MERKEL, HOLLANDE Y PUTIN LLEGAN A MINSK

EEUU entrenará a militares ucranianos "para un escenario donde Rusia interfiere"

El comandante del Ejército estadounidense en Europa, ha anunciado hoy que Washington entrenará a solados ucranianos que combaten contra los separatistas

Nuevo paso de EEUU en la guerra ucraniana. El comandante del Ejército estadounidense en Europa, Ben Hodges, ha anunciado hoy que Washington entrenará a solados ucranianos que combaten contra las milicias separatistas prorrusas en el Este del país. Tras diez meses de guerra y más de 5.300 muertos, Estados Unidos enviará un batallón de militares para que adiestren a tres batallones ucranianos, según declaró Hodges a la agencia Reuters durante una visita a una base de la OTAN en Szczecin, noroeste de Polonia. 

“Les entrenaremos en materia de seguridad, sanitaria, cómo operar en un escenario donde los rusos están interfiriendo (las comunicaciones) y en cómo protegerse de la artillería rusa y rebelde”, explicó. Hodges podría referirse a la falta de modernización de la que adolecen las fuerzas armadas ucranianas, que necesitarían entrenamiento para manejar armamento de precisión avanzado. Kiev ha suplicado armas a Occidente para retomar el control en el Este del país, una opción que Washington ve con buenos ojos -aunque oficialmente la Administración Obama busca una solución diplomática-, pero que han rechazado frontalmente Alemania o Francia y el Reino Unido todavía sopesa. El armamento que necesita el Ejército ucraniano va desde radares antibatería a vehículos blindados Humvee, aviones no tripulados o misiles ligeros antiblindados. Al respecto, Moscú acaba de advertir que Rusia "no podrá permanecer al margen" si Estados Unidos decide suministrar armamento al Gobierno de Ucrania para acabar con la sublevación.

El anuncio de Hodges coincide con la cumbre de paz que los líderes de Rusia, Alemania, Francia y Ucrania celebrarán hoy en Minsk en pos de una solución duradera al conflicto. Putin -el último en llegar-, Merkel, Hollande y Poroshenko ya han llegado a la ciudad acompañados de sus respectivos cancilleres. En un táctica para ganar peso de cara al encuentro, tanto los separatistas como Kiev intensificaron ayer sus acciones ofensivas en el este ucraniano hasta el punto de poner en peligro los contactos que acoge la capital de Bielorrusia. Los doce puntos de los Acuerdos de Paz suscritos en Minsk el pasado 10 de septiembre serán la base de negociación, aunque, según todos los expertos, habrá modificaciones, ya que la línea del frente ha variado considerablemente en las últimas semanas. Fuentes diplomáticas europeas dictadas por la agencia Efe añaden que Ucrania también deberá hacer concesiones en el plano político.

"Si la cumbre fracasa la situación será irreparable"

Kiev exige regresar a la línea de separación de hace casi seis meses -algo inviable para los separatistas-, a partir de la cual se trazaría una franja desmilitarizada de 30 kilómetros de profundidad de la que ambos bandos tendrían que retirar el armamento pesado. Los rebeldes aseguran que "no darán ni un paso atrás", por lo que los expertos de los países mediadores plantearon un término medio: una zona de seguridad de 70 kilómetros que garantizaría la seguridad de los bastiones prorrusos. Además, las autoridades ucranianas descartan una posible federalización del país, como propone Rusia, y como alternativa plantean una descentralización, que los separatistas prorrusos no están dispuestos a estudiar.

Desde Minsk, el presidente Poroshenko ha advertido que, en caso de que fracase la cumbre, la situación en el este ucraniano será "prácticamente irreparable". "El mundo entero está esperando: o bien la situación entra en una fase de acuerdo, alto el fuego, retirada de armamento y deja de morir gente, o la situación será prácticamente irreparable", dijo Poroshenko en una reunión con el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko.

Vehículos destrozados tras el impacto de proyectiles en una parada de autobús en Donétsk (Reuters).
Vehículos destrozados tras el impacto de proyectiles en una parada de autobús en Donétsk (Reuters).

Proyectiles sobre civiles a pocas horas de la 'cumbre'

Al menos seis personas murieron y ocho resultaron heridas de gravedad hoy en Donetsk, el epicentro de la sublevación prorrusa, cuando un proyectil impactó cerca de una parada de autobús en el centro de la ciudad, según denunció el ministro de Sanidad de la autoproclamada República Popular de Donétsk, que acusó a Kiev de emplear armamento pesado, “posiblemente lanzaderas de cohetes múltiples Grad”.

Los combates prosiguen en el este a pocas horas del encuentro en Minsk para negociar un verdadero alto el fuego. Y su intensidad es tal que el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, se ha mostrado hoy dispuesto a imponer la ley marcial en todo el territorio “si las acciones irresponsables de los agresores llevan a una mayor escalada del conflicto”.

Ayer, al menos quince personas murieron y otras 63 resultaron heridas por un bombardeo con misiles en Kramatorsk, ciudad unos 100 kilómetros al norte de Donetsk, controlada por unos 10.000 soldados ucranianos que cada día se ven más rodeados por los prorrusos. Según las autoridades de Kiev, más de treinta misiles de los separatistas cayeron sobre barrios residenciales de la ciudad y sobre el cuartel general de las tropas ucranianas. Además de civiles, también cayeron en combate varios integrantes del Ejército ucraniano. Al menos 19 militares murieron y otros 78 resultaron heridos en las últimas 24 horas en combates con los separatistas en el este, informó el mando militar.

Civiles muertos en el ataque a Krasmatorsk

Ver vídeo: Civiles muertos en el ataque a Krasmatorsk.
Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios