está hospitalizado

Mason Wells, el joven que sobrevivió a los atentados de Bruselas, París y Boston

Tiene 19 años y es misionero mormón. Sus padres creen que ha sido bendecido por Dios y su sueño es unirse a la Marina de EEUU. Tiene quemaduras de tercer grado en la cara y heridas de metralla

Foto: Mason Wells en una imagen de su perfil personal de Facebook
Mason Wells en una imagen de su perfil personal de Facebook

Se llama Manson Wells y la suerte ha estado de su lado hasta en tres ocasiones. Este joven estadounidense resultó herido este martes en los ataques terroristas de Bruselas y vivió por tercera vez el horror de un atentado después de haber estado en Boston durante el maratón de 2013 y en París el pasado 13 de noviembre.

Misionero mormón, Wells se encontraba en el área de facturación del aeropuerto de Zaventem con otros dos misioneros de Utah cuando explotó una de las dos bombas que los tres terroristas suicidas llevaban en sus maletas. Con apenas 19 años este es el tercer atentado terrorista que vive tal y como ha confirmado su padre, Chad Wells, a varias televisiones de Estados Unidos. 

[Siga en directo las últimas informaciones sobre los atentados de Bruselas] 

Quemaduras de tercer grado y metralla

Ingresado en un hospital belga con quemaduras de tercer grado en la cara, una herida en la cabeza, resto de metralla en gran parte de su cuerpo y un rotura del tendón de Aquiles, Manson Wells se encuentra estable y a la espera de que su familia llegue a Bruselas para reecontrarse con él, situación algo complicada ya que el aeropuerto de Zaventem sigue cerrado y son muchos los vuelos que están siendo desviados a otros aeropuertos del país e, incluso, de Francia y los Países Bajos.

Mason Wells
Mason Wells

La casualidad también quiso que Wells se encontrase cerca de París durante los ataques de noviembre y que sintiese temblar el suelo en Boston, donde estaba a una manzana del lugar donde estalló la bomba que ennegreció la maratón de abril de 2013. El joven se encontraba cerca de la meta con su padre esperando a que llegase su madre, que corría en la competición, cuando explotó la bomba casera que dejó tres muertos y 264 heridos. "Es un chico fuerte. La experiencia de Boston le ayudó a mantener la calma", aseguró la madre, Kimberly Wells, ante la prensa.

[Los ataques terroristas reinvindicados por ISIS, en imágenes]

Su sueño: unirse a la Marina de EEUU

Según los padres de Wells, que se enteraron de que estaba vivo por el representante de la iglesia mormona en Francia, estas circunstancias demuestran que todo pasa como una "prueba de carácter" y aseguran que no lo ven como "una maldición terrible, sino como una bendición". "Fue bendecido por Dios de manera significativa", aseguró el padre del joven, que evoluciona favorablemente y no se teme por su vida.

La mayor preocupación de la familia actualmente es que las heridas no le dejen secuelas que le impidan conseguir su sueño: unirse a la Academia de la Marina de Estados Unidos y poder servir a su país como miembro de las Fuerzas Armadas. A Mason solo le quedaban cuatro meses para terminar su etapa de dos años como misionero mormón, que realizan muchos adolescentes de Utah tras acabar los estudios secundarios, tras lo cual pretendía alistarse en el Ejército.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios