“Todos quieren ganar”

La crueldad de los concursos de camellos en Arabia Saudí: botox, hormonas y cirugía

Doce camellos han sido expulsados del festival que se celebra durante todo el mes de enero en Riad. ¿El motivo? Sus dueños los han hinchado a botox para poder ganar

Foto: Doce camellos han sido descalificados por usar botox en el King Abdulaziz Camel Festival (Reuters)
Doce camellos han sido descalificados por usar botox en el King Abdulaziz Camel Festival (Reuters)

El King Abdulaziz Camel Festival que se celebra en Arabia Saudí durante el mes de enero ya está dando sus frutos. La Super Bowl de los camellos, el desfile de Victoria’s Secret de las bestias del desierto, ha sido testigo de una de las maniobras más rocambolescas hasta ahora: utilizar botox en el rostro de los camellos para hacerlos más atractivos. Esta práctica es, desde luego, ilegal, por lo que los morrudos doce concursantes ya han sido descalificados.

La industria multimillonaria del camello alaba al animal que posea el rostro más codiciado. A saber: unos labios caídos y unos rasgos alargados, puntos en los que más se fijan los jueces del evento. “Usan el botox para los labios, la nariz e incluso la mandíbula”, contaba un asiduo al festival al diario The National. “Hace que la cabeza parezca más hinchada”, un rasgo muy codiciado.

Un camello debe tener los labios caídos y unos rasgos alargados para poder ganar.
Un camello debe tener los labios caídos y unos rasgos alargados para poder ganar.

El festival tiene lugar a unos 120 kilómetros de Riad, la capital de Arabia Saudí y ha reunido a 30.000 camellos y a 300.000 visitantes desde el pasado día uno. Para los camellos más grandes y llamativos, el premio es más que jugoso: 57 millones de dólares. Es por eso que algunos concursantes no han podido resistirse a inflar a su animal de botox antes de pasearlo con orgullo por el recinto.

“Los tramposos son creativos”. Otro propietario de camellos contaba al diario de Emiratos Árabes que el botox no es, ni mucho menos, la única opción. “Algunos tiran de los labios del camello con la mano cada día para intentar hacerlos más largos. Otros usan hormonas para que tengan más músculos. Todos quieren ganar”.

Un participante del King Abdulaziz Camel Festival (Reuters)
Un participante del King Abdulaziz Camel Festival (Reuters)

El ansia por mostrar estar en posesión del camello mejor dotado va más allá. Días antes del concurso, los medios saudíes hacían público cómo un veterinario había practicado cirugía estética en varios camellos para tratar de reducir el tamaño de sus orejas.

El festival de camellos consta con puestos de comida, tiendas con souvenirs, un zoo con los ejemplares más exóticos del mundo o competiciones de carreras además del concurso de belleza. En un comunicado en su página web, el festival se ha reafirmado en contra de los métodos como el botox y ha asegurado tener los equipos necesarios para detectar esta manipulación. “Trabajamos para contrarrestar el fraude y no lo permitiremos”. Fahd al-Semmari, miembro de la junta del Club Camel, ha recordado la intención final del festival: “Que todas las personas vengan a disfrutar del entretenimiento, el conocimiento y la competencia”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios