el futuro de grecia sigue sin resolverse

La desconfianza se apodera del Eurogrupo, que no despeja el fantasma del 'Grexit'

Ocho horas de reunión maratoniana de los ministros de Economía y Finanzas del Eurogrupo acaban sin acuerdo. Hoy se reanudan las conversaciones, que culminarán los jefes de Estado y de Gobierno

Foto: Manifestación a favor de la continuidad de Grecia en el euro celebrada en Atenas. (EFE)
Manifestación a favor de la continuidad de Grecia en el euro celebrada en Atenas. (EFE)

Concretar medidas para poner en marcha el rescate griego, salida temporal del euro del país heleno durante un periodo de cinco años, oposición total de Finlandia a aplicar un tercer rescate, optimismo relativo de algunos representantes políticos, como Luis de Guindos, sobre el futuro de las negociaciones, escenario "difícil" en opinión de las autoridades alemanas...

La jornada de ayer fue, nuevamente, de vértigo, como viene sucediendo desde hace dos semanas, cuando el primer ministro griego, Alexis Tsipras, decidió convocar un referéndum para consultar a sus compatriotas la posición de su Gobierno frente a Europa. Tras ese desafío, la tensión ha ido creciendo a medida que el tiempo ha ido pasando y los plazos se han ido agotando. Ayer, los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro, reunidos en Bruselas, se levantaban de la mesa al filo de la medianoche tras una maratoniana reunión que comenzó a las 15:00 horas. Y lo hacían sin acuerdo. El rescate griego sigue en el aire y, también, su mantenimiento o no en la moneda única.

El Eurogrupo, dividido sobre el futuro de Grecia

 

A primera hora de este domingo se conocía la cancelación de la cumbre de los 28 jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) prevista para esta tarde, aunque se mantiene el encuentro de los líderes de los diecinueve países que forman la eurozona. El objetivo de la cancelación es dar más tiempo al Eurogrupo, que retomó a las 11 de la mañana la reunión de anoche, de momento sin resultados visibles. "Vamos a intentarlo hasta el final", aseguró Luis de Guindos.

A su llegada a la cumbre de líderes de la eurozona, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, se detuvo ante las cámaras para asegurar que "habrá un acuerdo esta noche si todas las partes quieren". "Estamos preparados para adquirir un compromiso honesto. Se lo debemos a los europeos que quieren una Europa unida y no dividida", declaró Tsipras. Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, se limitó a señalar que "no habrá un acuerdo a cualquier precio" y llamó la atención sobre la "pérdida de confianza". 

El ministro de Finanzas griego, Euclides Tsakalotos, a su salida del Eurogrupo (Reuters)
El ministro de Finanzas griego, Euclides Tsakalotos, a su salida del Eurogrupo (Reuters)

 

La división entre los países del Eurogrupo es más que evidente. De hecho, se ha polarizado entre los estados que serían favorables a abrir el grifo al rescate (España, Francia, Italia y Países Bajos entre ellos) y los que se niegan en redondo a inyectar millones a Grecia, grupo que capitanean Alemania y Finlandia, entre otros.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, se mostró prudente al término de la reunión: "Hemos discutido sobre las propuestas griegas así como sobre su credibilidad y confianza, además del aspecto financiero. Sin embargo, no hemos finalizado el debate. Continuaremos mañana. Está siendo muy difícil, pero el trabajo avanza".

Al parecer, la posición de Finlandia ha sido clave para que encallasen las conversaciones, dado que se resiste a aceptar la oferta lanzada por Atenas. 

Con todo, la reunión de más de ocho horas no fue en balde, ya que los responsables de las carteras económicas acordaron exigir a Grecia que aclare algunos de los aspectos propuestos en última instancia por Tsipras, que aceptó una hoja de ruta más dura tras el referéndum que la que de saque plantearon los acreedores. De hecho, el compromiso era redactar un documento pormenorizado que permita reabrir las negociaciones que culminen en un tercer rescate.

La desconfianza de los socios europeos de Grecia llega a tales extremos que, para empezar a hablar, podrían exigirse al Gobierno de Tsipras que legisle este mismo lunes las reformas que se habrán de llevar a cabo de forma inmediata, así como el establecimiento de un calendario concreto de las medidas que hayan de desarrollarse a largo plazo.

Luis de Guindos había señalado antes de comenzar la reunión que se disponían a "analizar si efectivamente la propuesta del gobierno griego supone una base adecuada para negociar un programa. Vamos a negociar con una mentalidad abierta porque todo el mundo quiere que Grecia continúe en el euro". A la salida del encuentro, el ministro español afirmó que su optimismo era "más o menos igual" que a su llegada, aunque señaló que "podía haber sido peor, pero podía haber sido mejor también".

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios