la carrera presidencial, cada vez más definida

Trump consigue los delegados necesarios... y aventaja a Clinton en las encuestas

Tras su éxito en las primarias de Washington, el magnate obtiene el apoyo de 1.238 delegados republicanos. Por primera vez, los sondeos le ponen por encima de su oponente demócrata

Foto: Donald Trump, durante un mitin en Anaheim, California, el 25 de mayo de 2016. (Reuters)
Donald Trump, durante un mitin en Anaheim, California, el 25 de mayo de 2016. (Reuters)

Si no hay sorpresas durante la Convención del Partido Republicano, prevista para finales de julio, Donald Trump será candidato a la presidencia. Tras su éxito en las primarias de Washington (donde ha logrado un 75,8% de los votos), el magnate se ha asegurado ya el respaldo de 1.238 delegados, uno más de los que necesitaba para cimentar su candidatura.

La agencia Associated Press ha confirmado que varios delegados no comprometidos -libres para votar a cualquier candidato- apoyarán a Trump, por lo que la cifra parece consolidada. “Creo que ha conectado con una parte de nuestro electorado a la que no le gusta el punto en el que está nuestro país. No tengo problema en apoyar al señor Trump”, ha declarado Pam Pollard, secretaria del Partido Republicano en Oklahoma, a AP.

Esto le plantea un dilema enorme a la cúpula republicana, cuyo desdén por Trump es bien conocido. Durante la Convención, el partido todavía puede, en teoría, nominar a un candidato diferente, pero si decidiese finalmente 'puentear' al magnate, lo haría explícitamente contra la voluntad de sus bases, que han expresado de forma inequívoca su preferencia por el polémico aspirante.

Trump puede ser, sin embargo, un caballo ganador: esta semana, por primera vez, las encuestas le otorgan cierta ventaja frente a la que, presumiblemente, será su oponente demócrata, Hillary Clinton. El pasado domingo, una encuesta de la empresa de demoscopia RealClearPolitics situaba a Trump 0,2 puntos por delante de Clinton. Una cifra minúscula, pero de gran importancia simbólica: el multimillonario neoyorquino ya había estado a punto de superar a la exsecretaria de Estado en dos ocasiones, tal y como advierte la analista Mona Chalabi en 'The Guardian', y el pasado fin de semana acabó lográndolo.

Evolución de la intención de voto hasta la semana pasada. (Fuente: RealClearPolitics)
Evolución de la intención de voto hasta la semana pasada. (Fuente: RealClearPolitics)

Demasiado pronto para ser fiable

La diferencia es escasa -de hecho, en la última actualización de RealClearPolitics, Clinton vuelve a sacarle un punto a Trump-, pero ahí precisamente radica la cuestión: según estas encuestas, si ambas figuras acaban enfrentándose en las urnas, la elección estará muy reñida. La mayoría de los expertos, sin embargo, consideran que es demasiado pronto para considerar estos sondeos como definitivos.

Además, opinan que estos datos tienen una explicación: por ejemplo, Jim Williams, analista de Public Policy Polling, cree que esto se debe a que muchos de los votantes de Bernie Sanders se mantienen en silencio respecto a Clinton, pero, enfrentados a la disyuntiva entre votar por ella o arriesgarse a un Trump en la presidencia, probablemente acabarán apoyando a la candidata demócrata. “Estamos en el cénit de la animosidad entre Clinton y Sanders, y eso explica una parte de todo esto”, ha explicado Williams a la publicación 'Vox'.

Además, Trump sigue siendo ampliamente impopular en algunas cuestiones clave, por lo que, al abordar estos temas específicos, los resultados de las encuestas dejan a Clinton bajo una luz más favorable. “Tienes que observar la estructura profunda de la opinión pública. Tienes que ver la evaluación de los votantes de los rasgos de los diferentes candidatos, y así se ve el material en bruto para las elecciones generales”, afirma Bill Galston, académico de la Brookings Institution y antiguo asesor de Bill Clinton. En el caso de Hillary, su gran baza es su experiencia internacional. “Cada candidato presidencial exitoso tiene que superar la barrera de ser, como mínimo, aceptable como el conductor jefe de la política exterior estadounidense y el comandante en jefe de las fuerzas armadas. Cuanto más pueda desviar el foco la campaña de Clinton hacia estas áreas, donde ella tiene una clara ventaja, mejor le irá”. La contienda electoral, pues, está lejos de haberse zanjado.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios