Exportar leche materna para madres de EEUU: el negocio que ha prohibido Camboya. Noticias de Mundo
AL COMPRADOR LE CUESTA unos 20 dólares por toma

Exportar leche materna para madres de EEUU: el negocio que ha prohibido Camboya

El Gobierno camboyano reacciona a las críticas internacionales ante esta polémica práctica cada vez más extendida. La empresa se defiende: "No se la quitamos a los niños, solo tomamos el extra"

Foto: Una mujer sostiene a su bebé en la aldea de Kbal Spean, en la provincia camboyana de Bonteay Meanchey. (Reuters)
Una mujer sostiene a su bebé en la aldea de Kbal Spean, en la provincia camboyana de Bonteay Meanchey. (Reuters)

Un salario fácil de entre 7 y 10 dólares al día en un país en el que una de cada cinco personas vive con menos de dos dólares diarios: Camboya. Este era el jugoso acuerdo que una empresa americana, Ambrosia Labs, llevaba cerca de dos años ofreciendo a madres camboyanas que vivían en zonas pobres del país. Su trabajo era sencillo, pero polémico: sólo tenían que donar a la empresa su leche materna para que fuera exportada a Estados Unidos.

El jugoso acuerdo, sin embargo, se les acaba de terminar. El gobierno camboyano acaba de prohibir de forma permanente este controvertido negocio después de haber puesto en suspensión la práctica la semana pasada. “Aunque Camboya sea pobre, no es bueno para la gente que se venda leche materna”, decía la carta del Consejo de Ministros en la que se prohibía la práctica.

La empresa vendía a través de su página web la leche en pequeños sobres que publicitaba como “leche 100% humana pura y segura”, sin aditivos ni preservativos. Así, los lotes de 10 sobres de leche, que según la empresa equivalía cada uno a entre 1 y 2 tomas, se podían adquirir por un precio de 195 dólares (180 euros), mientras que el pack de 60 sobres costaba 980 dólares (908 euros). “A través de nuestra estrategia novedosa, podemos ofrecer suficiente leche no sólo para los niños que más lo necesitan, sino también para el público general. Ningún otro banco [de leche materna] tiene esa habilidad”, asegura la empresa. Su estrategia novedosa, continúa la página, consistía en buscar madres donantes “alrededor del mundo con exceso de leche y con hijos de al menos seis meses de edad”. Según Ambrosia Labs, a todas las donantes se les había realizado pruebas de drogas, alcohol y enfermedades.

Una vez importado a Estados Unidos y pasteurizado, el producto estaba dirigido fundamentalmente a mujeres con problemas para producir leche, aunque también se publicitaba como una ayuda para hacer frente a la agitada vida social americana. “Ya sea que mamá vuelve al trabajo y necesita un pequeño extra o si te vas de fin de semana y quieres estar segura de que tu pequeño tiene suficiente, el lote de diez es para ti”, reza la página web donde aún se pueden adquirir los sobres.

sede de la compañía exportadora de leche materna humana Koun Meada en Phnom Penh, el 29 de marzo de 2017. (EFE)
sede de la compañía exportadora de leche materna humana Koun Meada en Phnom Penh, el 29 de marzo de 2017. (EFE)

"Un tejido humano, como la sangre"

Ambrosia tenía su centro de donación en Camboya en Stung Meanchey, uno de los suburbios más pobres de la capital, Phnom Penh, conocido por ser un antiguo vertedero. Las mujeres eran pagadas por onza de leche por lo que organizaciones como UNICEF habían denunciado que la empresa promovía que se abandonara la lactancia para poder vender la mayor cantidad posible de leche. “Los bancos de leche materna no deben operar con la explotación de mujeres y niños camboyanos pobres y vulnerables sólo por motivos comerciales”, asegura Debora Comini, representante de UNICEF en Camboya, organización que ha aplaudido la prohibición del gobierno. “La leche materna debe ser considerada un tejido humano, como la sangre, y su comercialización en Camboya no puede ser apoyada”, continúa Comini. Según la representante de UNICEF, aunque los programas de leche materna estén dirigidos a ayudar a niños en riesgo de malnutrición y no con objetivos comerciales, “deben ser gestionados de forma correcta para que la capacidad de la madre para alimentar a su propio hijo no se vea afectada”.

La empresa ha asegurado en entrevistas a varios medios internacionales que sus prácticas son seguras y que no se están aprovechando de la necesidad de las madres camboyanas. “No se lo estamos quitando a esos niños”, aseguró Ryan Newell, uno de los cofundadores de la empresa, a The Guardian. “Sólo estamos tomando el extra que esas madres estarían perdiendo si dejaran de dar el pecho a sus hijos”, continuaba Newell. La empresa recibía las donaciones de unas 30 mujeres que, según Newell, cobraban “de dos a tres veces” lo que ganarían en cualquier otro sitio.

Camboya es el tercer país más pobre de Asia en términos de renta per cápita, sólo por detrás de Nepal y Timor Oriental, y un 17.7 por ciento de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. La falta de recursos afecta con especial intensidad a los menores y, según datos de UNICEF, la malnutrición causa unas 4.500 muertes anuales de niños, aproximadamente una de cada tres muertes infantiles en el país. Además un 32 por ciento de los niños tiene retraso en el crecimiento debido a la malnutrición crónica y un 24 por ciento padece de bajo peso.

La lactancia materna ha sido un asunto polémico durante décadas en países en vías de desarrollo como Camboya, donde marcas internacionales han desplegado agresivas campañas para convencer a las madres de que las fórmulas de leche infantil eran más seguras que la leche materna. Así, la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses se ha reducido en Camboya del 75 por ciento en 2010 al 65 por ciento en 2014, algo que ha contribuido al incremento de la malnutrición infantil en el país, según UNICEF. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida del niño y como complementaria, al menos cinco veces al día, entre los seis meses y los dos años.

La leche materna no ha sido la única polémica relacionada con la maternidad que se ha vivido en el país durante los últimos meses. El pasado mes de noviembre el gobierno también prohibió la maternidad subrogada que estaba empezando a florecer en el país, después de que su vecino, Tailandia, la hubiera vetado meses antes.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios