Giulio Perrone, el mafioso que llevaba huido 20 años y que fue detenido por ver a Sabina
  1. Mundo
UN PERFIL DE FACEBOOK ALERTÓ A LAS AUTORIDADES

Giulio Perrone, el mafioso que llevaba huido 20 años y que fue detenido por ver a Sabina

Se trataba de uno de los mafiosos más perseguidos por la policía italiana, a quien lograron encontrar gracias a sus publicaciones en un perfil de Facebook

placeholder Foto: Guilio Perrone, en una de las fotos de su casa colgada en las redes sociales
Guilio Perrone, en una de las fotos de su casa colgada en las redes sociales

Después de casi veinte años huido de la Justicia, Giulio Perrone ha sido detenido en México. Considerado como uno de los grandes capos de la Mafia napolitana, Perrone escapó de su Italia natal para evitar entrar en prisión, pues sobre él pesaba una condena de 20 años de cárcel por tráfico de drogas. Hasta el momento, había conseguido ocultarse a la perfección, pero un garrafal error le echó en brazos de las autoridades... por 'culpa' de Joaquín Sabina.

Foto: Imagen de la antigua ciudad de Ptolemais, en Libia, a unos 100 kilómetros de Bengasi (Reuters).

Perrone es uno de los integrantes del primer círculo de la Camorra, considerado como uno de los históricos capos napolitanos. Sería en 1993 cuando el italiano, junto a su mujer, era detenido mientras transportaban 16 kilos de cocaína. Tras ser juzgado, los tribunales le condenaron a una pena de 20 años, 11 meses y 8 días de prisión por este hecho, pero algo falló. Antes de entrar en prisión, Perrone fue capaz de escapar y de esfumarse sin dejar ningún rastro.

Esta situación dio lugar a que pasara a ser considerado como uno de los fugitivos más buscados por la policía italiana. Su capacidad para huir de las autoridades fue tal que estuvo casi 20 años desaparecido, formando una nueva vida. Ocultado en México desde la década de los noventa, comenzó una nueva vida: olvidó su pasado, volvió a casarse e incluso tuvo varios hijos. Aparentemente, llevaba una vida normal, lo que complicaba la búsqueda a las autoridades.

Sin embargo, pese a su cautela, la nostalgia y las redes sociales le hicieron caer en un garrafal error que provocó su detención esta misma semana. A sabiendas de que los teléfonos y los domicilios de su familia y amigos estarían monitorizados por las autoridades y, por tanto, comunicarse con ellos se antojaba una misión imposible, entendió que la mejor manera para conseguir tener contacto con ellos era a través de un perfil falso en las redes sociales.

Así, Perrone decidió crear una cuenta en Facebook utilizando su nuevo nombre, Saverio García Galiero. Pero, ¿cuál fue el error que le llevó a anunciar a las autoridades que se trataba de él? Pues, precisamente su segundo apellido. Y es que Galiero era el apellido de soltera de su madre, una pista que hizo que la policía italiana decidiera monitorizar sus movimientos para comprobar de quién se trataba: no se equivocaban, era Giulio Perrone.

Una vez conocido su perfil en las redes, sólo era necesario seguirle hasta que, por error o por relajación, desvelara algún movimiento que permitiera saber con precisión dónde se encontraba. Y ese día llegó: entre las muchas imágenes de poemas, playas o viajes que colgaba en las redes, un día decidió subir una foto en un mural, en el que aparecía abrazado a una mujer. La policía ya sabía que se encontraba viviendo en México. Faltaba la ubicación exacta.

El concierto que le delató

Pero la pista definitva que echó luz sobre su paradero fue un concierto de Joaquín Sabina en Buenos Aires en 2014. Tras colgar una imagen de su presencia en el evento, las autoridades consiguieron medir todos su movimientos: desde su viaje de vuelta a México, hasta el lugar en el que se alojaba o su forma de vida. Después de un par de años monitorizando todo lo que hacía y, tras conseguir los pertinentes permisos legales, la Interpol le ha detenido cerca de Tampico.

A sus 64 años, Perrone fue trasladado a Ciudad de México, desde donde fue enviado en vuelo directo a Roma para que cumpla su pena 20 años más tarde. Su perfil en Facebook fue el que dio la pista definitiva a las autoridades para conocer su paradero y poder detenerle hace escasos días en México. Usar el apellido de su madre y acudir a un concierto de Sabina fueron los elementos clave para que las autoridades le pudieran echar el guante.

Mafia México Camorra Facebook Joaquín Sabina Delincuencia Narcotráfico
El redactor recomienda