Grecia asume parte de las exigencias que le imponen sus socios europeos
  1. Mundo
MEDIDAS INMEDIATAS en iva y pensiones

Grecia asume parte de las exigencias que le imponen sus socios europeos

El Gobierno griego ha asumido hoy que tendrá que aceptar buena parte de las duras medidas puestas sobre la mesa por sus socios de la Eurozona como condición para lograr un tercer rescate

Foto: Merkel, Hollande y Tsipras conversan al inicio de la cumbre. (Reuters)
Merkel, Hollande y Tsipras conversan al inicio de la cumbre. (Reuters)

El Gobierno griego ha asumido hoy que tendrá que aceptar buena parte de las duras medidas puestas sobre la mesa por sus socios de la eurozona como condición para lograr un tercer rescate."Hay varias cuestiones sobre la mesa de gran importancia. Creemos que al final se trata de intentar llegar a compromisos, de voluntad política", dijeron fuentes del Ejecutivo heleno en Bruselas a la agencia Efe.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha defendido ante sus homólogos durante la cumbre del euro que flexibilicen la posición pactada en el encuentro de ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro, un documento muy detallado en el que varias cuestiones permanecen aún abiertas. Sin embargo, sí que se han consensuado unos "requisitos mínimos para iniciar las negociaciones con las autoridades griegas", que deben ser aprobados antes del miércoles, para que la eurozona dé su visto bueno al inicio de las negociaciones hacia un tercer rescate para Grecia.

Tsipras ha trasladado a sus socios la urgencia de que se tome hoy una decisión firme, que sirva de base al Banco Central Europeo (BCE) para aumentar mañana las líneas de liquidez de emergencia de las que se alimentan los bancos griegos. Atenas recalca que, tras dos semanas de corralito bancario, la situación del sector es muy precaria y la necesidad de aumentar su liquidez, real. Apuntan a unas "reformas ambiciosas de las pensiones" para asegurar su sostenibilidad, a ajustes en el IVA, un ambicioso plan de privatizaciones y una revisión de la legislación laboral en cuestiones tan delicadas como los despidos colectivos. Para el Gobierno de Grecia, los principales puntos de desacuerdo son la participación del FMI en un futuro programa.

Otro "gran problema" para Atenas es la propuesta alemana de crear un fondo fiduciario con activos públicos helenos por valor de unos 50.000 millones de euros, con el objetivo de privatizarlos a lo largo del tiempo y que se reduzca con ellos la deuda. La referencia a la creación de este fondo se encuentra entre corchetes, es decir, abierta a discusión y no consensuada, y como alternativa se plantea la creación de una autoridad "independiente" que supervise y analice los precios de los activos del plan de privatizaciones que los socios exigen a Atenas, para asegurarse de que se ejecuta tras años de retrasos. El Gobierno liderado por Tsipras considera esa cifra desorbitada, dada la situación de la economía griega, que prácticamente no ha salido de la recesión desde 2007.

Atenas también insiste en la necesidad de que se mantenga la posibilidad de aplicar una quita a su deuda, punto que el documento del Eurogrupo es claro en su rechazo. Grecia tampoco está dispuesta a optar por salir de la eurozona para acceder a una reestructuración de su deuda, tal y como también sugiere el documento en otro de los apartados que no han sido aún consensuados. Las fuentes gubernamentales también rechazaron que existan contactos entre los partidos de cara a un cambio en la coalición gobernante, ante las tensiones que las propuestas puestas sobre la mesa por los socios europeos han creado en el seno de Syriza.

La Eurozona exige medidas inmediatas

Atenas debeaprobarde manera inmediata, antes del próximo miércoles, ajustes en pensiones y el IVA, entre otras cuestiones.Esta es la exigencia de los socios de la Eurozona, laprecondición para iniciar las negociaciones para un tercer paquete de rescate a Grecia. En un documento redactado en el Eurogrupo, en el que quedan varias cuestiones abiertas que han sido puestas ahora en manos de los jefes de Estadode la zona del euro reunidos en Bruselas, se detallan unos "requisitos mínimos para iniciar las negociaciones con las autoridades griegas". Los socios estiman que para un tercer rescate Atenas podría necesitar entre 82.000 y 86.000 millones de euros y condicionan su concesión a que el FMI participe en todo el proceso, en contra del deseo de Grecia.

Respecto a las medidas, piden la "racionalización del sistema del IVA y la ampliación de la base impositiva para aumentar los ingresos", el adelanto de medidas para "mejorar la sostenibilidad a largo plazo del sistema de pensiones", dentro de unas "reformas ambiciosas de las pensiones". Incluyen un "programa de privatización significativamente aumentado" y mencionan específicamente la privatización del operador de transmisión energética (ADMIE), y exigen la modernización de la administración helena.

Además, piden que se lleve a cabo unas "revisiones rigurosas de los convenios colectivos, los despidos colectivos y las movilizaciones laborales", de modo que se avance hacia las prácticas europeas y "no implique un regreso a políticas pasadas". También solicitan una reforma "más ambiciosa" del mercado de productos con un "claro calendario para la aplicación" de todas las recomendaciones y herramientas de la OCDE en este sentido, que incluya la liberalización del comercio los domingos y de profesiones como el transporte por ferries.

Otras medidas son el fortalecimiento del sector financiero, con "acciones decisivas sobre la morosidad", que se garantice la "independencia legal completa" de la oficina estadística helena, que el Consejo Fiscal esté completamente operativo para cuando se firme el rescate. También que se adopte la Ley de Enjuiciamiento Civil y que se trasponga todas las provisiones pendientes de las directivas europeas de resolución y liquidación bancaria. Solo una vez se aprueben y, además, apliquen estas medidas, "puede que se tome una decisión de dar un mandato a las instituciones para que negocien el memorando de entendimiento" con los términos y condiciones de un tercer rescate al país, señala la eurozona.

Los socios también afirman que las propuestas de reformas planteadas por Atenas "necesitan ser seriamente fortalecidas", de modo que "tengan en cuenta el deterioro de la posición fiscal y económica del país durante el último año". "El Gobierno griego tienen que comprometerse formalmente a reforzar sus propuestas en una serie de áreas identificadas por las instituciones, con un calendario satisfactorio y claro para su aprobación legislativa y aplicación", añaden. En concreto, se introducirán "metas estructurales, objetivos intermedios y metas cuantitativas" para hacer un seguimiento de los progresos.

Dicho todo ello, la eurozona advierte que la apertura de las negociaciones no significa que el rescate vaya a ser concedido, y de que "en el caso de que no se llegue a un acuerdo, se le ofrecerán a Grecia negociaciones rápidas para una salida de la zona del euro, con una posible reestructuración de la deuda". Dentro de un tercer programa, los socios descartan una quita, aunque podrían negociar otras medidas de alivio de la deuda helena. Sobre las "urgentes" necesidades de financiación a corto plazo del Grecia, la eurozona se limita a "tomar nota" y destacar que éstas manifiestan la necesidad de que se tome una "rápida decisión" sobre un tercer rescate.

No habrá quita

Tras un día y medio de negociaciones, los ministros de Finanzas reunidos en el Eurogrupo han pasado el testigo a los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro. Ellos deben decidirel destino de Grecia, que, según cálculos de los acreedores, necesita 12.000 millones de euros para afrontar pagos hasta mediados de agosto. Aunque la reunión terminó sin un acuerdo que permita abrir las negociaciones para conceder un tercer rescate al país (que oscilaentre 82.000 y 86.000 millones de euros), se ha "avanzadoun largo camino", según el holandés Jeroen Dijsselbloem, aunque "quedan abiertos un par de grandes temas".

"Hemos sido capaces de redactar una propuesta y un informe muy ambiciosos para los jefes de Estado y de Gobierno y ellos puede retomarlo desde aquí", explicó el ministro de Finanzas de Finlandia, Alexander Stubb, uno de los más críticos con Atenas,quienno disimulaba su satisfacción al considerar que el Eurogrupo ha hecho "muchos progresos".La idea principal del documento resultante de la reunión del Eurogrupo es queel Gobierno y el Parlamento de Grecia deberánaprobar nueva legislaciónnecesaria para implementar el paquete de medidaspara el próximo 15 de julio si el país heleno quiere acceder a una negociación sobre la concesión de un tercer programa de asistencia financiera, según ha desvelado a la salida del Eurogrupo el ministro finlandés.

En el documento, se advierte a Grecia de que no habrá una quita de su deuda y no se descartauna salida del euro si no se logra un acuerdo. "En el caso de que no se llegue a un acuerdo, se le ofrecerán a Grecia negociaciones rápidas para una salida de la zona del euro, con una posible reestructuración de la deuda", dice una de las frases, entre corchetes y por tanto abierta a discusión, del borrador consensuado por el Eurogrupo que analizan ahora los jefes de Estado y de Gobierno.

Los líderes de la eurozona han hecho un receso de su cumbredespués de tener un primer cambio de impresiones sobre las propuestas del Eurogrupo sobre un tercer rescate y con qué condiciones. Fuentes europeas apuntaron que el receso se prolongará en torno a una hora, y que las delegaciones estudiarán el borrador que les ha entregado el Eurogrupo, que exige a Grecia la aprobación inmediata y su implementación en 48 horas de ajustes en pensiones y el IVA, entre otras exigencias.

Atenas necesita 12.000 millones con urgencia

Mientras, los socios de la eurozona y los acreedores de Grecia calculan que necesita 12.000 millones de euros de manera urgente para afrontar pagos hasta mediados de agosto, a la vez que estima que para un tercer rescate Atenas podría necesitar entre 82.000 y 86.000 millones de euros. Los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro indican en eldocumento consensuado en el Eurogrupo de hoyy con cuestiones abiertas para los jefes de Estado y de Gobierno, que Atenas podría necesitar 7.000 millones de euros para el 20 de julio y otros 5.000 millones para mitad de agosto.

Merkel: "No habrá acuerdo a cualquier precio"

La cumbre extraordinaria que celebran hoy los jefes de Estado y de gobierno de la eurozona sobre el futuro de Grecia se plantea como un choque de posiciones entre laortodoxia de Alemania y la conciliación ajustada a los intereses de Europa que plantea Francia. A su llegada a la reunión, los líderes de ambos países expresaron sus divergentes posiciones para abordar una crisis, en cuyo diagnóstico y consecuencias coinciden, pero difieren profundamente en cuanto a la manera de afrontarla y de darle una solución, pese a que todos reconocen que el principal problema es la desconfianza que reina con Atenas.

"Francia va a hacer todo lo posible para que Grecia se quede en la zona euro y también (haya un acuerdo) que favorezca a Europa", dijo el presidente de Francia, François Hollande, a su llegada a la reunión, mientras que la canciller de Alemania, Angela Merkel, afirmó que "no habrá un acuerdo a cualquier precio" con Grecia y llamó la atención sobre la "pérdida de confianza". Merkel señaló también que los líderes examinarán "si se pueden empezar las negociaciones del programa del Fondo de Rescate Europeo (ESM)" y reiteró que "si tenemos éxito o no, habrá que verlo".

Eurogrupo Grecia Angela Merkel Alexis Tsipras