provoca un movimiento social sin precedentes

Islas artificiales y viviendas de lujo en la última joya de Bali

Un macroproyecto inmobiliario en la anteriormente protegida Bahía de Benoa ha provocado el nacimiento de uno de los movimientos de protesta más importantes de la historia de Indonesia

Foto: Una procesión en Gianyar de la minoría hindú, que apoya al movimiento contra el megaproyecto de TWBI en la Bahía de Benoa. (Reuters)
Una procesión en Gianyar de la minoría hindú, que apoya al movimiento contra el megaproyecto de TWBI en la Bahía de Benoa. (Reuters)

Como cada mes desde 2013, miles de balineses se han dado cita en las calles de Denpasar, la capital de la provincia de Indonesia, para protestar frente a la casa del gobernador contra un macroproyecto inmobiliario en la anteriormente protegida Bahía de Benoa.

El plan que la empresa PT Tirta Wahana Bali Internasional (TWBI) pretende ejecutar en la zona, un “catalizador para un desarrollo sostenible, basado en la protección medioambiental, el turismo y la cultura de Bali”, según la página web de la compañía, consiste en realidad en la construcción de islas artificiales al más puro estilo dubaití en un territorio de más de 700 hectáreas, protegido por la ley hasta que despertó el interés de inversores javaneses.

Los planos de TWBI muestran las futuras villas y apartamentos de lujo, un jardín botánico, un casino, restaurantes e incluso un parque de atracciones destinados a atraer a miles de turistas extra cada año a 'la isla de los dioses', que visitaron más de cinco millones y medio de extranjeros en 2017. El proyecto, además, crearía alrededor de 200.000 nuevos empleos.

Imagen del proyecto de PT Tirta Wahana Bali Internasional en la Bahía de Benoa.
Imagen del proyecto de PT Tirta Wahana Bali Internasional en la Bahía de Benoa.

Algo que, para el doctor Anak Agung Suryawan, experto en turismo de la Universidad de Udayana, es innecesario, porque “la oferta de alojamiento en Bali supera a la demanda, el ratio de ocupación hotelera es tan sólo del 60%, y la ejecución de este proyecto agravaría problemas ya existentes, como la congestión del tráfico, la contaminación y producción de desechos plásticos o la escasez de agua”.

Suryawan afirma que “existen tantos alojamientos para visitantes como para que no haya escasez de habitaciones durante los próximos diez años, aunque el turismo creciera hasta un 15%”.

La supuesta creación masiva de puestos de trabajo tampoco convence a la población de una provincia con una de las tasas de desempleo más bajas del país. “En Bali hay unas 33.000 personas desempleadas, si se crearan todos los puestos de trabajo anunciados y se contratase tan solo a gente local aún quedarían 169.000 empleos sin cubrir”, explica Made Mandera, activista y antiguo presidente de la Corporación de Desarollo Turístico de Bali.

“Esos puestos se cubrirían por trabajadores de otras islas, con una cultura y religión diferente, que acudirían acompañados de, al menos, otras cuatro personas de su familia, lo que haría que esta zona estuviera superpoblada”, apunta y agrega que “muchos problemas se evitarían si (el macroproyecto) se construyera en zonas menos explotadas por el turismo como el oeste de la isla, por ejemplo”.

El antiguo gobernador de la provincia concedió a los inversores en 2013 con un permiso de construcción sobre la Bahía de Benoa, que quedó desprotegida y se convirtió en la nueva 'mina de oro' de la ínsula tras la emisión de una nueva Regulación Presidencial en 2014 (No. 51/2014).

El rechazo que el macroproyecto inmobiliario provocó entre los isleños fue el motor que propulsó la creación de uno de los movimientos sociales más importantes y duraderos de la historia de Indonesia: la lucha contra la recuperación de tierras en la balinesa Bahía de Benoa, conocida como “Tolak Reklamasi” (rechazo a la recuperación). El movimiento contra esta amenaza para el ecosistema del ya superpoblado sur de la isla está liderado por la agrupación ciudadana ForBALI (Foro Balinés Contra la Reclamación).

Protesta de ForBALI contra el megaproyecto inmobiliario en la Bahía de Benoa. (Foto decida por ForBALI).
Protesta de ForBALI contra el megaproyecto inmobiliario en la Bahía de Benoa. (Foto decida por ForBALI).

Ronaldo y una movilización sin precedentes

Sin embargo, recuerda el abogado Wayan Suardana, fundador de ForBALI, el proyecto tuvo que posponerse porque tras la creación del movimiento de protesta, los inversores - que incluso contrataron a Cristiano Ronaldo para una campaña publicitaria- no contaban con la aprobación de los pueblos aledaños.

El aun creciente movimiento quiere evitar que se repita una historia ya conocida por los isleños. En 1994, se inició un proyecto similar en la isla de Serangan, al otro lado de la Bahía, que causó daños irreversibles a su flora y fauna “destruyendo el hábitat de la tortuga verde y sustituyendo sus bellas playas doradas por piedra caliza”, recalca el abogado Suardana.

El movimiento cuenta desde 2016 con el apoyo del Parisada Hindu Dharma Indonesia (PHDI), la autoridad religiosa de la minoría hindú indonesia, que emitió un edicto considerando la zona como 'tierra sagrada', ya que alberga más de una veintena de templos y en ella se celebran rituales importantes para los creyentes que profesan esta religión, esto es, más del 80% de la población de Bali.

De las autoridades religiosas “se escucharon, incluso, rumores sobre un posible 'puputan' si se iniciaba el proyecto”, afirma el Alto Sacerdote Bhagawan Payuk, haciendo referencia a los tradicionales rituales de suicidio colectivo, como los que tuvieron lugar en 1906 y 1908 durante la violenta dominación holandesa, “aunque estoy seguro de que esta vez no sucederá”.

Turistas caminan junto a un trabajador que limpia la paya de Kuta, Bali. (Reuters)
Turistas caminan junto a un trabajador que limpia la paya de Kuta, Bali. (Reuters)

Pero, ¿por qué continúan los balineses manifestándose tras cinco años de protestas y sin que se observe progreso en la zona que se pretende recuperar al mar?

El permiso de construcción concedido por el Gobierno provincial al grupo inversor expira el próximo 26 de agosto; mientras, en junio el pueblo votará a un nuevo gobernador. Aunque los candidatos se han declarado “en contra” de la recuperación de tierras, ninguno se ha comprometido de forma oficial.

ForBALI no quiere que las promesas del nuevo gobernador se evaporen cuando ocupe su cargo y ha solicitado a los candidatos que envíen una carta oficial al Gobierno, expresando su deseo de rechazar el proyecto, “algo que ya podrían haber hecho, porque todos ocupan ya algún puesto político”.

El movimiento contra la recuperación de la Bahía de Benoa se trata de una movilización social sin precedentes en la isla pues, dice Suardana, es la primera vez que 36 poblados tradicionales de la provincia se unen contra una misma causa, aunque algunos de ellos no se vean afectados por el problema de forma directa.

El líder del movimiento define también esta revolución social como una “innegable victoria de la gente local sobre los inversores” y celebra “que hayan conseguido convertir el asunto (de la recuperación de tierra) en un tema importante dentro de la agenda política”. “Mientras tengamos fuerza, seguiremos luchando”, concluye Suardana.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios