no es habitual que la conceda a extranjeros

Tailandia ofrece una 'victoria' al español acusado de violación: la libertad bajo fianza

En un movimiento inusual en Tailandia, la Justicia otorga la libertad bajo fianza a Jorge V., lo que para muchos indica que las pruebas aportadas por la acusación no son consistentes

Foto: El español detenido en Bangkok por una presunta violación.
El español detenido en Bangkok por una presunta violación.

El español detenido en Bangkok por una presunta violación a una ciudadana local puede estar a punto de abandonar la cárcel. En un movimiento muy poco habitual en Tailandia cuando se trata de casos criminales, la Justicia ha decidido otorgar la libertad bajo fianza a Jorge V., lo que para muchos indica que las pruebas aportadas por la acusación no son consistentes.

El Tribunal Criminal del Sur de la capital fijó una fianza de algo más de 11.000 euros al detenido, un precio común ante un caso de esta envergadura en Tailandia. La liberación provisional supone una victoria importante para la defensa, ya que Tailandia no suele concederla a presos extranjeros para evitar posibles fugas del país.

Sin embargo, el acusado no pudo abandonar la prisión este martes pese a haberse aceptado la libertad bajo fianza. Según fuentes cercanas al caso, diversos problemas burocráticos en inmigración —donde retienen el pasaporte del español— retrasaron el trámite hasta que fue necesario que regresara a su celda, a la espera de que este miércoles salga en libertad.

El español, de 30 años, fue detenido a principios de la semana pasada y presentado ante el público, según la policía local, como un claro caso de violador. Los agentes explicaron que el detenido conoció a la víctima, una mujer tailandesa, en un local nocturno de Bangkok el viernes 15 de febrero.

La víctima supuestamente llevó al acusado y a una amiga al apartamento de lujo en Thong Lor donde él residía. Según su relato, fue al lavabo y al salir su amiga había desaparecido; entonces, el español la inmovilizó con unas esposas y la violó. La joven declaró que posteriormente pudo salir del edificio y denunció al acusado en la comisaría del mismo barrio.

Si bien no se detuvo al español hasta el lunes siguiente, el departamento de Inmigración se volcó en el caso y el propio director del cuerpo presentó al día siguiente, con unos carteles gigantes, la detención de Jorge V. frente a la prensa. Mostró su pasaporte y sus datos ante los medios locales, además de fotografías del acusado. Junto a estos documentos, una imagen del director de Inmigración, Surachate Hakpal, sacando pecho por la detención.

La puesta en libertad bajo fianza de Jorge V. añade más interrogantes a un caso que ya sumaba demasiadas incógnitas. Según fuentes relacionadas con los tribunales del país, dicha decisión puede indicar que la Justicia tiene dudas sobre la acusación de la víctima. Un letrado que opta por mantener el anonimato comenta que, cuando se trata de casos criminales, es muy raro que Tailandia acceda a ofrecer la libertad bajo fianza. Mucho menos si el acusado es extranjero, ya que entonces existe la posibilidad de que se fugue del país. “Si han aceptado la libertad bajo fianza debe ser porque han visto que no se sostienen las pruebas de la acusación o porque hay indicios de que el acusado sea inocente”, reafirma.

Problemas con un fax impiden su liberación

Algunos medios locales informaron la pasada semana de que el detenido se encontraba en situación ilegal en Tailandia, con un visado caducado. Los agentes, además, lo consideraron como alguien que venía regularmente al país y afirmaron que había entrado 38 veces. No obstante, fuentes cercanas confirmaron que no era así. Jorge V. tenía un visado Élite de larga duración en vigor, que permite residir en el país con ciertos beneficios. El pasaporte, aun así, está en manos del departamento de Inmigración desde que fue detenido.

Según fuentes relacionadas, el Tribunal Criminal del Sur pidió el lunes al departamento que se encarga de las entradas y salidas de extranjeros que le enviara el pasaporte del acusado para poder retenerlo y así hacer efectiva la libertad bajo fianza. Entonces, desde Inmigración pidieron un documento de solicitud del pasaporte. El juzgado lo envió por fax —el canal oficial— y no sirvió de nada, ya que en Inmigración se excusaron diciendo que no funcionaba su fax.

Tras diversos problemas burocráticos, finalmente cerraron las oficinas y no se pudo formalizar la puesta en libertad preventiva del español debido a ello. Se estima que, igualmente, este miércoles desde prisión se haría efectiva la fianza y podría salir de la cárcel.

El jefe del departamento de Inmigración de Tailandia, Surachate Hakparn, durante una rueda de prensa en Bangkok. (Reuters)
El jefe del departamento de Inmigración de Tailandia, Surachate Hakparn, durante una rueda de prensa en Bangkok. (Reuters)

La ayuda de amigos y familiares

Una de las claves de este caso es que Jorge V. fue capaz de grabar cuatro vídeos el día de su rueda de prensa y colgarlos en internet. En ellos denunciaba que le habían tendido una “trampa” y que él no había violado a la supuesta víctima. “Necesito a alguien que me ayude, voy a morir en una prisión tailandesa si nadie los para”, rogaba.

La ayuda fue brindada por un gran número de amigos del acusado que residen en Bangkok, algunos de diversas nacionalidades extranjeras y otros tailandeses. Ellos se han encargado de asistir a los abogados y de aportar el mayor número de claves para el caso.

Desde España, los familiares de Jorge V. también pelean por él, y reafirman su creencia en la inocencia del español. Han creado páginas en redes sociales y han contactado con diversas organizaciones. Las personas cercanas al acusado creen firmemente que es inocente. Y recalcan hechos como que la supuesta violación se produjo en casa del español y que en ningún momento trató de huir o de ocultar pruebas. Si en el juicio se le considerara culpable, Jorge V. podría pasar de cuatro a 20 años en prisión.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios