May prevé "duras conversaciones" tras la postura de la UE a 27 sobre el Brexit
  1. Mundo
los líderes de la ue acordaron este sábado las líneas rojas de las negociaciones

May prevé "duras conversaciones" tras la postura de la UE a 27 sobre el Brexit

La primera ministra británica asegura que está dispuesta a abandonar las conversaciones en el momento en que las exigencias de Bruselas le resulten inaceptables

Foto: May prevé "duras conversaciones" tras la postura de la UE a 27 sobre el Brexit
May prevé "duras conversaciones" tras la postura de la UE a 27 sobre el Brexit

La primera ministra británica tiene claro que las negociaciones del Brexit no serán fáciles. Theresa May reconoció este domingo que la dura postura adoptada este sábado por los líderes de la Unión Europea sobre las 'líneas rojas' del acuerdo de divorcio con Reino Unido demuestra que se avecinan "duras conversaciones".

La cumbre de Bruselas acabó con el apoyo unánime de los miembros de la UE sobre los límites a negociar con Londres, concretadas en un acuerdo de principios que tardó solo media hora en acabar firmado. Sobre todo, se manda a Londres el mensaje claro de que tendrá que sudar para conseguir acceso a los mercados europeos.

"Creo que ha quedado demostrado, no solo en esta reunión sino en recientes comentarios de líderes europeos, que va a haber momentos bastante duros en estas conversaciones", ha declarado en una entrevista en la BBC Theresa May, quien aseguró de todas formas que se encuentra dispuesta a abandonar las conversaciones en el momento en las exigencias de Bruselas le resulten inaceptables.

Foto: Los 27 cierran filas ante el inicio de las negociaciones del Brexit

"Es mejor no tener acuerdo que un mal acuerdo, como he dicho otras tantas veces", ha declarado May en comentarios al programa de Andrew Marr, en la cadena británica BBC. "Me parece a mí, sin embargo, que hay buena voluntad por ambas partes", ha remachado.

Los Veintisiete acordaron ayer las líneas rojas en la cumbre de Bruselas, donde participaron los principales líderes europeos salvo May. Entre los puntos acordados, los mandatarios tienen claro que Londres debe pagar no solo las facturas que ya tiene sobre la mesa, sino también todas aquellas que se había comprometido a abonar en un futuro: programas de investigación a largo plazo o proyectos de infraestructuras. Reino Unido se opone radicalmente a desembolsar los miles de millones -60.000 millones de euros, según las primeras cifras que circulan- que supone esto.

Brexit Theresa May Unión Europea Reino Unido
El redactor recomienda