Barack Obama y Raúl Castro se estrechan la mano en un encuentro histórico en Panamá
  1. Mundo
cumbre de las américas

Barack Obama y Raúl Castro se estrechan la mano en un encuentro histórico en Panamá

Ambos mandatarios se cruzaron en los pasillos de la Cumbre de las Américas y se saludaron en una "interacción informal" sin mantener una "conversación sustancial"

El esperado encuentro se ha producido. Los presidentes de EEUU, Barack Obama, y de Cuba, Raúl Castro, se saludaron y estrecharon la mano ayer (hoy, en horario español)en la apertura de la VII Cumbre de las Américas en Panamá, informó una portavoz de la Casa Blanca.

Desde el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Bernadette Meehanexplicó que fue "una interacción informal", sin que ambos líderes mantuvieran una "conversación sustancial", y que tuvo lugar antes de la inauguración formal de la Cumbre, a la que asisten casi todos los gobernantes de los 35 países del continente.

Obama y Castro mantendrán a lo largo del día de hoy, en el marco de la cumbre, un encuentro histórico que será el primero entre los presidentes de ambos países en más de medio siglo. La reunión nose quiso vender dentro de la agenda"oficial", pero la Casa Blanca lleva varios días trabajando en los detalles.

Ambos mandatarios anunciaron el 17 de diciembre pasado un histórico acuerdo para iniciar el proceso de restablecimiento de las relaciones tras más de medio siglo de enfrentamiento, que debe culminar con la reapertura de embajadas en Washington y La Habana. Al final del camino se espera poder revisar el embargo que asfixia la economía de la isla, algo que depende del Congreso, donde los republicanos controlan actualmente las dos cámaras.

Ayer, Obama y Castro participaron en la ceremonia de inauguración de la Cumbreen la misma fila de la tribuna de mandatarios, aunque separados por los gobernantes de Ecuador, Rafael Correa, y de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén.

Su saludo de hoy no fue el primero, dado que ambos ya se dieron la mano en 2013 durante el funeral del ex presidente sudafricano Nelson Mandela. Este miércoles, antes de viajar a Panamá para asistir a la Cumbre, Obama y Castro hablaron por teléfono, al igual que hicieron el pasado 16 de diciembre antes del histórico anuncio sobre el acercamiento bilateral.

"No es tiempo de imperialismos"

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, al inaugurarla VII Cumbre de las Américas, felicitó "el coraje y la voluntad de los jefes de Estado y de los Gobiernos que han dejado a un lado sus diferencias históricas en búsqueda de acercamientos que traerán mejores días para sus pueblos y nuestro continente".

Por su parte, el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, dijo que "no es tiempo de imperialismos, de amenazas. Es tiempo de paz, de cooperación". Maduro dijo que instará personalmente a Obama a que "pida disculpas e indemnice a las víctimas de esa invasión, que a su juicio fue una "masacre".

Antes de la ceremonia de apertura de la Cumbre, Maduro fue recibido por un sonoro cacerolazo en los alrededores del centro de convenciones Atlapa, promovido por muchos vecinos del complejo que gritaban "Fuera Maduro" y agitaban banderas venezolanas.

Por su parte, el presidente boliviano, Evo Morales, exigió "no dejar solos a Cuba y Venezuela",acusó a EEUUde querer "derrocar a Maduro por decreto" porque no puede hacerlo a través de un golpe de Estado, y señaló que no "desea" reunirse con Obama. También reivindicóuna salida al mar para Bolivia, mientras varios grupos de indígenas bolivianos y panameños coreaban "¡Mar para Bolivia!" y "¡Vivan los pueblos originarios de América!".

La agenda de la Cumbre

Las relaciones entre Estados Unidos y Cuba -y también Venezuela- dominan la agenda de la Cumbre de las Américas, aunque sea por motivos bien distintos.

En el caso de la isla comunista, se espera que el encuentro entre los presidentes Castro y Obama contribuya a acelerar el complicado proceso de deshielo, iniciado a finales del año pasadoy cuyos primeros frutos ya empiezan a hacerse notar.

En lo relativo a Venezuela, se anticipa un recrudecimiento de las posiciones después de que Washington anunciase el mes pasado nuevas sanciones contra Caracas.

Así, mientras la delegación cubana aterrizó en Panamá con la mano tendida, la encabezada por Maduro hizo justo lo contrario: irrumpió anunciando queha reunido ocho millones de firmascontra las sanciones impuestas por Washington el mes pasado.

Varioslíderes latinoamericanos se sumaron a la iniciativa, exigiendo que la Casa Blanca afloje la presión.

"Muchos se verán forzados a defender a Caracas si EEUU no reduce sus amenazas", diceLaura Tedesco, investigadora asociada del FRIDE, recordando que el problema surge justo ahora que Washingtonha conseguido suavizar la tensiónque durante décadas generó en la región el "asunto cubano".

El tercer factor relevante en juego durante las reuniones es la propia relación entre Cuba y Venezuela.Hermanadas por el "antiimperialismo"hasta hace apenas unos meses, Caracas se sintió traicionada por el apaciguamiento cubano, del que además parece que Maduro se enteró por las noticias.

Paradójicamente, algunos expertos esperan que ahora sea Raúl Castro quien interceda ante Washington… a favor de Venezuela. “Es evidente que la relación (Cuba-Venezuela) ya no es la misma. Por la crisis que se vive y porqueLa Habana de alguna manera se está alejando de su posición tradicional”, explica Tedesco.

Este “baile entre tres” es lo más interesante de una Cumbre de la que, por el resto,no se espera gran cosa más allá de los grandilocuentes discursosy los gestos simbólicos.

“No se espera ningún acuerdo concreto importante (...) Además todo queda a expensas de quien gane las elecciones cuando termine el mandato de Obama, que es el más proclive a la nueva relación hemisférica”, recuerda la experta.

Ya ayer, el secretario de Estado,John Kerry, y el canciller cubano, Bruno Rodríguez, protagonizaron un encuentro histórico, el de más alto nivel en décadas entre los Gobiernos de ambos países.

Coincidieron en que se han hecho "progresos" y expresaron que van a continuar trabajando para resolver los "asuntos pendientes", según dijo el alto funcionario en un breve comunicado enviado por el Departamento de Estado.

La Casa Blanca aún no ha tomado ninguna decisión sobre si anunciará en breve la salida de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo

A lo largo de la semana se ha especulado sobre la posibilidad de aprovecharla ocasión para sacar a Cubadela lista de países patrocinadores del terrorismo, tras la recomendación a favor enviada por Kerry a la Casa Blanca. Perola Casa Blanca reiteró ayer que Obama todavía no ha tomado una decisión y que sus asesores están revisando aún el asunto.

Cuba reclama su salida de esa lista, en la que aparece cada año desde 1982, pero no lo considera una condición previa para reanudar las relaciones bilaterales con EEUU y reabrir las embajadas en las respectivas capitales, aunque los expertos coinciden en que sería un paso muy importante hacia la normalización diplomática.

Washington Raúl Castro Estados Unidos (EEUU) Barack Obama Cuba
El redactor recomienda