos altavoces, música de Alí Primera.

"Vengo para ver qué dice mi presidente, que esperamos que nos mejore todo un poco. Vengo a apoyarlo sin dudas", dice Yoibel Rojas. A su lado, Glenda (no da apellido), apenas habla. Solo dice que ella está allí porque el presidente hizo el llamado "a celebrar el día de las mujeres". A los 10 minutos de estar paseando cerca de la zona de seguridad, se las ve irse en dirección contraria.

Unas horas más tarde, Maduro habla. Explica que el apagón es culpa de cuatro ataques: dos cibernéticos, uno electrómagnético y un incendio en una subestación eléctrica en el sur del país. Culpó de ello al senador estadounidense Marco Rubio, al Gobierno de Estados Unidos y a Juan Guaidó.

Apuntó, 48 horas después del apagón, que habrá dos líneas para "sanear" la industria eléctrica del país: "Liberar la empresa de saboteadores y golpistas y proteger la empresa y todos sus sistemas de ataques cibernéticos y electromagnéticos". No dio fecha para la vuelta de la electricidad. Solo que volvería pronto y pidió paciencia y calma a los venezolanos. A la hora de redactar esta crónica, son ya 51 horas sin luz en el país.

A unos metros, sentado en una silla en la calle, Miguel sigue pensando en el pollo podrido en su nevera.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios