EL CHAVISMO Y LA “CONSPIRACIÓN ECONÓMICA”

Maduro encarcela a más propietarios de tiendas por crear una “guerra alimentaria”

Colas ficticias para avivar la ira contra el Gobierno. Es la acusación lanzada por Maduro, que emprende nuevas acciones contra propietarios de una cadena de tiendas

Foto: El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante un acto con militantes del gobernante Partido Socialista Unido (PSUV) en Caracas (Reuters).
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante un acto con militantes del gobernante Partido Socialista Unido (PSUV) en Caracas (Reuters).

Colas ficticias para avivar la ira contra el Gobierno. Es la acusación lanzada por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que ha emprendido nuevas acciones contra propietarios de una cadena de tiendas por estar supuestamente implicados en una “guerra alimentaria”. Así, el líder venezolano ha detectado “una cadena de tiendas famosa (que no ha identificado) conspirando, irritando al pueblo. Convocamos a los dueños, les pusimos los ganchos, y están presos por provocar al pueblo, por hacer guerra económica contra el pueblo”, ha asegurado.

“Le he dado órdenes precisas al vicepresidente de seguridad y soberanía alimentaria que en fiel cumplimiento de la Constitución y de la Ley de Seguridad Alimentaria... sean ocupadas en la madrugada de hoy, sea regularizado el servicio al pueblo de Venezuela y sean detenidos los directivos y dueños de esta empresa", dijo el mandatario, sin precisar qué medidas exactas se van a tomar, durante un acto con militantes del gobernante Partido Socialista Unido (PSUV) en Caracas.

La acción se suma a la intervención este domingo contra la red de farmacias Farmatodo, la principal cadena del país con 164 establecimientos y que asegura haber sido sometida a más de 60 inspecciones solo durante este enero. Su presidente ejecutivo permanece detenido junto a un gerente de la compañía, acusados de provocar colas de consumidores de manera deliberada frente a sus tiendas en un plan para desestabilizar al Gobierno, afirmó ayer el presidente de la principal patronal venezolana, Jorge Roig.

Maduro encarcela a propietarios de tiendas acusados de provocar colas

Ver vídeo: Venezuela encarcela a propietarios de tiendas por "provocar colas"

Para el chavismo -que intenta revertir el agravamiento de una crisis que mantiene al país técnicamente en recesión desde 2014, con una contracción económica los primeros tres trimestres-, Farmatodo constituye la “punta de lanza de la conspiración” económica. “Tengo varios conspiradores dueños de una cadena de tiendas presos en el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) y le he pedido a la Fiscalía que acelere todos los cargos para que vayan bien presos por estar saboteando con esa cadena de tiendas al pueblo venezolano”, dijo Maduro el domingo. Desde hace meses, el Ejecutivo asegura que padece problemas puntuales de caja para ajustar el control de cambio y acusa a los empresarios de especular, acaparar y contrabandear los productos en una campaña orquestada contra la revolución.

La escasez y el desabastecimiento de productos básicos (como medicinas, pollo, arroz, leche, pañales o harina) ha provocado que las colas ante las tiendas se conviertan es una estampa diaria en Venezuela. Gran parte de los economistas achacan dicho desabastecimiento a los controles de divisas, que restringen los dólares para importaciones en una nación adicta a las mismas y que solo puede pagarlas a costa de la ingente renta petrolera. Todo ello en un contexto de fuertes caídas en los precios del crudo y cuando el deshielo entre Cuba y Estados Unidos tras 53 años de silencio deja desnuda a Venezuela. 

Los comerciantes atribuyen la crisis a los problemas de asignación de divisas para la importación de productos y materias primas, mientras que el Gobierno responsabiliza a los empresarios de generar una “percepción” de escasez para “irritar” a los venezolanos como parte de esta “guerra económica” que incidiría en la inflación interanual del 63%, una de las más altas del mundo, y que tiene como fin último su derrocamiento del chavismo.  

Partidas de nacimiento para comprar pañales

Al igual que en otras ocasiones, internet se ha convertido en el mecanismo utilizado por la oposición venezolana para librar la batalla propagandística. Si bien en esta ocasión las autoridades no han silenciado las voces discrepantes cortando el servicio de internet o bloqueando algunos sitios web empleados para convocar las protestas o coordinar las violentas manifestaciones, en las últimas horas la velocidad ha caído en picado en un país que cuenta con la conexión más lenta de Sudamérica.

Uno de los venezolanos más activos en las redes sociales y que ha intensificado su actividad en los últimos días es el abogado y político Henrique Capriles, rival de Maduro y candidato a la presidencia en dos ocasiones. “Das pena, Nicolás Maduro. Eres un costoso error en la historia de nuestra Venezuela”, ha escrito en su perfil de Twitter, que cuenta con casi cinco millones de seguidores. “Cada vez que Maduro abre la boca se profundiza la crisis económica, aumenta la desconfianza y así nadie va a invertir en nuestro país”.

Quien también ha utilizado las redes sociales como altavoz es Tomás Gunipa, mano derecha de Capriles y secretario general de Primero Justicia, que se ha referido en varias ocasiones a la “nefasta gestión de Nicolás Maduro” como el motivo de las largas colas presentes varias ciudades del país, como Caracas. En este sentido, lo más sorprendente son las fotografías que varios ‘tuiteros’ han colgado en la red en las que se ven cómo las colas ‘se enconden’ bajo tierra en los garajes de los establecimientos, donde esperan durante horas para comprar productos básicos. Esto es lo que precisamente está ocurriendo en el Gran Abasto Bicentenario de Plaza de Venezuela, donde el sótano se ha convertido en una suerte de sala de espera entre cientos de sillas.

Entre las muchas noticias que los venezolanos publican en sus perfiles destaca una por encima de todas. Exigen la partida de nacimiento para vender pañales. Con este titular, varios son los medios de comunicación del país que informan que en el Estado de Táchira, gobernado por un chavista, piden, además del carnet de identidad para comprar productos básicos, la documentación del bebé o una ecografía -si aún no se le nota a la madre el embarazo- si la necesidad son pañales.

Violencia mortal

El contexto en el que se produce esta supuesta “guerra económica” no es, ni mucho menos, tranquilizador. Ante las protestas de la oposición, y en una sociedad absolutamente polarizada, el Gobierno de Maduro estableció la semana pasada un nuevo modelo de control militar del orden público en reuniones públicas y manifestaciones. Dicha nueva medida, publicada la pasada semana en la Gaceta Oficial 40.586, permite “el uso de la fuerza potencialmente mortal, bien con arma de fuego o con otra arma potencialmente mortal”, tal y como aparece en el párrafo 7 del Artículo 23 de la nueva ley, que ha sido denominado Violencia Mortal.    

El principal objetivo es, según la resolución, “apoyar la autoridad legítimamente constituida y rechazar toda agresión, enfrentándola de inmediato y con los medios necesarios”. Este punto es, sin ninguna duda, el que mayor controversia está generando en el país ya que vulnera el artículo 68 de la Constitución venezolana que “prohíbe el uso de armas de fuego y sustancias tóxicas en el control de manifestaciones pacíficas”. Sin embargo, la resolución 008610 del Ministerio de Defensa es benevolente con los manifestantes más vulnerables ya que regula el uso de la fuerza si son mujeres embarazadas, niños, personas con discapacidad o si abandonan la protesta y caen mientras corren. Además, se permitirá el uso de banderas, pancartas e insignias, hasta ahora prohibidas en las protestas.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios