Xinjiang, de la Ruta de la Seda al estado policial chino
  1. Mundo

Xinjiang, de la Ruta de la Seda al estado policial chino

Xinjiang, la región de mayoría musulmana del oeste de China, ha sido siempre el puente entre el mundo islámico y el Extremo Oriente. Sus habitantes, de

Xinjiang, la región de mayoría musulmana del oeste de China, ha sido siempre el puente entre el mundo islámico y el Extremo Oriente. Sus habitantes, de etnia uigur, tienen más en común con los pueblos túrquicos nómadas de Asia Central que con los chinos Han de la costa y centro del país. Sin embargo, la influencia china es notable, como se ve en la cultura, la gastronomía o la arquitectura uigur. Pero al imperio chino siempre le ha resultado difícil dominar a los levantiscos habitantes de esta zona.

En los últimos años, numerosos ciudadanos chinos han sido objeto de apuñalamientos y ataques con cuchillos por parte de uigures, cuya expresión más violenta fueron los disturbios de 2009. Las autoridades chinas acusan a los opositores uigures de vínculos con el terrorismo islámico internacional, una afirmación cierta en algunos casos: militantes uigures han formado parte de grupos extremistas en la región, o se han unido al Estado Islámico en Siria e Irak. Pero disidentes uigures aseguran que estas respuestas violentas son consecuencia directa de las políticas represivas del Estado chino. El último ejemplo: la prohibición, este fin de semana, de usar el velo islámico o llevar barba "larga", como parte de un paquete oficial de medidas para "combatir el extremismo".