"LOS ALEMANES TAMBIÉN HARÁN MÁS"

Austria endurece los controles para impedir la entrada de "migrantes económicos"

Tomará medidas más duras en sus fronteras para impedir la entrada de "migrantes económicos", en un intento por reducir la entrada de inmigrantes. 90.000 personas solicitaron asilo en 2015

Foto: Un policía austriaco ayuda a un niño a superar una valla fronteriza, en Spielfeld, el 30 de octubre de 2015 (Reuters).
Un policía austriaco ayuda a un niño a superar una valla fronteriza, en Spielfeld, el 30 de octubre de 2015 (Reuters).

Presionado por el avance de la ultraderecha, el Gobierno austriaco se une al club de los controles fronterizos después de que Suecia y Dinamarca, también miembros del espacio Schengen de libre movilidad, hayan impuesto controles en sus fronteras para reducir la ola de refugiados. El canciller Werner Faymann ha afirmado este martes que el país tomará medidas más duras en sus fronteras para impedir la entrada de "migrantes económicos", en un intento por reducir la entrada de inmigrantes. Cientos de miles de personas que huyen de los conflictos y la pobreza en Oriente Próximo, Asia Central y África han entrado en Austria en 2015, muchos de ellos en su ruta hacia Alemania. Alrededor de 90.000 solicitaron asilo en Austria -un país con una población de 8,5 millones- durante el año pasado, una cifra tres veces superior a la registrada en 2014.

"Uno debe transitar a un 'Plan B'. Eso significa endurecer las políticas junto a Alemania para devolver a los migrantes económicos y reducir los números totales (de inmigrantes)", ha valorado Faymann, en una entrevista con el diario local 'Krone'. Así, ha defendido que Austria debe explorar el marco legal para diferenciar entre las personas que huyen de la guerra y las que emigran por motivos económicos. "Una cosa está clara en cualquier caso: a corto plazo, seremos más activos en nuestras fronteras que a día de hoy. Los alemanes también harán más", ha remachado el canciller austriaco.

Faymann, que en un principio había mantenido una postura más flexible ante la crisis de refugiados, ha sido presionado por sus compañeros conservadores de coalición y el ultraderechista Partido de las Libertades, que está viendo aumentar sus respaldos en las encuestas.

Desde principios de año, las autoridades alemanas devuelven a Austria a unos 200 refugiados cada día porque no quieren pedir asilo en Alemania o no tienen derecho a hacerlo, según explicó este lunes Simone Mayr-Kirchberger, de la oficina de prensa de la Policía de la región de Alta Austria, fronteriza con Alemania. Muchos no quieren solicitar asilo en Alemania y quieren continuar su viaje hacia el norte, especialmente hacia Suecia. Otros no tienen los documentos de viaje reglamentarios, que acredite su condición de ciudadano de un país con derecho a asilo, o directamente no tienen permiso de estancia en Alemania, al no ser de un Estado cuyos nacionales tienen derecho de asilo.

A su vez, Austria también ha comenzado a devolver refugiados hacia Eslovenia, la escala anterior dentro de la llamada ruta de los Balcanes. La normativa comunitaria establece que los refugiados sólo pueden quedarse en el país en el que formulan su solicitud de asilo.

Migrantes esperan a cruzar la frontera entre Eslovenia y Austria en Sentilj (Reuters).
Migrantes esperan a cruzar la frontera entre Eslovenia y Austria en Sentilj (Reuters).

"No hemos logrado ningún control"

Acosada por sus rivales políticas tras el escándalo de las agresiones sexuales en Colonia, Angela Merkel, adalid de las políticas de asilo a los refugiados, advirtió ayer que Europa es "vulnerable" a la crisis porque aún no ha sido capaz de controlar la situación ante la llegada masiva de solicitantes de asilo. Alemania, por sus condiciones de asistencia a los migrantes, es el país preferido como destino. "Nos enfrentamos al desafío de los refugiados que están llegando a Europa y somos vulnerables porque no hemos puesto orden, no hemos logrado el control", ha dicho en un evento de negocios celebrado en la ciudad alemana de Mainz. Además, la jefa de Gobierno ha sostenido que la libertad de movimiento en territorio europeo y el euro están "directamente vinculados".

Los ánimos están caldeados en Alemania tras el escándalo de Colonia. Unos 250 ultraderechistas provocaron disturbios ayer en Leipzig (este) coincidiendo con una marcha convocada por el movimiento islamófobo "Pegida" y que estuvo salpicada por alusiones a las agresiones sexuales registradas la pasada Nochevieja en varias ciudades del país. El grupo de radicales violentos, identificados por la policía como "hooligans" de un club de fútbol local, se concentró en un barrio periférico de Leipzig, considerado como un bastión izquierdista. Ahí lanzaron cohetes pirotécnicos, piedras y otros objetos contra ventanas, rompieron cristales y mobiliario urbano, hasta que la policía logró disolverlos hasta controlar la situación.

Asimismo, hoy se ha anunciado que la Comisión Europea destinará 5,6 millones de euros del presupuesto comunitario para contribuir a financiar cuatro proyectos de salud en los Estados miembro bajo presión migratoria, incluido España. En concreto, el Ejecutivo comunitario destinará cerca de 2,8 millones de euros para ocho ONG, incluida Médicos del Mundo España, para ayudar a las autoridades nacionales a garantizar servicios de salud adecuados y accesibles para los refugiados recién llegados, especialmente para los menores no acompañados y las mujeres embarazadas en España, Bélgica, Bulgaria, Alemania, Grecia, Francia, Italia, Eslovenia, Suecia, Croacia y Noruega.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios