"la forma en que torturaron a mis padres... es puro odio"

“Matar al bóer”: asesinatos y expropiaciones contra los granjeros blancos de Sudáfrica

El bóer es en el imaginario sudafricano el símbolo máximo del racismo. Desde la caída del apartheid, centenares han sido asesinados en sus granjas. Hay una nueva amenaza: la expropiación de tierras

Foto: Bernadette Hall, cuyo marido fue asesinado, frente al ganado que tiene en su granja. (Oratile Mokgatla)
Bernadette Hall, cuyo marido fue asesinado, frente al ganado que tiene en su granja. (Oratile Mokgatla)

Situada en el vértice de las provincias del Noroeste, Gauteng y el Free State, la granja de Frischgewaagd alberga una fresca mañana de agosto una inusual reunión de granjeros. Entre quienes quieren contar su historia y transmitir su inquietud ante lo que temen que convierta a Sudáfrica en otro Estado fallido “como Zimbabue o Venezuela”, que llevaron a cabo nacionalizaciones de tierras y otras propiedades antes de su colapso económico, está Johan Engelbrecht, un bóer que lleva 43 años dedicado a la agricultura y la ganadería.

“En los últimos tres meses he sabido de tres subastas de granjas que han sido canceladas porque nadie está interesado en comprar tierra, lo que quiere decir que en este momento el valor de nuestro terreno es cero”, dice Engelbrecht sobre las consecuencias de la apuesta por las expropiaciones forzadas. “¿Para qué va a comprar nadie una granja hoy, si mañana el Gobierno puede confiscártela?”.

La granja de Bernadette es un cuadro bucólico que se quiebra cuando recuerda que, en este lugar, su marido fue asesinado hace seis años

Los bóers viven desde hace meses en un estado de angustia. Al temor a los brutales ataques, los robos de ganado y las ocupaciones de tierras que los granjeros blancos sudafricanos sufren regularmente en sus propiedades se sumó en febrero una nueva amenaza: el Parlamento aprobó una moción para evaluar una reforma constitucional que permita expropiar tierras sin necesidad de indemnizar a sus dueños.

Por si fuera poco, el partido de gobierno confirmó el mes pasado que votará a favor de cambiar la ley para acelerar la transferencia de tierras a manos de sudafricanos negros. El objetivo de la reforma es “corregir una injusticia histórica”. La que, según el gobierno de Pretoria, explica que personas de origen europeo sigan poseyendo la mayor parte de los terrenos agrícolas en el país pese a representar menos de un 10% de la población total.

La incertidumbre creada por el anuncio de esta reforma que afectará al derecho a la propiedad reconocido en la constitución sudafricana ya tiene efectos también sobre la viabilidad misma de las granjas y, por tanto, sobre la seguridad alimentaria en el país. “Nadie puede obtener nueva financiación para sus tierras; los bancos nos dicen que no”, cuenta otro granjero presente, James Eayrs. “¿Qué banco va a dar a los granjeros un préstamo si existe la posibilidad de que les arrebaten la tierra, de que les expropien las granjas?”, completa el argumento la propietaria de Frischgewaagd, Bernadette Hall.

Un grupo de granjeros en la granja de Bernadette Hall (de espaldas, en primer plano). (O. Mokgatla)
Un grupo de granjeros en la granja de Bernadette Hall (de espaldas, en primer plano). (O. Mokgatla)

“La gente necesita créditos para el diésel, para los fertilizantes…”, explica José Quintino Gomes Valente, un criador de ganado vacuno de origen portugués y nacido en Suazilandia, que se considera a sí mismo un afrikáner y se pregunta “cuántos granjeros se arriesgarán a plantar la próxima cosecha” ante la “inseguridad” creada por los planes del Gobierno. La venta de tractores y maquinaria agrícola también se ha paralizado, y la sufrida moneda sudafricana, el rand, se depreció de forma significativa en su cotización frente al dólar después de que el presidente del país, Cyril Ramaphosa, reafirmara en julio su compromiso con las expropiaciones sin compensación.

Los partidarios de expropiar tierra a los granjeros blancos para que parte de la propiedad pase a manos de la población negra parten de la idea de que los bóeres obtuvieron sus tierras de manera ilegítima, ya fuera por la fuerza o a través de las leyes y prácticas discriminatorias que la minoría blanca impuso en Sudáfrica. Los granjeros que se han citado en Frischgewaagd rechazan de plano este argumento; recuerdan cómo ellos mismos o sus ancestros compraron las tierras a otros propietarios con el dinero que ganaron o con préstamos de los bancos.

Tu nombre en una lista de expropiados

El Gobierno habría elaborado una lista de propiedades que serían las primeras en expropiar una vez reformada la Constitución, según medios sudafricanos. Afrifórum, un influyente grupo de defensa de los intereses de los afrikáners, hizo pública poco después la supuesta lista. El Ejecutivo negó la autenticidad del documento, pero, según medios locales, ya ha empezado las gestiones para expropiar una de las granjas que figuran en el mismo.

Entre los nombres de las primeras propiedades a expropiar está Leeuwpoort 356, donde tiene su propiedad Nico van Rensburg. Van Rensburg es uno de los granjeros que ha acudido a Frischgewaagd. La preocupación se adivina en su expresión grave. Antes de comprar la tierra, explica, se aseguró de que no había ninguna reclamación sobre la propiedad, y ni el gobierno ni otros compradores privados fueron a la subasta en la que adquirió el terreno. “Ahora, de repente, veo que la granja está en la lista. Es lo primero que sé sobre ello”, afirma con impotencia.

"Es un crimen político... es puro odio"

El balido suave de los corderos se escucha de fondo, por debajo de las palabras de los granjeros. Las vacas se mueven con parsimonia sobre la hierba amarilla y seca que ha dejado el invierno austral, y las 60 hectáreas de la granja de Bernadette parecen un cuadro bucólico que se quiebra cuando recuerda que en este mismo lugar fue asesinado hace seis años su marido. Según Afriforum, solo en la primera mitad de este año, 33 granjeros sudafricanos murieron asesinados en ataques en sus granjas, lo que supone un incremento de los crímenes del 34 por ciento respecto del mismo período de 2017.

"Ataron a mis padres y empezaron a torturarles. Mi padre luchó contra ellos hasta que se desangró"

Desde la caída del régimen del apartheid, en 1994, cientos de granjeros han sido asesinados en más de 15.000 ataques a sus granjas. Números de la patronal agrícola AgriSA muestran que los granjeros blancos -la gran mayoría de granjeros en el país- tienen tres veces más posibilidades de morir asesinados que el resto de los ciudadanos de Sudáfrica, uno de los países más violentos del mundo. La crueldad innecesaria de los asaltantes hace pensar a los propios granjeros y a las organizaciones que les apoyan que los ataques a las granjas tienen motivaciones raciales y de odio, algo que niega el Gobierno y buena parte de la opinión pública, que considera delitos comunes estos crímenes.

Con lágrimas en los ojos, Bernadette Hall evita entrar en detalles sobre el asesinato de su marido. Pero en la misma mesa está sentado Johan Engelbrecht, que toma la palabra con determinación: “Mis padres fueron asesinados hace tres meses en la granja. Era un domingo por la mañana, mi padre se disponía a ir a misa. Estaba poniendo gasoil al vehículo dentro de la granja cuando lo agarraron, lo llevaron a casa, que estaba a unos cien metros de los depósitos de combustible. Una vez dentro rompieron algunas puertas. Ataron a mi madre y a mi padre y empezaron a torturarles".

Johan Engelbrecht durante una reunión con otros granjeros en la granja de Frischgewaagd. (O. Mokgatla)
Johan Engelbrecht durante una reunión con otros granjeros en la granja de Frischgewaagd. (O. Mokgatla)

"Mi padre se resistió a sus asesinos tanto como pudo. Le asestaron varias puñaladas, creo que tenía doce heridas de arma blanca y un corte que le cruzaba todo el pecho. Sus bíceps estaban completamente cortados. También intentaron cortarle la garganta varias veces, pero no pudieron porque se resistía. Finalmente le apuñalaron en la garganta y giraron el cuchillo una vez dentro. El agujero era del tamaño de una bola de golf. Después de eso le cortaron la arteria principal, pero él siguió peleando. Había sangre suya en las paredes, en las puertas. Luchó contra ellos hasta que se desangró”, prosigue Engelbrecht.

La mesa le escucha en un silencio conmovido, pero también con rabia. Johan continúa impasible su relato con voz firme. “Pusieron a mi padre junto a mi madre y entonces comenzaron con ella. La golpearon, la apuñalaron. Le pusieron una cuerda metálica en torno al cuello, la axfisiaron con la cuerda hasta que obtuvieron la información que querían y las llaves para ir a las cajas fuertes y coger las armas y todo lo demás. Y cuando lo tenían todo volvieron y le rajaron la garganta. La encontramos tirada en el suelo sobre su estómago. La sangre caía por su garganta hacia los pulmones, y murió ahogada en su propia sangre. Tenía 74 años, mi padre, 78”.

Cinco personas de poco más de veinte años están acusadas de los asesinatos. El motivo del ataque es político, sostiene Johan: “La manera en que los mataron, la manera en que los torturaron. ¿Qué podían hacer estas dos personas mayores contra ellos? Si quería solo el dinero y las armas, ¿por qué matarlos, y por qué matarlos de esta manera? Es un crimen político. El odio con que matan deja claro que no se trata de codicia, no solo de dinero o de armas. Es puro odio”.

El granjero blanco es en el imaginario de muchos sudafricanos el símbolo máximo del racismo y la opresión de la población negra, cuyo acceso a la propiedad de terrenos en la mayor parte de lo que es hoy Sudáfrica fue drásticamente limitado por las sucesivas administraciones blancas. Además de su valor material y económico, la tierra tiene para los africanos un fuerte componente espiritual. A ojos de muchos, el bóer encarna como nadie la responsabilidad de esta desposesión que condenó a los negros a ser meros peones en las propiedades blancas y dejó heridas sentimentales y sociológicas aún bien abiertas en Sudáfrica. Varias canciones de lucha de la resistencia negra contra el régimen del apartheid llamaban directamente a “matar al bóer”, y aún son entonadas en ocasiones desde los podiums de unos partidos nacionalistas negros que siguen teniendo la promesa de la tierra como elemento central de su discurso.

André van den Berg en la granja de Frischgewaagd. (O. Mokgatla)
André van den Berg en la granja de Frischgewaagd. (O. Mokgatla)

“El odio que vemos en los ataques a las granjas está inoculado por los políticos”, dice Johan Engelbrecht, y los demás granjeros que le rodean asienten. “Cada vez que un político sube a un estrado y habla de la toma de tierras y de los bóers, los asesinatos de granjeros y su brutalidad aumentan”, añade Bernadette Hall, que recuerda horribles crímenes en propiedades de bóers como el de un niño de 12 años que murió ahogado en una bañera llena de agua hirviendo tras presenciar la violación y el asesinato de su madre y la muerte a puñaladas de su padre. “Vienen a mutilar a los granjeros y sus familias, a asustar a las comunidades para echar a los granjeros de sus tierras, y lo están consiguiendo”, afirma Hall, que recuerda que de los 60.000 granjeros que había en Sudáfrica hace 25 años quedan poco más de la mitad.

Hall decidió quedarse en su granja después de ver morir aquí a su marido, una decisión difícil y poco habitual, pues “el 98% de los granjeros deciden deshacerse de sus granjas”. “Cada vez que perdemos un granjero perdemos una granja, y para que una granja llegue a volver a producir a pleno rendimiento se necesitan alrededor de diez años”.

De los 60.000 granjeros blancos que había en Sudáfrica hace 25 años quedan poco más de la mitad

Los granjeros exigen al Gobierno sudafricano que destine más recursos a combatir este tipo de crímenes, y dicen haber visto debilitados sus sistemas de protección sin haber recibido ningún apoyo oficial a cambio. “Antes teníamos un sistema de patrullaje que garantizaba la seguridad de las granjas. El sistema fue desmontado a mediados de los años 90, y se nos prometió que se nos daría un mecanismo de seguridad rural, en que policías apoyados por ciudadanos comunes patrullarían la zona para protegernos. Estamos en 2018. ¿Qué ha pasado con este plan?”, se queja Hall.

“Existe una agenda para aislar al granjero, para etiquetarlo como el malo”, declara James Eayrs, que ve en las actuaciones del Gobierno un intento de “hacer imposible” para los granjeros seguir manteniendo sus propiedades. Como el resto de los granjeros presentes en Frischgewaagd, Eayrs no cree que dar a la población negra la oportunidad de abrir sus propias granjas sea la razón real de la reforma agraria que propone el Ejecutivo. Como argumento mencionan las decenas de granjas que el Gobierno ha comprado en su zona en los últimos años a granjeros blancos para transferirlas a propietarios negros, la mayoría de las cuales están siendo alquiladas a granjeros blancos ante la falta de interés de los supuestos beneficiarios o la ausencia de voluntad por parte del Estado.

Abandonar no es una opción

“El Gobierno ya tiene miles de hectáreas de tierra. ¿Por qué no la transfiere a propietarios negros?”, se pregunta Johan Engelbrecht, que da él mismo la respuesta: “Porque se trata de controlar la tierra para controlar a la gente. Es lo mismo que pasó en Zimbabue. Cuando no había comida que comprar el que no era miembro del partido de Gobierno no recibía comida del Gobierno. Controlaban el poder con la comida, y es de lo que se trata ahora en Sudáfrica”.

Ante tantas dificultades y obstáculos, ¿han pensado en emigrar? La pregunta recibe una respuesta unánime: no. Sudáfrica es su país, algunas de sus familias llevan aquí hasta cinco generaciones y todos han trabajado muy duro para construir lo que tienen. Sería muy difícil comenzar de cero, pero aunque no lo fuera, no quieren dejar su país. “No permitiremos que vengan y nos quiten nuestra granja. Me defenderé. No permitiré que nadie me quite lo que es mío”, dice en afrikaans André Swanepoel, y los demás replican en inglés: “Y no está solo”.

Antes de dar por terminada la reunión, Johan Engelbrecht toma la palabra. “No pretendemos ser los únicos que están sufriendo. Tanto sudafricanos blancos como sudafricanos negros están siendo asesinados. No importa si hablamos de seguridad alimentaria, de pobreza entre la población negra, etcétera. Todo se explica por el fracaso de un Gobierno que no nos protege, no nos apoya, que no construye la economía, que no toma las decisiones correctas para crear un clima en el que los negocios prosperen”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios