la policía anuncia por todo lo alto su arresto

Tailandia acusa a un español de esposar y violar a una mujer en su apartamento de lujo

En una de las festividades más importantes de Tailandia, la policía anuncia a bombo y platillo la detención de un español acusado de violación. El acusado pide un proceso justo y con garantías

Foto: Imagen del cartel difundido por la policía tailandesa.
Imagen del cartel difundido por la policía tailandesa.

En uno de los días festivos religiosos más importantes de Tailandia, en el que cierran los bares y ni siquiera se permite la venta de alcohol, la policía de Bangkok organizó este martes una rueda de prensa por todo lo alto para anunciar una detención. El arrestado es un ciudadano español de 30 años al que se le acusa de haber esposado y violado a una joven en su apartamento de lujo el pasado fin de semana.

Los agentes realizaron el anuncio de la detención —que se vendió al público como un claro caso de violación sin fisuras— remarcando la culpabilidad del español. El mismo director general de Inmigración de Tailandia, Surachate Halpern, fue el encargado de presentar a la prensa el caso junto a una docena de agentes. Para la ocasión, mostraron unos carteles de gran tamaño con el nombre completo y los datos del detenido, fotografías de su pasaporte y otras imágenes del hombre siendo captado por cámaras de seguridad, además de enormes carteles del propio director Surachate atribuyéndose el mérito.

La policía ha mostrado enormes carteles del director general de Inmigración atribuyéndose el mérito de la detención

El detenido, de nombre Jorge V. y nacido en Cartagena, había entrado en Tailandia 38 veces y, según los medios locales, tenía un visado especial que cuesta varios miles de euros. El pasado 15 de febrero salió de fiesta por el exclusivo barrio de Thong Lor y regresó con dos chicas a su apartamento de lujo, en el mismo barrio, afirma la policía.

El relato de la supuesta víctima se basa en que ella quiso llevar en su coche a una amiga y al acusado al apartamento de este, y que al llegar al mismo ella pidió usar el baño. Al salir del lavabo, asegura, su amiga había desaparecido; fue entonces cuando, según su testimonio, el español la inmovilizó con unas esposas y la violó. Tras finalizar el suceso, la joven huyó.

La policía ha anunciado que las pruebas son suficientemente claras. La víctima tiene marcas de grilletes en las manos y lo que parecen chupetones en el cuello, se han encontrado unas esposas en el apartamento y hay una grabación de cámara de seguridad que confirma que el acusado entró en el edificio. Y el mismo titular de Inmigración, a quien apodan en la prensa local Big Joke (el 'gran chiste', en inglés) por un juego de palabras con su nombre coloquial, considera un hallazgo la detención.

“Me van a matar en una cárcel tailandesa”

El anuncio de la detención del español ha sorprendido a la comunidad tailandesa por haberse realizado a bombo y platillo. Si bien es habitual dar nombres de acusados antes de que sean juzgados, en esta ocasión se ha difundido la foto de su pasaporte, que ha sido enviada a los medios de comunicación junto a pruebas e infografías en un día festivo.

Algunos piensan que es debido a la fijación de Surachate por ganar puntos en el arresto de criminales internacionales. Junto a las fotos del acusado y su pasaporte hay retratos del jefe de Inmigración, conocido por su lema de que en Tailandia quiere a “los tipos buenos dentro y a los tipos malos fuera”, atribuyéndose un caso que parece sentenciado antes del juicio.

Durante la tarde de este martes se filtró un vídeo que el español pudo enviar desde la rueda de prensa pidiendo ayuda. “Yo no he cometido nada de lo que se me acusa, me han plantado una trampa”, afirmaba antes de solicitar auxilio a embajadas y otras organizaciones. El mismo acusado grabó que le han ido pasando de una cárcel a otra, negándole un juicio y sin opción a exponer su versión de los hechos. Según él, pide un proceso justo y con garantías.

Tailandia acusa a un español de esposar y violar a una mujer en su apartamento de lujo

Tailandia acusa a un español de esposar y violar a una mujer en su apartamento de lujo

Tailandia acusa a un español de esposar y violar a una mujer en su apartamento de lujo

Tailandia acusa a un español de esposar y violar a una mujer en su apartamento de lujo

En la prensa tailandesa son comunes los casos de violación en los que se involucra a mujeres extranjeras, pero el suceso del español —según muchos— ha tenido más repercusión porque las denuncias de chicas tailandesas contra occidentales no son comunes. Dos de los casos más notorios de violaciones del año pasado en los que estuvieron envueltos ciudadanos extranjeros fueron muy distintos. En uno de ellos, la víctima era de origen británico y el acusado, un policía francés de raza negra. Ambos estaban de vacaciones y ella lo denunció, por lo que el hombre fue detenido acusado de violación. Su nombre salió en todos los periódicos y se le describió como un violador antes de ser juzgado.

Tras pagar varios miles de euros para la investigación del caso y pasar tiempo en prisión, el ciudadano francés vio cómo se demostró mediante vídeos de cámaras de seguridad y otras pruebas que se trató de una relación consentida. Tuvo que soportar cómo la prensa británica le tachaba de violador y en las redes sociales francesas señalaban con el dedo su origen racial para justificar la supuesta violación. La denunciante desapareció tras descubrirse las pruebas y nunca tuvo que dar explicaciones.

Muy distinto fue el caso de una joven británica de 19 años que en otoño de 2018 denunció haber sido violada por un tailandés en la isla de Koh Tao. Puso la denuncia en otra isla, y cuando el caso atrajo la atención de la opinión pública ya estaba de regreso en su país. El mismo Surachate, quien también se encargó de aquel caso, afirmó en todo momento que probablemente se trataba de una denuncia falsa y pidió a la joven que regresase al lugar de los hechos para participar en la investigación, algo que nunca ocurrió.

Sin pruebas, la policía determinó que no hubo violación y los hechos nunca quedaron claros frente a la opinión pública. Pero, en aquel caso, el director de Inmigración de Tailandia siempre consideró imposible que el hombre tailandés fuera culpable de violación y desconfió del testimonio de la denunciante.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios