EL CHAVISMO CADA VEZ ES MENOS 'MADURISTA'

Hugo Chávez vive... y sirve para todo

Gobierno y oposición capitalizan el recuerdo del fallecido presidente. Aunque ya no es como años atrás, Venezuela es un monumento en su honor. Todo en un chavismo cada vez menos 'madurista'

Foto: Un joven simpatizante del chavismo en la puerta del mausoleo del difunto presidente en el primer aniversario de su muerte, el 5 de marzo de 2014 (Reuters).
Un joven simpatizante del chavismo en la puerta del mausoleo del difunto presidente en el primer aniversario de su muerte, el 5 de marzo de 2014 (Reuters).

Hace unos días se anunció en Gaceta Oficial, el BOE venezolano, que habrá unas nuevas efemérides escolares: el nacimiento y la muerte del fallecido presidente Hugo Chávez Frías. Ningún otro presidente entre 1958, con la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez, y 1998, con la llegada del bolivariano, tiene ese recordatorio en las escuelas. Es solo la arista más reciente del culto a su personalidad.

Foto: A. Hernández.
Foto: A. Hernández.

En el interior del país, hasta en el margen de la carretera más recóndita, hay vallas con sus ojos, su silueta o el eslogan de “Chávez comandante eterno”. En el aeropuerto internacional Simón Bolívar hay varios pósteres gigantes. En el de Maracaibo, a su imagen se une la letra del himno de los Bravos de Apure, la canción que cantó en su última aparición en televisión, el 8 de diciembre de 2012. Hay fotos suyas en todos los organismos públicos, en las oficinas de Metro o Cantv, la compañía de telefonía estatal. Comparte pared con el actual presidente Nicolás Maduro, casi siempre este, si es que está, en una estampa de menor tamaño que la de su antecesor y mentor.

En Caracas, con la llegada al poder de Nicolás Maduro aumentaron el número de vallas con su imagen. Maduro con bate de béisbol, Maduro con un casco de obrero, otra muy desafortunada con un primerísimo primer plano nada favorecedor, todas en un esfuerzo por potenciar su imagen. Parece que, a medida que la popularidad del mandatario baja, se han vuelto a sustituir por otras propagandas que muestran a gente “del pueblo”.

Pero, a pesar de que ya no es como hace unos años, Chávez sigue presente en la capital de la República Bolivariana. Sus ojos, gigantes, siguen vigilando a la población desde puntos estratégicos de la ciudad. Los edificios de la Gran Misión Vivienda Venezuela (casas de protección oficial) tienen todos en su fachada la firma del comandante y su nombre en mayúsculas.

Una venezolana pasa ante un mural con la imagen de Chávez y Maduro, en Caracas. (Reuters)
Una venezolana pasa ante un mural con la imagen de Chávez y Maduro, en Caracas. (Reuters)

#A30MesesDeTuSiembra

Desde la muerte de Chávez, el 5 de marzo de 2013, se ha puesto su nombre de modo sistemático a multitud de construcciones. Hace unos días, el gobernador de Aragua, Tareck El Aissami, anunciaba la construcción de la Ciudad Socialista Hugo Chávez en ese estado, y Nicolás Maduro reinauguraba la Escuela Básica Nacional Comandante Supremo Hugo Chávez. Todo a pesar de que en noviembre de 2010 el entonces presidente firmó un decreto en el que se prohíbe el uso “del nombre, imagen y figura del Presidente de la República para la identificación, nombre y denominación (…) de las obras de infraestructura de cualquier naturaleza”. Incluye el decreto cualquier establecimiento, recinto, institución educativa y demás “que se encuentre asignado de cualquier forma a la Administración Pública”.

En las escuelas ahora estarán las nuevas efemérides, pero hace dos años se empezó a distribuir los textos de la Colección Bicentenario y la Constitución Ilustrada, donde el fallecido presidente era protagonista. Mucho antes, en los salones de Educación Infantil se instauró el “Rincón Bolivariano”, donde además de poner la figura del libertador Simón Bolívar, se ponía, cómo no, la de Chávez. El profesor Tulio Ramírez declaraba para el diario El Universal que esto se explica porque “el Gobierno asume la educación como un proceso para ideologizar, no para formar”.

La ideologización y el recuerdo de Chávez también salta a las pantallas de televisión. Por ley, el himno nacional debe sonar a las seis de la mañana y a las doce de la noche en todas las radios y televisiones nacionales. En Venezolana de Televisión, el canal del Estado, suena un himno cantado por Chávez, con imágenes de él y del Caracazo, el estallido social de 1989 que, según el Gobierno, fue el inicio de la Revolución.

Un edificio en construcción con la firma del difunto Hugo Chávez, en Ciudad Caribia, a las afueras de Caracas. (Reuters)
Un edificio en construcción con la firma del difunto Hugo Chávez, en Ciudad Caribia, a las afueras de Caracas. (Reuters)

Y, por supuesto, está siempre presente en el discurso político. El 5 de cada mes se recuerda mediante una etiqueta en Twitter, #AXMesesdetuSiembra, y se lanzan mensajes para recordar “sus logros”. En cada alocución de Nicolás Maduro o de cualquier portavoz del Gobierno se le nombra varias veces. Todo se hace “como el comandante hubiera querido”, “respetando el legado de Chávez”, “como lo mandó el Comandante Eterno”. Los sectores del chavismo descontento dicen una y otra vez que Maduro está rompiendo con el legado de Chávez a través de sus políticas económicas. Incluso, la oposición compra esta homilía y acusa al Ejecutivo nacional de “traición” al legado.

Y así, hasta el fin, todos usan y desgastan la imagen y el nombre de Chávez. Unos, para recordar de modo permanente al pueblo ese líder que fue, pero que ya no está y que debe fungir como un pegamento entre un chavismo que cada vez es menos madurista. Así indican todas las encuestas, que dan a Maduro no más de un 25% de aceptación. Otros, para incidir en esa “traición” y mover a los descontentos a su terreno. Mientras, por ambos, se diluyen las sombras de quien gobernó Venezuela durante 13 años y aplicó las políticas y medidas económicas de las que hoy el pueblo sufre las consecuencias.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios