Es noticia
Menú
España y Portugal sellan la paz por el cementerio nuclear de Almaraz
  1. Mundo
el acuerdo "ofrece fuertes garantías a todas las partes"

España y Portugal sellan la paz por el cementerio nuclear de Almaraz

Tras meses de tira y afloja, este sábado se ha puesto punto y final a la disputa. Madrid y Lisboa sellan un acuerdo que pone fin a la disputa, con mediación de Bruselas

Foto: Fotografía del exterior de la Central Nuclear de Almaraz (CNA). (EFE)
Fotografía del exterior de la Central Nuclear de Almaraz (CNA). (EFE)

No todos los cementerios son lugares de paz. Los nucleares, que almacenan el radiactivo combustible que utilizan las centrales, suelen ser más bien motivo de disputa. Éste ha sido el caso de la construcción del Almacén Temporal Individualizado (ATI) de Almaraz, que ha recalentado las relaciones entre España y Portugal. El motivo: el nuevo cementerio nuclear, que se situará en suelo cacereño, pero apenas a 100 kilómetros de la frontera lusa. Una decisión que sublevó a las autoridades portuguesas.

Tras meses de tira y afloja, este sábado se ha puesto punto y final a la disputa. Desde Bruselas, a donde se han desplazado para participar en la cumbre de los Veintisiete líderes europeos sobre el Brexit, Mariano Rajoy y Antonio Costa han sellado el “consenso amistoso” que ya se logró a finales de febrero. Todo en presencia del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que ha actuado como mediador en la trifulca.

Para llegar a esta resolución ha sido necesario organizar una visita de las autoridades portuguesas y de funcionarios comunitarios a Almaraz

El acuerdo, plasmado en una declaración a tres, ofrece “fuertes garantías a todas las partes”. Portugal considera que ahora tiene suficientes elementos que disipan sus temores, que le llevaron a presentar una queja ante la Comisión, al entender que España no había valorado correctamente el impacto que podía tener el ATI del lado luso.

Para llegar a esta resolución ha sido necesario organizar una visita de las autoridades portuguesas y de funcionarios comunitarios a Almaraz, durante la que la parte española compartió con sus colegas una “cantidad sustancial de información detallada”. En especial, sobre dos puntos: el medioambiente y la seguridad. También, que el Consejo de Seguridad Nuclear español se comprometa a exigir al operador de Almaraz las recomendaciones de los expertos portugueses, y que ambas partes acuerden mantener un intercambio continuo de información sobre el almacén.

No todos los cementerios son lugares de paz. Los nucleares, que almacenan el radiactivo combustible que utilizan las centrales, suelen ser más bien motivo de disputa. Éste ha sido el caso de la construcción del Almacén Temporal Individualizado (ATI) de Almaraz, que ha recalentado las relaciones entre España y Portugal. El motivo: el nuevo cementerio nuclear, que se situará en suelo cacereño, pero apenas a 100 kilómetros de la frontera lusa. Una decisión que sublevó a las autoridades portuguesas.

Portugal Comisión Europea