¿DE QUÉ HABLÓ CON VLADIMIR PUTIN?

Caos en el equipo de transición de Trump

Crisis en el equipo de transición de Trump, quien suma al vicepresidente electo, Pence, a las reuniones mientras continúa la incertidumbre sobre quiénes ocuparán puestos clave

Foto: La portada de la revista 'Time', en un quiosco de la estación de Pensilvania, en Nueva York, el 9 de noviembre de 2016. (Reuters)
La portada de la revista 'Time', en un quiosco de la estación de Pensilvania, en Nueva York, el 9 de noviembre de 2016. (Reuters)

Crisis en el equipo de transición del presidente electo de EEUU. Donald Trump sumó este martes al vicepresidente electo, Mike Pence, a las reuniones que mantiene en Nueva York para diseñar el equipo destinado a acompañarle en Washington, mientras continúa la incertidumbre sobre quiénes ocuparán puestos clave. Todo ello, en medio de una acritud creciente entre asesores de Trump y figuras de peso del Partido Republicano.

El excongresista Mike Rogers, una de las voces más respetadas en el ámbito de la seguridad nacional, ha anunciado que abandona su puesto como asesor de seguridad del equipo de transición de Trump. Según fuentes próximas al proceso citadas por 'Bloomberg Politics', miembros del equipo de transición habrían pedido a Rogers que 'dimitiese'. Mientras, el neurocirujano Ben Carson, convertido en confidente de Trump desde que terminaron las primarias republicanas, se retira de la carrera por entrar en la Administración, aunque continuará ejerciendo como asesor informal. Carson era el partidario afroamericano del presidente de más alto perfil, y su nombre había sonado para ocupar el puesto de secretario de Salud.

Asimismo, el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani habría abandonado la carrera por el cargo de fiscal general, según informa 'The Washington Post'. Giuliani, el asesor de mayor renombre de Trump, lideraba la candidatura para el puesto. No obstante, 'The Wall Street Journal' había apostado en las últimas horas por su designación como futuro secretario de Estado.

La transición al poder de Trump se está caracterizando por las discrepancias internas que han provocado nombramientos clave para su futuro gabinete, especialmente en cargos relacionados con la seguridad nacional, según fuentes próximas al presidente electo citadas por la cadena CNN. Una de esas fuentes, inmersa en el proceso de transición, describe los choques como una "lucha a cuchillo". Hasta ahora, Trump solo ha designado dos importantes cargos de la futura Administración: el jefe de Gabinete, puesto que ocupará el presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, y el jefe de Estrategia y consejero sénior, que será Stephen Bannon, un supremacista blanco.

Stephen Bannon deja las oficinas del presidente electo Donald Trump, en Nueva York, el 11 de noviembre de 2016. (Reuters)
Stephen Bannon deja las oficinas del presidente electo Donald Trump, en Nueva York, el 11 de noviembre de 2016. (Reuters)

¿De qué hablaron Trump y Putin?

Tras meses de flirteo público, por fin han puesto sus intenciones sobre la mesa: establecer una relación "fuerte y duradera". Es el deseo que el presidente electo de EEUU, Donald Trump, trasladó anoche a Vladimir Putin en una conversación telefónica. Los dos líderes están de acuerdo en que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia son "insatisfactorias" y prometieron trabajar para mejorarlas, según un comunicado difundido por el Kremlin.

Moscú asegura que Putin y Trump pretenden combinar esfuerzos en la lucha contra el terrorismo y que analizaron la posibilidad de alcanzar "un acuerdo para la crisis en Siria". Rusia, aliado clave del régimen de Bashar al Asad, lanzó una operación militar en septiembre de 2015 para, oficialmente, combatir al Estado Islámico, aunque los ataques aéreos de la aviación rusa han golpeado principalmente a otros grupos de corte yihadista, como Jabhat Fatah al Sham (Frente de la Conquista de la Siria histórica, el antiguo Frente al Nusra) o milicias opositoras. Durante los cinco años de conflicto, Estados Unidos ha suministrado armamento a algunas milicias rebeldes, entre ellas el Ejército Libre Sirio (ELS), la coalición bautizada como Frente del Sur o las Unidades de Protección Popular kurdas (YPG), la fuerza sobre el terreno más efectiva contra el ISIS. Un acuerdo entre Trump y Putin conllevará, probablemente, la interrupción de dicha ayuda.

"El contexto [en el que se produce la conversación] es que el Trump de la campaña no será el Trump presidente, pero tenderá a la confrontación y a la agresividad por su carácter. En cuanto a Siria, [sus acciones] dependerán más de los nombramientos para su gabinete, como, por ejemplo, quién ocupará el puesto de secretario de Estado, que de las ideas de Trump. Dichos nombramientos determinarán la relación de EEUU con Rusia. Putin no tiene que pedir nada al presidente electo, porque si Trump tiene algo claro en política exterior, es el no intervencionismo. El factor no es que Putin haya convencido a Trump, sino que Trump ya tiene claro que la estrategia de EEUU en Siria de ayudar a las fuerzas opositoras no ha solucionado nada", explica a este diario Javier Morales, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Europea de Madrid e investigador del grupo Eurasia.net.

Por otra parte, el presidente electo y el líder ruso han ordenado a sus asistentes que preparen una reunión cara a cara. El equipo de Trump asegura que en la conversación de anoche se trataron "las amenazas y retos" comunes y "asuntos económicos estratégicos" para los dos países. Ambos líderes recordaron que en 2017 se cumplirán 210 años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Rusia y Estados Unidos, lo que "debe estimular el regreso a una cooperación pragmática y mutuamente beneficiosa, que responda a los intereses de ambos países y a la estabilidad y seguridad mundiales". Asimismo, Putin deseó a Trump éxito en la aplicación de su programa electoral y le expresó su deseo de abrir un diálogo de socios "en pie de igualdad".

Durante la campaña, el magnate neoyorquino expresó en repetidas ocasiones su admiración por el mandatario ruso —a quien definió como "un líder más fuerte que Obama— y su intención de que los dos países se unan para combatir juntos al terrorismo, particularmente al Estado Islámico. Un punto de vista que choca frontalmente con el de muchos 'halcones' del Partido Republicano, quienes han pedido a Trump que aumente el presupuesto de defensa pero sospechan de las intenciones de Moscú y han denunciado las acciones de Rusia en Europa del Este, Ucrania y Siria. Asimismo, esta propuesta de colaboración podría provocar una disputa entre Trump y el Pentágono, cuyos líderes militares se oponen radicalmente a colaborar con Rusia, especialmente en Siria.

Precisamente hoy, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, ha anunciado el despliegue en Siria de siete nuevos sistemas de misiles de defensa aérea S300. "Como saben, el sistema S400 fue desplegado hace tiempo. Además, hemos desplegado siete sistemas de misiles S300 para cubrir la zona de mar prácticamente hasta el territorio de Chipre", ha afirmado el responsable político de las Fuerzas Armadas rusas, en un discurso con altos cargos de su departamento y empresas del sector de defensa. Además, se han desplegado sistemas de defensa costera Bastión, con los que el régimen de Al Asad podrá cubrir la práctica totalidad de la costa siria.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios