'EL CONFIDENCIAL' ENTRA EN UNO DE LOS HOSPITALES

Con los últimos 36 médicos de Alepo

Alepo. Una ciudad fantasma. Tras dos años de guerra, el número de médicos se ha reducido a 36. Operan sin anestesia y con material quirúrgico improvisado

Alepo. Una ciudad fantasma, medio muerta de sed y hambre, convertida en escenario de la última batalla de la guerra civil siria. Tras dos años de guerra, el número de médicos se ha reducido a algo casi testimonial. Quedan 36 en todo Alepo. Operan sin electricidad, en ocasiones sin anestesia y con material quirúrgico improvisado. El Confidencial visita uno de los pocos hospitales que aún resisten para contar la proeza de estos doctores, únicos testigos de las matanzas de civiles.

Los gritos hacen enmudecer el estridente de sonido de las ambulancias que cruzan la calle a toda velocidad. Gritos de dolor. Gritos de indignación. Gritos de muerte. Un hombre, cubierto completamente de sangre, sale del interior del hospital y se derrumba ante la mirada atónita de los viandantes. Nadie se acerca a ayudarle. Han visto tantas veces escenas como esta que lo tienen por algo cotidiano. Otro joven, con el rostro manchado de sangre, se arrodilla a su lado. Los dos lloran. Su llanto apaga los gritos. La ciudad vuelve a un silencio roto únicamente por el trajín de ambulancias

En la entrada del hospital hay dos camillas con dos heridos. El interior es un completo caos. Sangre por todas partes. Restos humanos con los que se podía reconstruir a una persona entera. Los doctores, enfermeros y voluntarios no dan abasto. Cada uno atiende a una decena de heridos; mientras, las ambulancias continúan llegando con más víctimas.

Abu Yosef pide que no publiquemos el nombre del hospital para evitar convertirse en un objetivo. ‘Somos un objetivo prioritario para el régimen. Si eliminas a los doctores de la ecuación, ¿quién atenderá a los heridos?’“A primera hora un helicóptero del régimen lanzó un barril cargado de TNT sobre centenares de personas que guardaban cola para recoger comida. 20 minutos después, el mismo helicóptero lanzó un segundo barril contra los servicios de emergencias que habían acudido en su ayuda. Hay decenas de muertos y centenares de heridos. Estamos saturados”, comenta a El Confidencial el doctor Ammar Zakaria.

Este antiguo capitán del ejército de Bachar al Assad desertó hace dos años para unirse a los doctores que trabajan, como voluntarios, en el lado rebelde. “La mayor victoria será detener la sangría que se produce a diario, más allá de que la revolución triunfe o no. Eso ahora es secundario, ganaremos cuando detengamos la guerra. Hasta ese momento, esto es lo que nos espera cada día”, afirma mientras muestra su bata llena de sangre.

“La mayoría de sirios no tiene ni idea de lo que ocurre en su país. Muchos viven plácidamente en Europa o Estados Unidos. Deberían volver y ver con sus propios ojos cómo nos están exterminando”. La rabia llena las palabras de este doctor, que decidió desertar cuando vio con sus propios ojos como otros compañeros torturaban a civiles inocentes para sonsacarles información. “Decidí trabajar bajo las bombas, pero trabajar libremente”, sentencia.

Voluntarios trasladan a un civil herido en un ataque aéreo del régimen sirio en Alepo (Reuters).
Voluntarios trasladan a un civil herido en un ataque aéreo del régimen sirio en Alepo (Reuters).

“Los hospitales son un objetivo prioritario para Al Assad”

Cuando la revolución estalló en la ciudad de Alepo (19 de julio de 2012), cientos de médicos, enfermeros y voluntarios acudieron a los hospitales a ayudar. Dos años después, el número se ha reducido a algo casi testimonial. “Hay 36 doctores en toda la ciudad. Cada pocos días un médico abandona Alepo para marcharse, junto con su familia, a Europa. Muchos compañeros se han cansado de esperar que la situación mejore y han decidido que no merece la pena quedarse en Siria”, afirma Abu Yosef, director de este hospital.

Este hombre, de 60 años y aspecto cansado, pide que no publiquemos el nombre del hospital para evitar convertirse en un objetivo. “En lo que llevamos de guerra han muerto, sólo en Alepo, 10 doctores y cerca de 30 enfermeros. Cinco hospitales han sido alcanzados por las bombas y dos han sido completamente destruidos. Somos un objetivo prioritario para el régimen. Si eliminas a los doctores de la ecuación, ¿quién atenderá a los heridos?”, analiza Abu Yosef. “Somos los únicos testigos que documentamos las matanzas que están llevando a cabo (las fuerzas de Al Assad)”.

Las horas pasan y los heridos continúan llegando sin parar. Las cifras sobre el ataque empiezan a ser escalofriantes. 47 muertos, de momento, y más de 200 heridos. En este hospital hay siete doctores trabajando sin descanso atendiendo a no menos de diez pacientes cada uno. “Las urgencias de los mejores hospitales del mundo son capaces de atender con garantías a unos 20 pacientes simultáneamente. Nosotros tenemos a no menos de 100 ahora mismo. Ni siquiera tenemos dónde colocarlos…”, se lamenta Abu Aasem, de 25 años, quien aún no ha terminado la carrera de Medicina. Pero, en este contexto, eso es lo de menos; si sobrevive a la guerra tendrá más experiencia que muchos doctores con más de una década de carrera profesional.

Un hombre socorre a un niño herido en un ataque aéreo en el barrio de Al-Maysar, Alepo (Reuters).
Un hombre socorre a un niño herido en un ataque aéreo en el barrio de Al-Maysar, Alepo (Reuters).

“El mundo se ha olvidado de Siria”

Un anciano se acerca a la morgue de este hospital, que no es otra cosa que una tienda de campaña que se derrite bajo un sol intenso. El olor a putrefacción es nauseabundo. Los voluntarios del hospital han ido colocando los cadáveres, amortajados, en este inmundo lugar a la espera de que los familiares –si es que los tienen– reclamen sus cuerpos. El hombre, que luce un pañuelo ajedrezado de color blanco y rojo, se lleva las manos al rostro y se tapa los ojos. En esta macabra lotería su número ha sido premiado. Su hijo está entre los muertos

Este antiguo capitán del ejército de Al Assad desertó hace dos años para unirse a los doctores que trabajan en el lado rebelde. ‘La mayor victoria será detener la sangría diaria, más allá de que la revolución triunfe o no’, dice“El mundo se ha olvidado de Siria”, comenta un enfermero mientras, desde la distancia, observa la escena. “Nos hemos convertido en simples números”, sentencia con ironía, unos números que ya alcanzan las más de 200.000 víctimas mortales.

Estos pocos doctores y enfermeros que han decidido permanecer en Alepo, a riesgo de sus propias vidas, trabajan en condiciones extremas. Sin electricidad, sin apenas dinero para pagar la gasolina de los generadores, en muchas ocasiones tienen que operar sin anestesia o con material quirúrgico improvisado. Además, el personal sanitario tiene que lidiar con otro problema, los nuevos dirigentes de la ciudad. “A los políticos no les importa la situación de los doctores. Un soldado puede llegar al hospital y pegar a un médico porque no ha podido salvar a su compañero. Ese soldado jamás será castigado. Es un precedente peligroso”, denuncia  el joven Abu Aasem.

La revolución no ha servido para nada, ahora estamos mucho peor que antes. Me encantaría poder volver a los tiempos anteriores a que ocurriese todo esto”, piensa en voz alta. “Pero sigo pensando que Al Assad es un asesino y un dictador…”, zanja.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios